31 diciembre 2007

Homanaje a DJBILOU

HOMENAJE POSTUMO A:
Abdullah Djbilo

Por: dr. Chakyb Chairi

Paz sea con los reunidos aquí o lo hubieran deseado, aunque no pudieran venir, para homenajear la memoria del Profesor Abdullah Djbilo.
Para hablar de este hombre especial para muchos, me ubico principalmente desde la perspectiva del estudiante admirador, si bien pude conocerlo más de cerca apreciando sus cualidades humanas; eso si, estas oportunidades fueron bien escasas, si bien estuvieron repletas de expresiones significativas que dejan traslucir su iluminado corazón.
Cuando uno repasa los recuerdos se da cuenta de que es posible distinguir tres categorías al hablar de este admirable hombre. La propiamente humana, la faceta científica y la actividad laboral, a las cuales me remitiré a lo largo de esta alocución.

Así, expreso esta tarde unas palabras en homenaje póstumo al Profesor Abdullah Djbilo que en vida fuera respetado entre nuestra comunidad estudiantil y ahora más que nunca.
Abdullah Djbilo fue también escritor de vocación, investigador de cometido, hombre profundamente religioso; hombre honrado, digno y sabio.

Saludo antes que todo, en nombre de nuestra promoción a su respetable familia, compuesta por personas con principios éticos y valores morales; saludo también a los organizadores del acto acogido por la Asociación Tetuán Asmir, así como a los representantes de nuestra universidad, facultad, departamento, clase y promoción, agradeciendo a todos la magnitud y el apoyo que han dado a este acto, y reitero la bienvenida a los profesores, hispanistas e intelectuales que nos acompañan, así como a todos aquellos que han atendido esta invitación, y que –como nosotros– se han congregado aquí para hacer alegato de reconocimiento a este distinguido ciudadano y maestro.

El Dr. Abdullah Djbilo, además de investigador infatigable, profesional comprometido, se le percibía socialmente conservador, intelectualmente comprometido, literariamente humanista.
Ese humanismo emanaba de su dimensión personal que bien se cuidaba de reservar a un círculo muy reducido de amigos.
Así, respetaba y se hacia respetar. Tenía ese sentido de la libertad en que cumplía con sus obligaciones antes de reclamar sus derechos; Respetaba la pluralidad sociocultural, defendía la tolerancia y creía en el progreso.
Dotado de energía y eficacia, no era de sorprender que su espíritu de perseverancia, renovador y revolucionario, le hiciera luchar incansablemente hasta expirar sus últimos suspiros.
Como intelectual, maestro y –quise considerarlo así durante nuestros últimos encuentros en España– como amigo, predicó con su ejemplo. Su pensamiento, su palabra y sus recibieron el acogimiento de alguien que actúa inspirado por los principios.
La memoria que lega a su familia, a sus paisanos y conciudadanos, entre elos muchos de sus estudiantes, es la memoria de un hombre ejemplar.
Se le quería y se le respetaba, más que por su condición de catedrático, por las dotes que configuraban su inigualable personalidad, por su carácter apacible y noble, por su honestidad libre de ambiciones y de odios, y por ese prestigio moral que tanta estima le mereció entre los estudiantes.
Pero aparte de estas impresiones, el mejor denominador que puede atribuirse al Profesor Abdullah Djbilo y el cual lo convierte tan merecedor de esta modesta ceremonia, es el de haber sido un ciudadano correcto que actuaba con buenos modales reflejando una gran rectitud, modestia y entrega –exenta de codicias materiales o rencores personales–, acompañada de una envidiable reputación, de actuación justa y razonada, de vida sencilla y estoica, embebida de sólidas virtudes religiosas y democráticas, las cuales sirvieron de aleccionamiento en civismo, de gran afecto a la patria , de nobleza y de dignidad ciudadana.
Aun estando tan lejos, siempre estuvo acompañado de estas cualidades, de modo que sus días últimos debieron de ser una expresión de esplendor y serenidad.

Los que conocimos al Catedrático Abdullah Djbilo en la facultad y fuimos pupilos suyos, podemos afirmar el cariño que él sentía por la Literatura y por la docencia.
Paradigma de la educación, contribuyó a mantener la calidad de la enseñanza. Profesor de innumerables generaciones, nos ha dejado como legado sus enseñanzas; siempre doctas, siempre fundadas, siempre novedosas.
Su larga trayectoria universitaria fue conocida por ocupar una cátedra con responsabilidad, madurez, academicismo, por inquietudes científicas; por fundamento, innovación y fecundidad en su investigación que se plasma en una producción constructiva. Solo por los logros que en este sentido alcanzó, los hispanistas y los universitarios no podremos olvidarlo.
Nos queda también su obra como escritor y su esfuerzo intelectual orientado hacia lo humanístico. En todas sus páginas hay fe, ortodoxia exenta de fanatismo, aperturismo universal, algo parecido a ese cosmopolitismo que le gustaba ver Rubén Darío.
Si hablamos de la edición de sus producciones, podemos estar enumerando un largo listado de obras, pero no resultaría procedente sin explicar en que consiste el valor de cada una y qué aporta a la literatura y las ciencias humanas. Como lo que se pretende aquí incumbe aquí a su valor como persona, no corresponde a mi entrar en esos detalles que interferirían en la imagen del Doctor Abdullah Djbilo que estamos intentando aproximar. No obstante, citaré las dos obras que mas han influido en mí y en mi trayectoria investigadora, así como debería de ser en la de muchos estudiantes e intelectuales del Hispanismo.
Su libro, Diwán modernista. Una visión de Oriente, de las primeras obras escritas por un marroquí hispanógrafo publicadas en España y, además, por la prestigiosa editorial Taurus. Sin duda su lectura, me indujo a preocuparme por la visión que se tiene en le llamado “Occidente” de lo oriental, de lo africano o de lo árabe. Igualmente, me hizo ver el papel que tiene la literatura en difundir determinados estereotipos socioculturales. De ahí que decidí seguir esta línea investigadora, estimulada por el tratamiento del Profesor Abdellah Dbilou de esta cuestión.
Seguidamente, menciono su libro titulado Al-Andalus wa-l-asiratan fi-l-ibda´al-magribi al-hadit. Mujtarat shi´riyya, donde me interesé por el auge de la literatura andalusí en la Península en comparación con la literatura allí existente antes del S. XIII.


Durante su vida laboral, el Doctor Abdullah Djbilo dio variados ejemplos de su dedicación académica. Fue primero profesor, luego Vicedecano, para terminar sus días académicos como traductor, ejerciendo una diplomacia cultural en la medida que su condición se lo permitía si bien paso por el desempeño de otras funciones asi como asumió cargos de responsabilidad y honor.
Encarecemos la memoria del doctor Profesor Abdullah Djbilo, y expresamos nuestro testimonio de admiración al ilustre hijo del Hadd del Gharbia; a su decoro, conocimiento y vocación de servicio.
Fue la suya una vida paradigmática, cuyos trazos están impresos con letras hispanas y árabes en la cultura, la diplomacia y la educación de esta nación.
Como embajador cultural represento una imagen fiel de su país, de su sociedad, de su cultura, de su fe y de su gente mientras recorría otros horizontes y visitaba otras naciones.
Al retirarse del servicio público –si bien nunca se retiró del servicio a lo público- se consagró a ese dominio que tanto debía de atraerle desde sus inicios como hispanista.
Muchos debemos estarle agradecidos por labor adoctrinadora en lo hispánico: jóvenes escritores, investigadores, profesores y otros profesionales.
Era necesario un acto que hiciera vibrar en nuestros corazones el recuerdo de quienes, como profesores y enseñantes, fueron responsables de nuestra formación académica y científica, los mismos que con sus elocuentes lecciones y sabios consejos nos trazaron el norte para transitar con éxito los caminos de la Filología, donde nos hemos realizado, con capacidad, dignidad y honradez, valores que nos han acompañado en todas nuestras actuaciones profesionales y en el ejercicio de importantes y trascendentes funciones públicas, sociales y académicas.
Fue por ello qué asumimos esta hermosa y laudatoria iniciativa, de vivificar la memoria a una persona que simboliza ese selecto grupo de valiosos y doctos profesores que esculpieron en nosotros principios e iluminaron nuestra senda de conocimiento.
Independientemente de lo que pueda representar para nosotros Abdullah Djbilo, estamos viviendo un homenaje a alguien que merecedor por sí mismo tal distinción, ser un pionero del hispanismo, un experimentado catedrático y un ciudadano modelo, que nos ha dejado en herencia una obra que se ocupa desde la investigación hasta la traducción pasando por la creación literaria, una vida plena de meritos, imprimiendo para el futuro su impronta como académico competente, funcionario honrado, escritor de gran talento, comprometido y metódico; precursor docente, virtuoso de la lírica y creador; persona responsable y preocupado así como conciudadano preocupado por el bien de la sociedad yel progreso.
Estas y otras cualidades son aquellas que creo estamos llamados a exponer en aras de reivindicar un homenaje futuro en la universidad que no sea solamente consecuencia del afecto tan calido que guardamos en torno nuestro Maestro así como del sincero respeto que nos ha suscitado Abdul-lah Ybilo, sino también por reconocimiento de la institución que tanto le preocupó contribuyendo a su crecimiento con sus voluntad, entrega y dedicación de casi veinte años de trabajo intenso y fructífero.
Como alumno suyo que fui y fueron otros muchos en la Facultad de Letras y CC. HH. De Tetuán, somos testigos de su capacidad y conocimientos en la Cátedra de Literatura española, que regentó y, muy especialmente, de su peculiar manera de hacer llegar ese saber de manera precisa y constructiva contagiando a sus discípulos el conjuro de una expresión amena, inspiradora y creadora, casi un poema, haciendo de fácil comprensión los temas mas obtusos y enrevesados.
En otras palabras, el Profesor Abdullah Djbilo, no se limitó jamás, en el ejercicio de sus funciones de Maestro, en cumplir únicamente con trasvase de conocimientos científicos, sino que se ocupó también de presentarse como ejemplo desde su cometido, formando ciudadanos conscientes deontológicamente, aleccionados en servicialismo civil y con dignidad ciudadana. Consecuente con este modo de actuar y de ser, es su obra literaria.


No es mucho lo que puede agregarse al conjunto de impresiones derivadas de nuestra propia experiencia vivida con Abduláh Djbilo o la recogida desde otras textos y citas de aquellos que le conocieron bien y que nosotros no conocimos por experiencia propia ya que pueden sintetizarse en tres aspectos, cada uno en tres palabras. En la dimensión humana, reservado, modesto y creyente; en lo científico, facundo, erudito y pragmático; desde una perspectiva laboral, serio, orgulloso y entregado.
Espero haber alcanzado con estas palabras esbozar las virtudes de una personalidad que ha sido, sigue y actos como este deberían hacer que lo sea futuramente, un ejemplo moral, una musa literaria y un referente intelectual.
Al Profesor Abdullah Djbilo, a su familia, a sus colegas, el reconocimiento de un estudiante, en nombre de otros muchos, a una persona que dio ejemplo de cómo incidir desde lo académico en el porvenir de la sociedad y que nos dejó sin apenas despedirse ni darnos la oportunidad de expresarle nuestro agradecimiento por sus enseñanzas, pesada deuda intelectual con él.
Expreso a la viuda del Profesor Abdullah Djbilo, a sus hijos y familiares el renovado pésame.
Profesor Abdullah Djbilo, catedrático de Literatura, descanse en Paz yrecuerdo perpetuo a su memoria. (Rahima laho ustaduna)
Un discípulo del Profesor Abdullah Djbilo
27/12/2007

30 diciembre 2007

Djbilou, homenajeado.

La tarde noche del viernes 27 de diciembre 2007 tuvo lugar en el Salón de Actos de la Asociación Tetuán Asmir de la capital del norte de Marruecos un homenaje póstumo en recuerdo del alma del escritor recientemente fallecido Abdellah Djbilou.
El malogrado era uno de los más lúcido escritores marroquíes en español de todos los tiempos. Antólogo, traductor e investigador, dejó en las bibliotecas de varios países un gran tesoro bibliográfico.
En en acto tomaron parte eminencias como el dr. M'hammed Benaboud, escritor y profesor universitario; dr. Mohamed Bouiessef Rekab, profesor de la UNED de Ceuta y escritor hispanista; Paloma Fernández Gomá, poetisa española y directora de la revista transcultural "Tres Orillas"; dr. Chakib Chairi, gran intelectual tetuaní.
Asimismo, El Vice-Presidente de la Asociación Tetuán Asmir leyó una ponencia del dr. Fernando de Agreda Burillo, conocido arabista español, mientras que Ahmed Mgara leyó la que envió Mohamed Larbi Messari, diplomático e hispanista marroquí.
El entrañable acto fue presenciado por multitud de intelectuales de varias ciudades marroquíes y españolas.

Anales.

El tema Anales, de este día y que figura bajo esta agregación, fue extraído de Marruecosdigital.

Anales


Tercer número de la revista
Anales. Revista de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos”
La revista “Anales”, sobre estudios ibéricos e iberoamericanos, coordinada por Mohamed Abrighach y editado por el Departamento de lengua y Literatura Españolas de la Facultad de Letras y Ciencias de Agadir acaba de sacar su tercer número.
En esta ocasión, la revista, compuesta por más de 150 páginas, presenta artículos diversos de autores marroquíes y españoles, que muestra la intención de ser una publicación hispánica especializada en español que nace desde Marruecos, y la evidencia de que los hispanistas y el afán por crear una literatura marroquí en español están muy vivos hoy día.
Este número consta de siete artículos. De acuerdo con la línea editorial de la revista que se interesa primordialmente por la interculturalidad hispano-marroquí, el lector puede disfrutar de tres estudios que versan sobre temáticas diversas. En “La escritura marroquí en lengua española: de los fundadores a los creadores”, Abdellatif Limami (Universidad Mohamed V-Rabat) hace una presentación sinóptica de la trayectoria de la literatura marroquí escrita en castellano desde los años cincuenta hasta la actualidad cuando ya se consagra la labor de los escritores y su vocación escritural, mientras que, en “Didáctica del subjuntivo y de las preposiciones en la enseñanza secundaria de ELE en Marruecos”, Heliodoro Gutiérrez González hace un estudio lingüístico de los problemas que tiene el alumno marroquí en el aprendizaje del español, en especial, el empleo del subjuntivo y de las preposiciones. Su enfoque del problema se hace desde una perspectiva metodológica basada en la pragmática lingüística.
El artículo de José Luis Villanova (Universidad de Girona) titu-lado: “La ordenación territorial durante la época colonial española en Sidi Ifni (1934-1968)” trata, desde una óptica geográfica, el establecimiento y la dinámica que había seguido el sistema administrativo colonial español en Ifni, a afectos de los imperativos sociopolíticos y culturales de la zona desde la ocupación hasta fechas muy tardías. Los restantes artículos tratan la temática general de la filología española. Marco Kunz (Universidad de Bamberg -Alemania) hace en “Egocentrismo y escritura policéntrica: la inscripción del autor en Las Semanas del Jardín” una incursión perspicaz en la narrativa de Juan Goytisolo a base del análisis de la presencia textual del yo del autor. Por su parte, Khadija Chkirni (Universidad Ibn Zohr-Agadir) nos habla de la poesía colombiana en “Voces de la poesía colombiana”, mientras que Jamal Ouazourassen se empeña en su artículo, “El procedimiento distribucional en el análisis del discurso”, en demostrar la aplica-bilidad del modelo distribucionalista de Harris al discurso y, precisamente, al de la literatura.
La parte de recensiones es un breve intento de presentar las importantes publicaciones en español que se han editado en Marruecos estos tres últimos años en distintas universidades, todas ellas relacionadas con temas españoles y, en concreto, con las relaciones hispano-marroquíes y la visión del otro.
Como cierre, cabe decir que la revista “Anales. Revista de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos” agradece a la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Ibn Zohr de Agadir como a la Consejería de Cultura de la Embajada de España en Rabat “que se han honrado en subvencionar, igual que lo habían hecho en anteriores ocasiones, el presente número de la revista”.

Concurdo literario

PRIMER CERTAMEN INTERNACIONAL DE RELATOS CORTOS
“CUENTOS DEL ESTRECHO”

BASES:

1.-Podrán concurrir todas las personas que lo deseen , cualquiera que fuera su nacionalidad , siempre que sus obras sean escritas en castellano.

2.-Se establece un único premio de 2000 euros (Dos mil) y la publicación del relato en una edición de mil ejemplares que será presentado en Andalucía y Norte de Marruecos .
Igualmente , este premio conllevará la distribución del libro a través de diferentes librerías de España y Marruecos.

3.-Los trabajos deberán ser inéditos y no haber obtenido premio en ningún certamen literario. La temática deberá estar relacionada , de alguna forma , con las dos orillas del Estrecho y con una extensión no inferior a 25 folios ni superior a 30.

4.-Se presentarán tres originales mecanografiados a doble espacio y por una sola cara , firmados con nombre supuesto y acompañados de un sobre cerrado , dentro del cual figurará el nombre completo real del autor ó autora , así como su dirección y teléfono de contacto.

5.-Los originales serán remitidos al CENTRO DE COOPERACIÓN PERMANENTE CON EL MAGREB-EDIFICIO KURSAAL, AVENIDA VILLANUEVA Nº2, 11207 ALGECIRAS, indicando en el sobre PRIMER CERTAMEN INTERNACIONAL DE RELATOS CORTOS “CUENTOS DEL ESTRECHO”.

6.-El plazo de entrega de originales quedará cerrado el 28 de Marzo de 2008.

7.-El fallo del Jurado se hará público el día 23 de Abril, estando prevista su publicación para las ferias del Libro de Algeciras y Tetuán.

8.-El ganador ó ganadora , no podrá volver a presentarse , hasta pasados tres años.

PATROCINA:
OFICINA DE COOPERACIÓN DE LA JUNTA DE ANDALUCIA CON EL NORTE DE MARRUECOS.
DIPUTACIÓN DE CADIZ

Algeciras a 26 de Diciembre de 2007

Patricio González
Responsable de Cooperación con el Norte de Marruecos-Junta de Andalucía

28 diciembre 2007

Messari, en homenaje a Djbilou




تحية لروح عبد الله جبيلو

كما هو حال الموت دائما، كانت وفاة جبيلو مفاجئة. وكما هو الحال دائما، فإن وفاة رجل بمواصفاته، هي خسارة. وأيضا، وبسبب ذلك،أي أنها كانت مفاجئة، وأنها خسارة، فهي تحدث فراغا.

مفاجئة، لأننا كنا ننتظر منه أن يكمل المشوار. فقد كانت محطة مدريد في تصورنا لحظة، كنا نتوقع أن يعقبها استقرار، لمراجعة الأوراق، وتبييض المسودات، قصد إتمام جمل كثيرة فيها المبتدأ وينقصها الخبر.

علي أن الوفاة إلي جانب أنها كانت مفاجئة، لأنه " لا تدري نفس بأي أرض تموت "، فإنها كانت خسارة لهذه العائلة من المشتغلين بالشأن الإسباني، تليده وراهنه، حيث كنا نعول عليه أن يتابع تغطية الموضوعات التي انشغل بها، ليضيف إلي ما ينجزه زملاؤه في الجامعة، ما يغني به معارفنا.

بهذا المعنى فإن وفاته المفاجئة والتي هي في حد ذاتها خسارة، تأتي لتنبه إلي فراغ لن يملأه إلا هو، لأنه ملأ موقعا في عالم الدراسات الإسبانية، هو وحده الذي أحدثه ورسم معالمه.

دعوني أتوقف علي جانب من أعماله، هو الأنطولوجيات. وقد كتب أستاذه، وصديقنا جميعا، بيدرو مارتينيث مونطافيث، وهو يقدم كتابه عن " طنجة باب إفريقيا " : إن له ( أي جبيلو) تجربة راسخة، وكفاءة ملحوظة، في إعداد الأنطولوجيات، وهو حقل يتحرك فيه جبيلو بطلاقة، وبذوق متميز. وأنا أعرفه منذ مدة – يقول مونطافيث - منذ أن بدا يصقل تكوينه الأكاديمي في الجامعة الإسبانية، ليصبح مختصا في الدراسات الإسبانية. منذ ذلك الوقت تابعت مسيرته الأكاديمية باهتمام كبير، وذلك عن كثب. وأظن بتواضع أني ساهمت في حثه علي بعض الانشغالات المهنية والفكرية. وكما هو الحال لدى زملائه الآخرين جيلا وتخصصا، فإنه يقدر الثقافة الإسبانية ويذيعها. وهو جهد يتم تناسيه مع الأسف في إسبانيا، أو قل إن ذلك الجهد لا يلقى إلا اعترافا ضعيفا.

وحينما أثير أنا الانتباه إلي العمل الذي قام به في إعداد الأنطولوجيات، تحضرني هذه الأنطولوجيا عن طنجة، واذكر أيضا أنطولوجيته المشفوعة بنبذة تعريفية مفيدة، بعنوان ديوان الحداثة.
Diwan Modernista. Una Visión de Oriente .
وأذكر أيضا " الموضوع العربي في الآداب الإسبانية " وهو مؤلف وسع فيه النظر ليشمل كتاب العالم الجديد. Temática Arabe en las Letras Hispánicas

لقد عمل جبيلو علي إقامة الجسور بين المغرب والعالم الإسباني برمته، وكما هو الحال بالنسبة لهذه العائلة المولعة بالشأن الإسباني في المغرب، كان عبد الله جبيلو يعتبر أنه ملزم بدفتر تحملات إزاء العدوتين وما جاورهما، فكرا وروحا، ، وانتمى بعمق لكلا العدوتين وللعالم المرتبط بهما.

محمد العربي المساري
الرباط في 26 ديسمبر 2007

Homenaje a Abdellah Djbilou



Homenaje a Abdellah Djbilou*
(Tetuán, 27 de Diciembre 2007)



Abdellah Djbilou, el hombre


Ruego un minuto de silencio en respeto a la persona de nuestro llorado amigo Abdellah Djbilou (Que en Paz descanse).
Mi agradecimiento más firme y serio va a nuestro querido Ahmed Mohamed Mgara, alma de este encuentro para recordar a uno de los hispanistas más ilustres de Marruecos.
Agradezco a Tetuán Asmir su apoyo para que podamos reunirnos en sus dependencias y a todos los que se hallan presentes para conmemorar la vida de uno de nuestros conciudadanos que ha sido llamado por Dios Todopoderoso.
Generalmente, los fines de año nos sirven para resumir nuestros trabajos, para recordar a los amigos con felicitaciones, con los deseos de mejorar nuestros rendimientos… Y sin quererlo, también estamos abocados a recordar a nuestros amigos y familiares idos. A aquellos que de una manera u otra han participado de lo mismo que nosotros a lo largo de años, y que por los destinos de cada uno, se han tenido que ir al más allá antes que nosotros… A todos ellos nuestro respeto y nuestro recuerdo más profundo. Por nuestra parte, estamos aquí reunidos para rendir nuestro humilde homenaje a un hombre ilustre que ha ofrecido su esfuerzo y su vida a la docencia, a la creación y a hacer el bien entre sus semejantes.
En esta jornada, que deseo literaria, de creación de mundos y ficciones, estoy seguro que nuestro querido y llorado Abdellah Djbilou estaría muy contento de participar… A él, dedico, personalmente, mi participación y mi recuerdo; a sus familiares mi deseo de que Dios Omnipotente les colme de paciencia y que puedan superar este difícil momento con esperanza en el futuro; porque nuestro llorado Abdellah ha dejado tras sí lo que toda su vida deseó tener: un hijo. En él, en este futuro cierto, podremos ver la continuación de la insigne labor de Abdellah.
Para que tengan una dimensión mental de la gran personalidad de Abdellah Djbilou, les recuerdo que ha sido profesor del Departamento de Lengua y Literatura Hispánicas y Jefe del mismo, de la Facultad de Letras de Tetuán, ha sido Vicedecano de esta Facultad, después fue nombrado Encargado de las relaciones Exteriores del Rectorado de la Universidad Abdelmalek Essaadi, profesor en Arabia Saudita, Universidad del Rey Saud, en RIAD; Vicedirector de la Escuela de Traductores Fahd, de Tánger y últimamente con cargo de traductor en una Embajada árabe (Emiratos Árabes Unidos) en Madrid. Por lo tanto estamos hablando de una grandísima personalidad que ha demostrado a lo largo de su vida profesional una formación sólida y densa, reconocida por todos los que lo han conocido.
Abdellah Djbilou ha sido Miembro de la Unión de Escritores de Marruecos y de la Asociación Internacional de Hispanistas; en ambas ha ofrecido su labor de investigador en su más alto grado…
La historia de las personas permite que haya encuentros y desencuentros, que trabajemos juntos y que nos tengamos que separar… Personalmente, he tenido una formación paralela con Abdellah Djbilou: la primera vez que me senté en un pupitre en una universidad, fue junto a él, en la Universidad de Rabat… Después nos fuimos, también juntos, a Madrid para la formación postgrado y trabajamos juntos a lo largo de muchos años, en la Facultad de Letras de Tetuán.
En cuanto a la producción de Abdellah Djbilou, que Dios tenga en su Santo Seno, quiero recordar que fue el primero de los nuevos hispanistas en publicar en España un libro; él tuvo la valentía de presentar su Diwan modernista, en 1989, en Madrid en la Editorial Taurus, y se lo aceptaron porque era un excelente trabajo de investigación…
Subrayo aquí la importancia que tiene que Djbilou también ha publicado trabajos en árabe, lengua que conocía a las mil maravillas…
Más tarde, se dedica a la antología, en mundo en el que Pedro Martínez Montávez dice que:

“El profesor Djbilou, asimismo, cuenta con una probada experiencia y competencia en la preparación de antologías. Es un campo en el que se mueve con una soltura y un gusto especiales, manifiestos”. (Prólogo del libro Tánger, puerta de África, 1989).

En un trabajo que he publicado en el Anuario del Instituto Cervantes que se publica en Madrid, escribí en el 2005, sobre nuestro llorado amigo lo siguiente:

“Lo importante es que a los tres años, Djbilou vuelve a publicar otro libro y también esta vez en España. Esta segunda intentona (con la publicación de Tánger, puerta de África, Madrid, 1989), que también se corona con éxito, anima a los hispanistas marroquíes a plantearse la posibilidad de lanzarse a la publicación de sus trabajos. El excelente antólogo marroquí “vuelve a las andadas” y, para hacer verdad el dicho de “no hay dos sin tres”, publica en España su Miradas desde la otra orilla. Una visión de España (Madrid, 1992). Es el espaldarazo final para que los que están al acecho se atrevan de una vez por todas (…). La cultura marroquí encuentra en Djbilou a un excelente transmisor de sus valores más significativos”.

Seguramente otros ponentes les hablarán de la densa producción literaria de Abdellah Djbilou, mi misión es dejar constancia del hombre que fue y de la gran labor desarrollada en la sociedad.
Por eso quiero recordar que este hombre, oriundo de un pueblecito cercano a Asilah, Had El Gharbía, ha conseguido abrirse camino en el espinoso mundo de la creación literaria utilizando sus conocimientos y su abnegación; su profunda convicción de alcanzar sus objetivos basándose en el trabajo, la investigación y la responsabilidad de dejar para la posteridad un rico caudal sobre las relaciones de Marruecos con sus vecinos más próximos, sirviéndose de los contactos del pasado y del presente, de las personas.
En un artículo que ha publicado uno de sus amigos españoles más cercanos, Fernando de Ágreda Burillo, con ocasión de la triste despedida de nuestro querido Abdellah, nos cuenta que uno de sus amigos madrileños ha dicho que:

“Era muy cariñoso con sus amigos y su risa siempre flotará en el aire de Madrid”.

Estoy seguro que esa perenne sonrisa de Abdellah, su fuerte risa de hombre alegre, nos acompañará a lo largo de nuestra vida, porque para los que lo hemos tratado de cerca, él sigue aquí, contando sus dulces anécdotas y poniendo atención a las que le narramos a él…
La creación de un libro es el pasaporte indiscutible, indestructible para ser eterno en la tierra… Abdellah Djbilou ha escrito un buen número, por lo que, de modo imperecedero, su espíritu estará con nosotros siempre, perpetuamente…
¡Hasta siempre, mi querido amigo!
¡Nuestras vivencias compartidas siempre estarán presentes en mi alma!
Que toda su familia encuentre en estas palabras nuestro aliento y nuestro deseo de bienestar.
A todos los que han hecho algo para recordar a este gran hombre, en esta triste ocasión, mi profundo agradecimiento.
Descanse en Paz nuestro querido e inolvidable amigo.


Trabajo elaborado por Mohamed Bouissef Rekab
* Este texto fue pronunciado por el dr. Mohamed Bouissef Rekab, profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia de Ceuta, la tarde del 27 de diciembre en la sede de la Asociación Tetuán Asmir con motivo del homenaje póstumo al malogrado Abdellah Djbilou.

09 diciembre 2007

TRES ORILLAS


Organizada por la Asociación Tetuán- Asmir

y Cooperación Internacional de la Junta de Andalucía,

tendrá lugar el próximo viernes 14 de diciembre 2007

a partir de las 18 horas, la presentación del último número

de la revista transcultural "Tres Orillas".

El acto destacará por la presencia de la poetisa

Paloma Fernández Gomá, Directora de la revista,

y tendrá lugar en la sede de la Asociación Tetuán- Asmir,

Plaza 9 de abril - frente al Colegio Español Jacinto Benavente de Tetuán.

Esperamos vuestra presencia y aportación cultural.

Abu Kais

05 diciembre 2007

DJBILOU...LA ELEGANCIA.





RECUERDOS DE UN TIEMPO INOLVIDABLE:
ABDALLAH DJBILOU,
EN LA TRISTE DESPEDIDA

Llega la noticia como un rayo: Abdallah Djbilou ha fallecido en Madrid a causa de un cáncer de pulmón del que se estaba tratando en estos meses. La noticia de la muerte de un amigo nunca nos deja indiferentes. Especialmente cuando es tan repentina e inesperada.
Me dicen que le diagnosticaron la enfermedad el pasado mes de diciembre, al regreso del viaje de peregrinación a La Meca. No deseaba comentarlo con nadie (recuerdo ahora que nos cruzamos cerca del Café Comercial y me extrañó que no se parase a saludarme) que no fuera el pequeño grupo de amigos más próximo, ¡qué tristeza debió de sentir al comprobar que era tan grave el mal que le aquejaba! Su esposa, quizá vivan sus padres, su hijo ,Aymán, pequeño todavía, estarán pasando los días más penosos.
La noticia llega poco a poco: leo en Internet el eco de la mala nueva , las condolencias, el pesar de sus colegas: “era muy cariñoso con sus amigos y su risa siempre flotará en el aire de Madrid”, me decía uno de ellos.
Mis recuerdos de Abdallah Djbilou («el pequeño montañés», sería el significado de su apellido) empiezan a brotar: recién llegado al Centro Cultural Español de Fez, en 1974, allí estaba él, como profesor de la Facultad de Letras de Dhar El Mahréz, en aquella ciudad. Tiempos inolvidables de colaboración y de primeros encuentros: asistí a su charla en el Departamento de Español, por su invitación, sobre La busca, la novela de Pío Baroja en la que estaba interesado. Nos animaba la idea de establecer una buena relación entre el Centro Cultural Cultural, el actual Instituto Cervantes, y la Facultad de Letras, y en concreto, con el Departamento de Español.
Eran tiempos diferentes: los profesores del departamento eran en muchos casos cooperantes franceses (Jean Pierre Paute, Marie Antoinette Nadeaud, Pierre-Luc Abramson y otros cuyo nombre iré recordando, Mohamed Melehi y, poco después. Fanny Rubio y Bernabé López García; y lo mismo ocurría en Rabat, donde trabajaban José Antonio Anguiano, Emilio Náñez, Rodolfo Gil y Ramón Lourido, junto a varios profesores franceses, Bernard Loupias por ejemplo, cuyo interés se centraba especialmente en los temas de América Latina, como a ellos les gustaba nombrar. Entre los marroquíes estaban Aziza Bennani y Simón Levy.
Djbilou, que había terminado su licenciatura en la Universidad Mohamed V de Rabat, en 1973, ya tenía la idea de trasladarse a Madrid, para preparar su tesis doctoral en la Universidad Autónoma, como así ocurrió. Allí encontraría a buenos profesores y compañeros con los que trabaría una estrecha amistad: Bernabé López García, Alberto Gómez Font, etc.

Mohamed Bouissef Rekab, amigo común y colega de Djbilou en la Universidad de Tetuán, publicó en 1997 la antología dedicada a Escritores marroquíes de expresión española: el grupo de los 90, patrocinada por la Asociación Tetuán Asmir , la Consejería Cultural de la Embajada de España y el Instituto Cervantes de Tetuán. En ese grupo de doce escritores figuran varios nombres que hemos conocido en ocasión de encuentros y coloquios: de Abdallah Djbilou ofrece los datos biográficos oportunos: nacido en Suk el Had el Garbía, a unos kilómetros de Arcila, cerca de Tánger, en 1953, doctor por la Universidad Autónoma de Madrid en 1981; catedrático de Literatura Española en la Facultad de Letras de Tetuán y jefe del Departamento de hispánicas de la misma; vicedecano de dicha Facultad; encargado de las Relaciones Exteriores del Rectorado de la Universidad Abdelmalek Essaadi. Director adjunto y profesor de la Escuela de Traducción de Tánger.
Se puede añadir su condición de miembro de la Unión de Escritores de Marruecos y de la Asociación Internacional de Hispanistas. En estos años últimos fue profesor en la universidad Rey Saud, de Riad, en Arabia Saudí. Luego se jubiló de la docencia y residía en Madrid donde trabajaba como traductor en la embajada de los Emiratos Árabes.
También podemos encontrar noticias de Djbilou en las obras de Mohamed Chakor y Sergio Macías: Literatura marroquí en lengua castellana. Prólogo de Alfonso de la Serna. Madrid, Magalia, 1996; y del mismo Chakor: Encuentros literarios:Marruecos-España-Iberoamérica. Madrid, CantArabia, 1987.

Entre sus publicaciones hay que destacar su labor como autor de varias antologías, «campo en el que se mueve con una soltura y un gusto especiales, manifiestos», como bien ha destacado el profesor Pedro Martínez Montávez en el prólogo de uno de sus libros: Tánger, puerta de África. Madrid, 1989.
En esta hora de la despedida no puedo dejar de destacar sus muchas cualidades, su simpatía manifiesta, su generosidad (conservo casi todos sus libros con cariñosas dedicatorias), que nunca olvidaremos. En la pérdida de un amigo tan joven siempre se piensa en sus virtudes, en la obra realizada, y añoramos el tiempo que compartimos y los proyectos que deja pendientes: ojalá que su antorcha no se apague y se puedan continuar, que necesitamos amigos y profesores como él, “en las dos orillas».
Seguimos repasando las páginas citadas del libro de Bouissef y, en concreto, las que se refieren a la obra de Abdallah Djbilou: «“la cultura hispánica encuentra en él a un notable valedor y trasmisor»”. según nos dice.
El primer libro de Djbilou fue el Diwán modernista. Una visión de Oriente, publicado en Madrid, en la editorial Taurus, colección “Temas de España”,dirigida por José M.ª Díez Borque, en 1989. Pudo ser, quizá, el tema de su tesis doctoral.

De 1988, no obstante, data su antología: Al-Andalus wa-l-asiratan fi-l-ibda´al-magribi al-hadit. Mujtarat shi´riyya, se publicó en Tetuán, en 1988, con prólogo de Muhammad Al-Kittani.
Otros títulos que merecen destacarse son:
Tánger, puerta de África. Antología de textos literarios hispánicos 1860-1960. Madrid, Quinto Centenario, AL-ANDALUS-92, ICMA (AECI) y CantArabia, 1989. Prólogo de Pedro Martínez Montávez.
Miradas desde la otra orilla. Una visión de España. (Antología de textos lite- rarios marroquíes actuales), Madrid, Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe, AECI, 1992.
Temática árabe en las letras hispánicas. Tetuán, Facultad de Letras, 1996.
Crónicas del Norte. Viajeros españoles en Marruecos, Tetuán-Asmir, 1998.
Como traductor, otra faceta de nuestro autor, destacaremos:
El pan desnudo, la famosa novela autobiográfica de Mohamed Chukri. Ma-
drid, Debate, 1996.
Cuentos de Arabia. Colección Algarabía Narrativa. Edición en colaboración con Abdulaziz Al Sebail. Cádiz, Quórum editores, 2005.
Diwan marroquí: en torno a Granada y a García Lorca. Revista Posdata, de Artes, Letras y Pensamiento. Murcia. Prólogos de Rodolfo Gil Grimau y Sorén Peñalver.
Florilegio poético sobre Al-Motamid. Tetuán, Asociación Marroquí para los Estudios Andalusíes, 2005.
He encontrado una referencia a un estudio de Djbilou que no he podido localizar. Su título es: Las coplas del peregrino de Puey Monzón. Un viaje a La Meca en el siglo XVI, publicado por el Centro Rey Faysal, en 2004.

Participó en congresos y obras colectivas relacionadas con temas marroquíes, así como sobre el hispanismo especialmente, por ejemplo:
Literatura y pensamiento marroquíes contemporáneos. Madrid, Instituto Hispano-Árabe de Cultura, serie “Antologías nacionales”, nº 3, 1981.
Percepciones y representaciones del Otro: España-Magreb-Asia en los siglos XIX y XX. Universidad de Tokio, editado por Grupo de Materiales Impresos/Hirotaka Tateishi, 2006 (incluye dos artículos de Djbilou: « Oriente, Marruecos en la visión del Modernismo y de la Generación del 98», y «España vista desde Marruecos».
La traducción y la crítica literaria. Actas de las Jornadas de Hispanismo
Árabe. Madrid, Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe, AECI, 1990.
De Cervantes y el Islam. Edición de Nuria Martínez de Castilla y Rodolfo Gil Benumeya Grimau, Madrid, Sociedad Estatal, 2006
Van llegando más recuerdos en estos días de emoción, algunos personales, otros relacionados con los temas que compartíamos: a veces surgía el desacuerdo como es de esperar en una estrecha amistad; otras vencía el mutuo interés por difundir los puntos de contacto entre nuestros mundos, para destacar lo mejor de la proximidad en tantos aspectos que no podemos ignorar.
¡Hasta siempre compañero del alma, mi entrañable amigo Abdallah Djbilou, cuántos buenos momentos hemos compartido que quedaron reflejados en las fotografías que nos hicimos en Fez, especialmente!

Fernando de Ágreda
Madrid, a primeros de Noviembre del 2007