30 octubre 2010



El pasado día 20 de octubre en el salón de actos de la ONCE se presentaron los números 15-16 de la revista intercultural Tres Orillas. Al acto asistieron la Delegada Provincial de Cultura Yolanda Peinado, el Subdelegado del Gobierno Andaluz en la comarca Tomás Herrera, también asistieron al acto la Presidenta de la Asociación de Mujeres Progresistas Victoria Kent y la directora-fundadora de la revista la escritora y poeta Paloma Fernández Gomá.
La presentación constituyó un éxito de público y hubo palabras de apoyo y reconocimiento para la publicación, ya decana en su ámbito.
Cerró el acto Paloma Fernández Gomá resumiendo el contenido de esta última entrega con las siguientes palabras:
Desde mi más profunda humildad sólo me cabe dar las gracias a todos quienes con su apoyo han logrado que la revista se mantenga y siga adelante. Gracias de nuevo.
Hoy abrimos las páginas de esta nueva entrega con los números 15 – 16 donde se recoge el reconocimiento que la revista quiere dedicar a Jacinto López Gorgé, fiel exponente del hispanismo en Marruecos, que junto a Trina Mercader dirigieron, respectivamente, las revistas Ketama y Almutamid, durante la época del protectorado de España en Marruecos. Ahora y después de su fallecimiento en el año 2008, queremos que se haga público nuestro reconocimiento publicando esta separata dedicada a Jacinto López Gorgé, que es una recopilación del homenaje que fue publicado en el diario Melilla Hoy y que ha sido cedido gentilmente por Encarna León ante mi petición.
Y, es que el recuerdo del pasado, siempre enriquece el presente y contribuye a labrar un futuro de fertilidad. Así pues, conste nuestro reconocimiento a la labor hispanista que siempre mantuvo López Gorgé.
La revista Tres Orillas, en todo momento, ha querido ser ese vínculo literario y necesario entre España y Marruecos, de ahí su apuesta por los hispanistas marroquíes, como Mohamed Sibari, cuya obra es estudiada y homenajeada en la publicación que hoy presentamos.
En cuanto a los diferentes apartados que conforman la revista, se mantienen, como viene siendo habitual:
Entrevista que hice al escritor marroquí Ahmed Oubali.
En el apartado de poesía contamos con poetas españoles como:
Teresa Iturriaga Osa
Cuevas Goñi
Carmen Moreno
José Sarria
Augusto García Flores
Gaspar Lloret
Julio César Jiménez
Y Manuel Laespada Vizcaíno ( gandor del Certamen de Poesía Encuentros por la Paz, de San Pablo de Buceite )
Juan Ruiz Gómez de Cuba
Rachid Khaless de Tánger ( traducido del francés al español por Paloma Fernández Gomá ).
Aziz Amahjour de Nador .
Y Mohamed El Shasahui de Egipto.
En relatos contamos con la colaboración del escritor León Cohen Mesonero
La sección Apuntes recoge los trabajos de León Cohen y Patricio Goinzález.
En artículos y ensayos destacan las firmas de Juan Antonio Palacios Escobar, Adil Ben Abdelatif ( con un trabajo sobre el hispanismo en Marruecos ) y el ensayo sobre la literatura granadina actual realizado por la profesora de la Universidad de Granada Vicedecana de Educación y Cooperación, Remedios Sánchez García.
El apartado El autor y su obra está dedicado a Mohamed Sibari.
En crítica literaria contamos con las colaboraciones de : Alberto Torés, José Sarriá, Paloma Fernández Gomá, José Luis Fernández de la Torre, José Antonio Sáez y José Jurado Morales.
La pintura de la portada es del artista algecireño José Guerra ( Pepe Guerra ).
Las ilustraciones de interior pertenecen a Candi Garbarino ( Cádiz ) y Azydé Ruiz ( Cuba ).

12 octubre 2010


EL PREMIO DE LAS DOS ORILLAS


El Premio Nobel que se acaba de conceder a Mario Vargas Llosa me ha llenado de una gran satisfacción, porque estoy convencido de la excelente calidad que hay en la creación de su narrativa y la profunda inteligencia que ha puesto al servicio de la literatura. Pero también porque, de alguna manera, entiendo que este Nobel ha sido un reconocimiento a la lengua española.

Parece ser que a los únicos que no les ha gustado ha sido al ¿actor? Willy Toledo que suele estar en contra de todo y también al profesor que ya todos conocemos (muy conocido como “el gorrón” en Algeciras) y que quiere ser el novio en la boda, el niño en el bautizo y el muerto en el entierro y pensaría que el candidato debería haber sido él. Desgraciadamente para él mismo, vive amargado en esa su única labor en la vida que es la de criticar a todo el que no hace lo que él dice e, incluso, hasta al mismo Vargas Llosa.

Pero bueno a lo que iba porque no voy a perder mas tiempo con este personaje que lo único que es realmente suyo es su propio complejo de inferioridad que le hace creerse por encima del bien y del mal.

Este premio es también, como decía antes, un acto de reconocimiento a la lengua española, la lengua de las dos orillas, las dos orillas que hoy se sienten premiadas en la misma medida que debe sentirse Vargas llosa, que ha sabido acercarse no sólo a ellas con sus historias sino a todas las orillas de todos los países del mundo.

Pienso que este Nobel nos toca muy de cerca porque desde que en 1962 llegó a España para recibir el Premio Biblioteca Breve con su precioso libro “La ciudad y los perros” no ha dejado nunca de visitarnos y de recibir numerosas muestras de admiración y afecto por parte de instituciones oficiales o privadas y del público que se acostumbró a leerle en los periódicos y en las publicaciones españolas, a verle en televisión y, por supuesto, a leer sus libros que ha ido publicando en editoriales españolas a lo largo de todo este tiempo.

De alguna forma, mucho antes de conseguir la nacionalidad española, Mario Vargas Llosa ya era considerado por todos como un ciudadano más de este país que se ha sentido orgulloso de que nos hubiera elegido como compatriotas.

Peo como comentaba al principio de este artículo, este Nobel es también un reconocimiento a la lengua española. Y en este punto, quiero apostillar que es también un reconocimiento al Hispanismo de la otra orilla, de la de Marruecos, en la que durante muchos años un pequeño grupo de escritores conservaron el español como expresión de sus inquietudes literarias en unos momentos en los que escribir y publicar en español estaba casi perdido.
Hoy, afortunadamente, esto ha cambiado y existe un excelente plantel de escritores que escriben en español encabezados por mi amigo Ahmed Mohamed Mgara y por quienes le acompañan en esa antología hispano marroquí CALLE DEL AGUA, excelente trabajo de investigación en la que aparecen la mayoría de los hispanistas de Marruecos. Este Nobel es también un reconocimiento a ellos. El propio Vargas Llosa lo ha puntualizado: “Éste es un reconocimiento a la lengua que hablamos cientos de millones de personas”.

Pero si fuera de España no han faltado los elogios, en el interior hay zonas en las que la concesión del Nobel ha caído como un jarro de agua fría. “Los peores enemigos se encuentran entre los de nuestra sangre”, dijo alguien. El reconocimiento universal a Vargas Llosa, por ello, ha sido, además de justo, oportuno. El idioma español avanza triunfante. Los enanos sufren por esta grandeza. ¿Qué estarán pensando los que han sido multados, o corren peligro de serlo, por utilizar la lengua española en sus rótulos comerciales en Cataluña?
¿Qué papelón asumen los que utilizan intérpretes en el Senado? Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, “papelón” es la actuación ridícula de alguien.

Patricio González