17 julio 2010

Blas Infante


ESTE AÑO, A BLAS INFANTE LO HAN FUSILADO ANTES

A Blas Infante lo han fusilado antes este año. Lo han matado un mes y pico antes.
No es lo mismo nacer el 5 de Julio que ser fusilado la madrugada del 10 al 11 de Agosto. Pero el Parlamento de Andalucía decidió en Mayo por unanimidad que para honrar al “Padre de la patria andaluza” y “Presidente de Honor de la Junta de Andalucía”, era equivalente celebrar el acto institucional de homenaje en el aniversario de su fusilamiento en 1936 a hacerlo en la fecha de nacimiento de su pueblo de Casares en 1885. Así que, ni cortos ni perezosos, cambiaron la fecha aprovechando que este año coincide con el 125 aniversario de su nacimiento.

Blas Infante sigue siendo el mismo pero, curiosamente, este 5 de julio ha atraído de forma milagrosa a mucha más gente.
La jugada ha salido bien. Han acoplado la agenda, así no les parte las vacaciones y se evita, además, la molestia de tener que ir a Sevilla en pleno mes de Agosto. Así es mucho más cómodo, más fresquito y más apacible.
Ahora es políticamente correcto, más institucional, esa es la palabra. Lo otro, lo de antes era más primario, más rudimentario, con menos plebe, los discursos, incluso, se oyen mejor porque nadie molesta con gritos.

¿Alguien se imagina la que se podía liar este año en plena crisis y llevando a cabo el acto el 11 de Agosto en el kilómetro 4 de la carretera Sevilla-Carmona? Eso no estaría bien y aquí solo se trata de cumplir con Blas Infante con en los entierros, dando igual que se celebre en Agosto que en Julio. Mejor de esta manera porque así se adelantan unas semanas los discursitos y las ofrendas y ya no hay que ir en pleno mes de Agosto a ningún lado. Y para darle un poquito de salsa, se le nombra ahora Presidente de Honor de la Junta de Andalucía. Esto es así, cuando hay que justificar algo, se le hace un nombramiento y punto pelota, porque ¿A quién se le ocurre que lo fusilen un 10 de Agosto con la que cae en Sevilla por esas fechas? Y encima en esa explanada del Cortijo de la Gota de Leche donde hace mas calor todavía. Eso estaba bien para la transición, para cuando había que competir a ver quien era mas andalucista, pero ya no hace falta, ya tenemos autonomía y hace mucho calor.

Ahora solo hay que guardar las apariencias. Como cada 10 de Agosto, se fusila a Blas Infante pero sin necesidad de que nadie abandone el chiringuito de la playa.
Este fusilamiento un mes antes, es perfecto, más fresquito y menos inoportuno.

Luego cuando llegue Agosto, en el kilómetro 4 de la carretera Sevilla-Carmona ya solo irán los nostálgicos con sus banderas gastadas verde y blanca. Y cuando anochezca, el viento levantará una polvareda junto a la estatua solitaria de Blas Infante. Ese viento será el mejor homenaje porque a nuestro Parlamento un fusilamiento en Agosto le viene mal.

Patricio González

Renuncia....

Para los responsables de la AEMLE y para los que lo deseen saber…
Como cofundador de la AEMLE, he hecho mucho por la asociación. Siempre defendiendo los principios del intercambio cultural y hurgando en el saber de los demás para enriquecer nuestro legado nacional.
Pero visto que me he tenido que trasladar a otros lugares por obligaciones profesionales, ruego a los responsables de la AEMLE que quiten mi nombre de la lista de los miembros que conforman la Junta Directiva de la Asociación.
Ya que no puedo aportar absolutamente nada a dicha Asociación, considero que lo más apropiado es no seguir formando parte de ella.

Agradezco al señor Ahmed Mohamed Mgara que haya aceptado divulgar este mensaje, ya que no sabría hacerlo de otro modo, por ser un ignorante en informática.
Atentamente.

Mohamed Bouissef Rekab

04 julio 2010

Patricio González nos habla de los libros


HISTORIA DEL LIBRO Y LA BIBLIOTECA


Fue Eduardo D´Amicis quien escribió aquello de que “El destino de muchos hombres ha dependido de que en su casa paterna haya ó no haya habido una biblioteca “.

Realmente no hay nada más difícil y personal que una antología de libros. Y a mi me da la impresión de que alguien estuviera pidiendo a un médico, que no te conoce de nada, la lista de medicamentos que debes tomar.

Un libro hay que elegirlo como un amor, personalmente. Ir descubriendo, lentamente, qué autores le alimentan a uno. Con cuales se enriquece. Por ello, toda biblioteca auténtica tiene que ser como un autorretrato de su dueño.


Por eso un buen lector sabe que ha de irse quedando, cada vez , con menos volúmenes , pero más suyos . Lo que hace falta es que sean libros muy leídos, porque el que no soporta dos lecturas es que no merece ninguna. Y lo mismo que un amigo solo llega a serlo después de muchos años de trato, igual un libro: lo es cuando nos ha ido acompañando desde la juventud hasta la madurez.

Una buena lectura es un placer, pero también un trabajo. Y si el lector al leerlo, no pone, al menos , la mitad del esfuerzo que invirtió su autor en escribirlo , lo más probable es que los dos queden infecundos .

Qué gusto, en cambio, cuando la biblioteca es tu reino y puedes decir como aquel personaje de Shakespeare que renunciaba a una posesión : “Mi biblioteca es un ducado suficientemente grande .” Qué hermoso cuando tu biblioteca es la despensa y el hospital de tu alma. Cuando en ella te llenas de vida y te curas de las heridas del tiempo. Cuando se descubre que lo único malo de las bibliotecas personales es que uno no puede llevarlas consigo a la eternidad. Esperemos que arriba no falten esos libros que a uno le hicieron lo que es.
Patricio González