23 marzo 2010

IX C.I. Encarna León


Encarna León con Morales Lomas
En la ciudad de Melilla, a las veintidós horas del día once de marzo de dos mil diez, se reunió el Jurado del IX Certamen Internacional de Relato Corto “Encarna León”, con la Presidencia del escritor y crítico literario D. Francisco Morales Lomas, y la participación, como Vocales, de las profesoras Dª. Ana María Caravaca Martínez, Dª. Ana María Rico Martín, Dª. María Gracia Díaz Gil y Dª. Sara Sebastián Mariel, actuando como Secretario D. Andrés Vicente Navarrete.
El Jurado centró sus deliberaciones en los trece relatos previamente seleccionados de entre los mil cincuenta presentados a concurso y, por unanimidad, acordó otorgar los siguientes premios:

Por la deslumbrante historia de amor truncada que relata, en la que a medida que avanza la impotencia en la frustración amorosa, la mujer se transforma en su amado y viceversa, el Jurado acordó conceder el Primer Premio del IX Certamen Internacional de Relato Corto “Encarna León”, dotado con 6.000 euros, al relato titulado “Dos Sorbos Exactos” de Rosa Gladys Ruiz de Azúa, venezolana residente en Tenerife. Escritora y periodista con varios premios en su haber.

En reconocimiento al relato de una historia romántica de amor no correspondido, que muestra, a pesar de todo, que la fe en la amada puede resultar al cabo una solución vital, el Jurado acordó conceder el Segundo Premio del certamen, dotado con 2.500 euros, a la obra titulada “El Sastre” de Janet Becerra Pulido, de Puerto Rico.

Asimismo, por el sarcasmo e histrionismo que desarrolla en tono no exento de humor, el primero, y por la precisión y buena conducción de la historia en el segundo, el Jurado acordó recomendar la publicación, junto a los galardonados, de los relatos titulados “Las Tribulaciones del Padre Olmedo” de Eduardo García Pérez (Murcia) y “La Casa de Cristal” de Alfonso Sergio Barragán (Cádiz).

Durante el acto del fallo del premio, se presentó la publicación correspondiente a los relatos ganadores y recomendados en la octava convocatoria y contó con la asistencia y participación de Estefanía Bernabé, ganadora del VIII Premio “Encarna León” por su relato El extraño caso de las hermanas López-Ponge . Estefanía es segoviana, residente en Brasil desde hace dos años, donde imparte clases de Lengua Española.

09 marzo 2010

Saida Al-Horra, la gaditana que reinó en Marruecos

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER



Este día tan señalado para nosotras las mujeres, mientras que lo se sigamos celebrando, todavía no hay igualdad alguna, mientras rindamos homenaje es esta mujer:



SAIDA AL-HORRA entre LAS DOS ORILLAS



Por Habiba Seidel



Saida Al-Horra, es la primera y única mujer en la historia de Marruecos, que llegó a reinar (1537-1542) buena parte del Norte del país, teniendo su residencia en la ciudad de Tetuán. Es “La noble dama” o Citalforra como la llaman los historiadores españoles. (Nacida en Chefchauen, 900/1495- fallecida en Alcazarquibir en1562) De madre española oriunda de Vejer de la Frontera (entre Tarifa y Cádiz), quien se convirtió al Islam haciéndose llamar Lelazara o Lala Zahra. El padre de Saida Al-Horra es el Caid de Chefchauen, el Chérif Ali Ben Rachid perteneciente al grupo de los chorfa Idrisiyen del Yebel Alam.

Saida Al-Horra, tenía tres hermanos: el mayor era Mulay Ibrahim, (nacido en 1490) que sucedió a su padre como gobernar de Chefchauen, Mulay Mohammed y Omar Salema.

Su tío era el Caid de Forrobo (Yebel el-Hbib), hermano de su madre, también renegado, convertido al Islam y bautizado con el nombre de Ali Fernando.

Mujer letrada, conocida por su elegancia y por su refinamiento en todos sus gestos, en la pura tradición andalusí. Su toque personal en la vestimenta y atavíos, se transmitía a las mujeres del norte: Tetuán, Tánger, Chauen y Fez, que la tenían como modelo a la hora de elegir su atuendo, todavía hoy en día, a estas mujeres, se las conoce por las más elegantes mediniyat.

Hablaba a la perfección tanto el castellano como el árabe. Desde muy joven, ya tenia unos conocimientos sobre la psicología europea, particularmente la de los españoles y la de los portugueses, con un talento excepcional en el arte de la politica y en el conocimiento de las sociedades que habitaban las dos orillas del Mediterráneo: Al-Andalus y el Magreb, una civilización en la que se producía, aportes de ambos lados.

Fue la esposa del nieto del Granadino Sidi Al-Mandri, el reformador de la ciudad de Tetuán, (siglo XV). Saida Al-Horra, combatió a los españoles y declaró la guerra abierta a los portugueses, que los tenía en consideración en tanto se quedaban tranquilos, pero empezaron atacando a los indígenas por estas regiones del norte.

A la muerte de su esposo Sidi Al-Mandri, se casó en segunda nupcias (un jueves 5 Rabii I de 948/30 de junio de 1541) con el sultán de Fez, Mulay Ahmed El Wattassi. Al celebrarse la boda, Saidi Al-Horra, pidió que fuera el propio soberano, quien viniera a Tetuán, contrariamente a la tradición o al protocolo que es siempre la novia quien tiene que trasladarse a la casa del novio. El monarca Ahmed El Wattassi, necesitaba del apoyo de esta gran Dama Saida Al-Horra para contrariar la influencia de los Saadies que habían ocupado Marrakech y de manera a consolidar su trono.

Saida Al-Horra, disponía de una flotilla de barcos armados destinados a la carrera corsaria por unos buenos marineros y combatientes del jihad. Esta misma flotilla es quien llego a capturar trayendo a la ciudad de Martil, al famoso almirante pirata portugués el llamado Portironto en 1520.

A pesar de estar unida a tan importante personaje, el sultan de Fez Mulay Ahmed El-Wattasi, la Señora Saida Al-Horra seguia ocupándose, dirigiendo desde la ciudad de Tetuán, a su famosa flotilla de barcos, que sin descanso cuidaban de las costas marroquíes, como ocurrió el 6 de agosto de 1541, los barcos tetuaníes capturaron a un barco portugués y se hicieron con 16 cautivos. Con ello Saida al-Horra habia propuesto negociar la compra de los cautivos a su peor enemigo Alfonso De Noroña, gobernador entonces de la ciudad de Sebta.

El recuerdo de esta maravillosa dama es respectada y venerada en todo el país, particularmente en su ciudad natal Chefchauen, donde una calle lleva su nombre y donde, se encuentra su tumba en una zawiya, no lejos de Alcazarquibir, aunque según otras fuentes, Saida Al-Horra, se halla enterrada en el cementerio de los muyahidin de Tetuán, donde está el mausoleo de Sidi Al-Mandri y toda su familia. El hijo que tuvo de su segundo marido fue Caid de esta misma ciudad. Saida Al-Horra fue quien fundó la zawiya Raisoniya de Tetuán.

02 marzo 2010

Hispanismo parabólico


MARRUECOS EN LA LENGUA ESPANOLA

Por: Habiba Seidel

Me llamo…

¿Qué más da como me llame?

Soy simplemente una marroquí, eso sí, de la tercera edad, que ha vivido como muchos otros marroquíes, periodos muy particulares, en medio de un protectorado español.

Durante años, hemos estado rodeados en un ambiente muy español, sobre todo muy militar, eran los tiempos en que Marruecos del Norte sufría igualmente como España, esa dictadura Franquista insoportable.

Tetuán entonces estaba rodeada por todas partes de cuarteles militares, donde se alojaban esos ejércitos de Franco, y cada vez que sonaba la “diana”, todos los soldados o reclutas y creedme que eran un montón, paseaban por la avenida del Generalísimo Franco o por cualquier otra calle de la ciudad, obligados se detenían y se encuadraban con el saludo militar de rigor.

Estudié, gracias a la insistencia de mis padres que lucharon porque yo y mis hermanas, fuéramos aceptadas en un “colegio español” que nos era prohibido a todos los marroquíes, entonces ni siquiera existía enseñanza para niñas, la mayoría de ellas, iban a unos talleres de costura y bordados, concebidos para jovencitas marroquíes. Después de tantos años de colonialismo, España seguia indiferente a la alfabetización en Marruecos.

Mas tarde obtuve un diploma español en España, como cualquier española “cristiana apostólica romana”, esa era la única diferencia que habia entre mis compañeras y yo que era una marroquí musulmana y es esto, lo que mas molestaba a ciertas maestras españolas, sobre todo que fuimos unas alumnas modelos, entonces nos decían: “tenéis mucha suerte que podáis estudiar aquí en nuestro colegio con nuestras niñas españolas”

Cuando quise trabajar como funcionaria, me lo pusieron muy difícil, entonces habia pocos funcionarios marroquíes en nuestra administración dirigida por españoles, menos mal que pronto llegó la Independencia de Marruecos, con mi hermana, fuimos las primeras funcionarias marroquíes, me acuerdo que llamábamos la atención, una vez hasta oímos a nuestros pasos a dos mujeres españolas decir: “mira Carmen, estas moritas trabajan de funcionarias”, hay que recordar que las mujeres españolas funcionarios eran muy pocas.

Fui destinada a la Delegación de Educación y Cultura, como asi lo habia pedido, ya que el arte y la cultura siempre fue lo mió.

Tuve la suerte y el orgullo de trabajar en medio de un personal español de lo más relevante, rodeada de eminentes investigadores, arabistas, escritores, poetas, especializados en los estudios Hispano-Árabe y que han escrito documentos de gran interés publicados por el Institut General Franco o por el Instituto Mulay Hassan, o por el Centro de Estudios Marroquíes: Ambrosio Huici Miranda, Mariano Arribas Palau, Guillermo Guastavino, Dora Bacaicoa, Valderrama Martínez, Larrea Palacín, etc., todos ellos disponían de un espacio intelectual excelente, pero donde el marroquí intelectual no era el bien venido a menos que sea un pequeño empleado para ocuparse, mas bien de unas tareas bien “pobres”.Hoy, hasta presumo de haber estado en medio de todo este ambiente colonial. Yo no perdía mi tiempo, todo me interesaba y como decía mi querido padre, yo tenia el don de observar, anotar y sobre todo de aprender discretamente, “sin levantar sospechas” y “sin hacer ruido”. Excepcionalmente y porque ya vivíamos la Independencia, mas tarde, entre estos investigadores españoles, vinieron algunos intelectuales marroquíes de primera clase, que se impusieron ocupando ciertos lugares bien merecidos: Ahmed Meknasi, Mohamed Sebbagh, Mohamed Ben Tawit, Mohamed Dawed. ¡Que tiempos aquellos! Hoy, a pesar de mi avanzada edad, Dios me ha conservado una buenísima memoria que transmito, cada vez que la oportunidad se me presenta.

Desde que los españoles se marcharon de Marruecos, nos encontramos con muchos problemas importantes que no se resolvieron, para la buena marcha de la administración, dejados por estos funcionarios españoles. Pero bueno, aquí lo que mas me interesa, es hablar de la lengua castellana.

De todas las casas editoras en lengua española que hubo en la ciudad de Tetuán, hoy en día, ya no queda nada, no es un reproche sino un hecho.

Si queremos publicar algún libro o documento, tenemos que ir o pedir a España que nos lo edite, lo que resulta muy difícil, por no decir imposible. Una de las primeras condiciones y la mas importante, es que ningún escritor marroquí en lengua castellana puede pretender publicar, si no es ya un escritor conocido, o sea, nunca habrá una primera vez.

Con Francisco Franco y ahora con la España recreada, en todos estos años todavía no se acepta integrar a escritores marroquíes con los escritores españoles, siempre están cuidando que no nos “colemos demasiado” España y los españoles son muy especiales, no les gusta que nos entremetamos en lo que no es nuestro, se nos aparta sin contemplaciones, pero se nos respetaba si escribimos en nuestro idioma o incluso en otro que no sea en español, y es que ellos, nunca serán los lectores, desde un principio, existe ese “APARTHEID” que sitúa en un gueto al creador marroquí de expresión castellana. A nadie de los escritores españoles, le interés que un marroquí este en la “mente de los españoles” como al escritor favorito.

Sin embargo cuando ellos ocuparon Marruecos, bien que se apoderaron de muchos temas nuestros bien marroquíes y los arabistas españoles, si que fueron respetados y aceptados por los escritores marroquíes con todo el honor que se merecen y fueron considerados en España en el campo de la investigación celebridades, premiados hasta por Franco que habia creado el premio “Franco” de investigación sobre “la historia completa de Marruecos” instituido para retribuir nada mas que a los redactores españoles.

El ejemplo también lo tenemos en la historiadora española Maria Rosa Madariaga, que nos tiene acostumbrados a leer lo que ella escribe sobre “nuestro Marruecos”. Es lamentable que una historiadora como Madariaga, maltraté al escritor marroquí que escribe en castellano y no es por falta de aprecio sino más bien parece por desprecio.

Bien que se ocupa Maria Rosa Madariaga de escribir nada menos que sobre la historia de Marruecos. Da la impresión, de que para ella, no puede haber un escritor marroquí que escriba en su misma lengua, parece como se sintiera robada… y que se preocupa por si pierde a sus lectores.

Hay que respetar el castellano de los marroquíes, cuando este es bueno, después de todo, tiene su encanto, forma parte de una nueva cultura que no hay que rechazar, la lengua castellana tiene que buscar explorar la riqueza y la diversidad del no “nuestro idioma”. Francia, también ha colonizado la otra parte de Marruecos, sin embargo contrariamente a España, los lectores franceses se vuelcan enormemente a la lectura de un escritor marroquí en lengua francesa, estos autores nunca encontraron dificultad alguna en editar sus libros, ni en Marruecos, ni en Francia, todo lo contrario Francia, nunca ha descuidado que su idioma se propagara profundamente allí donde estuvieran.

Hay bastantes autores marroquíes que han recibido premios de la Academia de la Lengua Francesa, reconocidos por muchos otros países y cuando la obra pasa al existo, automáticamente se produce la traducción en varios idiomas y la mayoría de las veces, estos autores se le invita a programas literarios para que el publico lector conozca mejor al escritor marroqui.

Como verán, queridos españoles, el escritor marroquí de cualquier idioma que escriba, con ser un escritor creativo y guste, va mas allá de España, mientras que España “se queda en su sitio, cuidando celosamente que nadie se sienta en ella, mas que si es español”

De España, nuna hemos sabido de algún premio de literatura española, dada a un marroquí, parece que España nunca ha pasado por Marruecos, y es eso lo que ignoran muchos de los jóvenes españoles hoy en día, desconocen buena parte de la historia de su propio país, sobre todo el periodo colonial.

Otro de los puntos que me incomoda, es la de leer constantemente en la prensa, oír en la radio, ver en las pantallas televisivas, repetirse ciertos discursillos bonitos con la misma france de siempre: “las buenas relaciones culturales entre España y Marruecos”; “Construir juntos para una sociedad mejor”; “Pueblos hermanos, pueblos con quien tenemos lazos de cercanía y compromisos” habladurías pronunciadas por personalidades o por algunos de esos representantes o responsables de tantas entidades que hay hoy en día, nacen por todas partes en la Península, aquí, allá; ¿Para que? También las casas editoras juegan su papel, ahora con nuevos nombres árabes o beréberes sin que los autores sean ni árabes, ni beréberes, todos son y serán autores españoles los que figuraran en los catalogos, pero de de vez en cuando, procuraran hacer aparecer, algún escritor marroquí, para que no se diga después….

Y yo me pregunto, al hacer el balance ¿Quiénes son los que benefician de estos encuentros, de estos intercambios, de estos resultados?

A mi manera, me puse a investigar y cual seria mi sorpresa, al descubrir que finalmente (aparte de algunos) somos nosotros los marroquíes creadores quienes les damos la oportunidad de desarrollar sus intereses a través de estas instituciones o fundaciones creadas, nos utilizan para llevar a bien sus programas, sus proyectos, sobre todo ahora con la crisis económica que se atraviesa, de vez en cuando para no levantar sospechas, se elige a un marroquí.

Dentro de unos días tendrá lugar el “V CONGRESO INTERNACIONAL DE LA LENGUA ESPANOLA (CILE), donde se reunirá a mas de 200 ponentes de todos los países, los días 2 al 5 de marzo 2010, en las dependencias de la Universidad Federico Santa. En Valparaíso (Chile).

Una vez mas, Marruecos no estará representada por nadie (a menos que yo lo ignoré). ¿Cuál es el motivo? España podía tener un papel en el mundo: “la defensa de la lengua castellana en Marruecos”, por el lugar que ha ocupado, desde bien antes de 1912 la fecha oficial del colonialismo español.

También el escritor marroquí en lengua castellana y la “Asociación de escritores de lengua española”, ella es la primera en defender el lugar que le corresponde en este V Congreso Internacional en Valparaíso.

También reprocho a mis compañeros los escritores de lengua castellana, que los hay estupendos y a quienes admiro… ¿Dónde estáis? ¿Qué esperáis?.

Vuestra participación a este “V Congreso” hubiera levantado la admiración de muchos países latinoamericanos, al principio, ellos también pasaron por algo semejante: el castellano mexicano, el castellano argentino, el castellano colombiano y el castellano de Honduras y han sabido ponerse a la altura, a pesar de estar separados por el inmenso Océano Atlántico, retando y consiguiendo un lugar importante en la literatura de lengua castellana en el mundo, es la segunda potencia lingüística que hablan 440 millones de personas, y como dice el ex presidente y académico Belisardo Betancur: que cuando los españoles descubrieron América y se constató que la tierra era redonda, el español comenzó a ser un idioma redondo.

Los países de la América Latina, no están al día de lo que pasa en España con los escritores marroquíes de lengua castellana, no se pueden imaginar que muchos de estos hispanohablantes marroquíes son puro producto del protectorado español y que hoy son unos estupendos escritores, que tienen grandes dificultades para publicar y que no por eso dejan de transmitir a los jóvenes marroquíes el gusto del idioma de Cervantes.



Al instante he sabido que dicho V Congreso de la Lengua Española ha sido cancelada debido al terremoto que ha sufrido el país y convertir el simposio en un gran congreso virtual en Internet.

Nota de El Hispanismo:
Estimada Habiba,
para que lo sepas con más certeza, somos muy pocos los marroquíes que hemos podido "arrancar" dentro del mare magnum de la creación literaria en español. Siendo escritor marroquí, con diez libros publicados en español y de diferentes géneros, he de decir que entre muchos hemos conseguido concretizar proyectos. Personalmente, tuve oportunidades de darme a conocer como escritor en varios países menos en Marruecos, exceptuando algunos sectores de algunas ciudades marroquíes. También exizste entre los llamados hispanistas marroquíes lo que se denomina "envidia cochina" y "mala uva" de quienes deberían encauzar el destino de la literatura marroquí en español. Entre algunos responsables universitarios y algunos directores del Cervantes de algunas ciudades, se está cargando el hispanismo marroquí.
Soy de los pocos que tuvimos suerte de conseguir un reconocimiento en España, y de los poquísimos que han conferenciado o participado en congresos y coloquios en universidades, fundaciones e instituciones peninsyulares, pero siempre estuve con la dignidad y el respeto de quienes me invitaron y honraron con su gentileza( no por el dinero que yo haya cobrado o dejado de cobrar). Creeme que siempre hallé gentileza y amabilidad, predisposición de los responsables y de los organizadores, lo que no quiere decir que no exista gente con mala uva que ve al moro como una fuente de lucros.
Hace un año preparé un guión para una cadena de televisión de Japón- lo hice en castellano- y en el programa- de 104 minutos- siempre me expreso en español con subtítulos en japonés. Al terminar el rodaje la presentadora del programa, nada más y nada menos que la cantante Yumin me expresó su extrañeza por hallar a alguién que trabaja en un idioma que no es el suyo y que lo haga con tanta soltura... y ésto es lo que necesitamos los marroquíes. Personalmente me conformo con una frase de reconocimiento aunque no me suponga "ingreso en metálico".
Lo que no puedo ocultar es que me honro de haber trabajado con gente como José Sarria, Edith Checa, Patricio González, Abdellatif Limami, Paloma Fernández Gomá... e instituciones como la Diputación de Cádiz, la Fundación Dos Orillas, las Alcaldías de JImena y de San Pablo, el Ateneo de Málaga, algunos Cervantes de Marruecos... aunqueno puedo ocultar que también me han engañado otros y robado, incluso en algunos sectores.
Estimada Habiba, ten por seguro que los marroquíes seguiremos defendiendo el castellano en Marruecos, por decreto natural, aunque cada uno posee su propia historia y sus propios fines. No es peciso que se nos reconozca del todo nuestra labor por parte española( en parte, España es más honesta que Francia, y los hispanistas somos menos "escritores" en Marruecos que los francófonos). Desafío a quién quiera aceptar el reto a encontrar francófonos marroquíes del peso de LImami o del malogrado Djbilou, francófonos academicistas del nivel de hispanistas como el malogrado Mohamed Khallaf o Ahmed Saber, intelectuales francófonos que superen los valores del hispanista marroquí Mulay Ahmed Gamoun... por sitar algunos ejemplos.
La ventaja que tenemos los hispanistas sobre los francófonos es que nosotros leemos y entendemos lo que escriben... ellos no entienden lo que escribimos, pero dicen que ellos son mejores que nosotros por estar ahijados por " su Francia".
Dios ponga remedio a los problemas que tenemos en medio!
Ahmed Mgara

Tres Orillas


La revista transcultural "Tres Orillas" que edita la Asociación Victoria Kent de Mujeres Progresistas de Algeciras con estrecha colaboración de la Fundación Dos Orillas de la Diputación de Cádiz, será presentada en su nuevo número en la sede de la Asociación Tetuán Asmir, frente al Colegio Español Jacinto Benavente, a las 18h30' del martes 2 de marzo 2010 con la participación de Paloma Fernández Gomá, Directora de la publicación; Patricio González, de la Fundación dos Orillas; Abdeslam Chaachoo, por la Asociación Tetuán Asmir; y Ahmed Mgara, del Consejo de Redacción.
Os invitamos a quienes esteis cerca, a presenciar y disfrutar del acto.


Tres Orillas
Por: Ahmed Mgara
Tres Orillas es una publicación de papel hecho alma. Un mapa que dibuja la simplicidad mediterránea que corona las cimas de la sierra andaluza con un enjambre de lucidez e inspiración, llenos de aspiraciones y de logros supremos.
Es poesía sacra con túnicas mundanas. Relatos y ensayos que testifican hondas y profundas sensaciones, llenas- todas- de elegancia sensual y romántica. Un sello de identidad que eleva lo andaluz a lo más bravo de sus distintivos humanos
Una revista barroca con alusiones a la modernidad, a la continuidad patrimonial de la herencia secular que rebosa de la callejuela salada del Estrecho; un perenne canto a la creatividad humana en la estela del entorno natural que adorna nuestra reverdecida tierra. Es la música que trasciende al meterse entre sus líneas y caer preso de sus deleites.
Vociferante, Tres Orillas nos “acerca y une” eliminando distancias innecesarias. Nos funde en un crisol donde paramos el tiempo para elaborar futuros menos inciertos y más concretos... un diluvio de altos valores que trepa en la sencillez y humildad de los artesanos del verso y de la prosa, en el alma de los creadores de la palabra como medio de llagar a lo supremo... que ya no abunda.
En Tres Orillas se encuentran las civilizaciones y las culturas para hacer un alto en su camino y meditar sobre la cultura generacional de todos en pro de la colectividad. Un intercambio de ideas y de sentires que vierte en el alma de todos los receptivos. Es la fusión de todos en los mismos ideales y en las mismas aspiraciones.
Crea caminos inusuales para intelectualidades de diferentes procedencias e identidades, cementa espíritus a base de entenderse y respetarse en las diferencias. Un púlpito donde todos nos expresamos para ser oídos y escuchados por todos.
Tres Orillas es un carnaval perpetuo, una alegría constante y atalaya que clama al cielo de la poesía abogando por finura de la literatura mejor plasmada y más sentida.
Y es, Tres Orillas, un ventanal de escape y un refugio peculiar para muchos escritores marroquíes, una vía para acceder a las publicaciones peninsulares gracias a la inmensa y nunca lo suficientemente reconocida labor de Paloma Fernández Gomá que estrecha cualquier creatividad de valía y la cuelga entre las burbujas de Tres Orillas.
Y hoy festejamos un nuevo nacimiento que alumbra nuestras ansias tras larga gestación. Con nuevos nombres, un potpurrí que agrupa a escritores consagrados y a valores prometedores, sin más ilusión que la de rejuvenecer el Estrecho y al intelecto que lo rodea.
Al igual que la decencia y los valores, la literatura también pierde enteros en la bolsa de la consumida sociedad donde el verdadero valor humano se equipara a su valor en unidades monetarias en ausencia de riquezas de su humanismo.
Por ello, doy gracias a Paloma Fernández Gomá, fiel e incansable poetisa a la que tengo como jefa superando la ejemplaridad. A Patricio González, siempre al pié del cañón- muchas veces es el mismo cañón, para conseguir los medios para acomodar los costes a los gastos.
Y gracias a cuantos colaboran con nosotros con sus aportaciones. Gracias por leernos.