31 diciembre 2007

Homanaje a DJBILOU

HOMENAJE POSTUMO A:
Abdullah Djbilo

Por: dr. Chakyb Chairi

Paz sea con los reunidos aquí o lo hubieran deseado, aunque no pudieran venir, para homenajear la memoria del Profesor Abdullah Djbilo.
Para hablar de este hombre especial para muchos, me ubico principalmente desde la perspectiva del estudiante admirador, si bien pude conocerlo más de cerca apreciando sus cualidades humanas; eso si, estas oportunidades fueron bien escasas, si bien estuvieron repletas de expresiones significativas que dejan traslucir su iluminado corazón.
Cuando uno repasa los recuerdos se da cuenta de que es posible distinguir tres categorías al hablar de este admirable hombre. La propiamente humana, la faceta científica y la actividad laboral, a las cuales me remitiré a lo largo de esta alocución.

Así, expreso esta tarde unas palabras en homenaje póstumo al Profesor Abdullah Djbilo que en vida fuera respetado entre nuestra comunidad estudiantil y ahora más que nunca.
Abdullah Djbilo fue también escritor de vocación, investigador de cometido, hombre profundamente religioso; hombre honrado, digno y sabio.

Saludo antes que todo, en nombre de nuestra promoción a su respetable familia, compuesta por personas con principios éticos y valores morales; saludo también a los organizadores del acto acogido por la Asociación Tetuán Asmir, así como a los representantes de nuestra universidad, facultad, departamento, clase y promoción, agradeciendo a todos la magnitud y el apoyo que han dado a este acto, y reitero la bienvenida a los profesores, hispanistas e intelectuales que nos acompañan, así como a todos aquellos que han atendido esta invitación, y que –como nosotros– se han congregado aquí para hacer alegato de reconocimiento a este distinguido ciudadano y maestro.

El Dr. Abdullah Djbilo, además de investigador infatigable, profesional comprometido, se le percibía socialmente conservador, intelectualmente comprometido, literariamente humanista.
Ese humanismo emanaba de su dimensión personal que bien se cuidaba de reservar a un círculo muy reducido de amigos.
Así, respetaba y se hacia respetar. Tenía ese sentido de la libertad en que cumplía con sus obligaciones antes de reclamar sus derechos; Respetaba la pluralidad sociocultural, defendía la tolerancia y creía en el progreso.
Dotado de energía y eficacia, no era de sorprender que su espíritu de perseverancia, renovador y revolucionario, le hiciera luchar incansablemente hasta expirar sus últimos suspiros.
Como intelectual, maestro y –quise considerarlo así durante nuestros últimos encuentros en España– como amigo, predicó con su ejemplo. Su pensamiento, su palabra y sus recibieron el acogimiento de alguien que actúa inspirado por los principios.
La memoria que lega a su familia, a sus paisanos y conciudadanos, entre elos muchos de sus estudiantes, es la memoria de un hombre ejemplar.
Se le quería y se le respetaba, más que por su condición de catedrático, por las dotes que configuraban su inigualable personalidad, por su carácter apacible y noble, por su honestidad libre de ambiciones y de odios, y por ese prestigio moral que tanta estima le mereció entre los estudiantes.
Pero aparte de estas impresiones, el mejor denominador que puede atribuirse al Profesor Abdullah Djbilo y el cual lo convierte tan merecedor de esta modesta ceremonia, es el de haber sido un ciudadano correcto que actuaba con buenos modales reflejando una gran rectitud, modestia y entrega –exenta de codicias materiales o rencores personales–, acompañada de una envidiable reputación, de actuación justa y razonada, de vida sencilla y estoica, embebida de sólidas virtudes religiosas y democráticas, las cuales sirvieron de aleccionamiento en civismo, de gran afecto a la patria , de nobleza y de dignidad ciudadana.
Aun estando tan lejos, siempre estuvo acompañado de estas cualidades, de modo que sus días últimos debieron de ser una expresión de esplendor y serenidad.

Los que conocimos al Catedrático Abdullah Djbilo en la facultad y fuimos pupilos suyos, podemos afirmar el cariño que él sentía por la Literatura y por la docencia.
Paradigma de la educación, contribuyó a mantener la calidad de la enseñanza. Profesor de innumerables generaciones, nos ha dejado como legado sus enseñanzas; siempre doctas, siempre fundadas, siempre novedosas.
Su larga trayectoria universitaria fue conocida por ocupar una cátedra con responsabilidad, madurez, academicismo, por inquietudes científicas; por fundamento, innovación y fecundidad en su investigación que se plasma en una producción constructiva. Solo por los logros que en este sentido alcanzó, los hispanistas y los universitarios no podremos olvidarlo.
Nos queda también su obra como escritor y su esfuerzo intelectual orientado hacia lo humanístico. En todas sus páginas hay fe, ortodoxia exenta de fanatismo, aperturismo universal, algo parecido a ese cosmopolitismo que le gustaba ver Rubén Darío.
Si hablamos de la edición de sus producciones, podemos estar enumerando un largo listado de obras, pero no resultaría procedente sin explicar en que consiste el valor de cada una y qué aporta a la literatura y las ciencias humanas. Como lo que se pretende aquí incumbe aquí a su valor como persona, no corresponde a mi entrar en esos detalles que interferirían en la imagen del Doctor Abdullah Djbilo que estamos intentando aproximar. No obstante, citaré las dos obras que mas han influido en mí y en mi trayectoria investigadora, así como debería de ser en la de muchos estudiantes e intelectuales del Hispanismo.
Su libro, Diwán modernista. Una visión de Oriente, de las primeras obras escritas por un marroquí hispanógrafo publicadas en España y, además, por la prestigiosa editorial Taurus. Sin duda su lectura, me indujo a preocuparme por la visión que se tiene en le llamado “Occidente” de lo oriental, de lo africano o de lo árabe. Igualmente, me hizo ver el papel que tiene la literatura en difundir determinados estereotipos socioculturales. De ahí que decidí seguir esta línea investigadora, estimulada por el tratamiento del Profesor Abdellah Dbilou de esta cuestión.
Seguidamente, menciono su libro titulado Al-Andalus wa-l-asiratan fi-l-ibda´al-magribi al-hadit. Mujtarat shi´riyya, donde me interesé por el auge de la literatura andalusí en la Península en comparación con la literatura allí existente antes del S. XIII.


Durante su vida laboral, el Doctor Abdullah Djbilo dio variados ejemplos de su dedicación académica. Fue primero profesor, luego Vicedecano, para terminar sus días académicos como traductor, ejerciendo una diplomacia cultural en la medida que su condición se lo permitía si bien paso por el desempeño de otras funciones asi como asumió cargos de responsabilidad y honor.
Encarecemos la memoria del doctor Profesor Abdullah Djbilo, y expresamos nuestro testimonio de admiración al ilustre hijo del Hadd del Gharbia; a su decoro, conocimiento y vocación de servicio.
Fue la suya una vida paradigmática, cuyos trazos están impresos con letras hispanas y árabes en la cultura, la diplomacia y la educación de esta nación.
Como embajador cultural represento una imagen fiel de su país, de su sociedad, de su cultura, de su fe y de su gente mientras recorría otros horizontes y visitaba otras naciones.
Al retirarse del servicio público –si bien nunca se retiró del servicio a lo público- se consagró a ese dominio que tanto debía de atraerle desde sus inicios como hispanista.
Muchos debemos estarle agradecidos por labor adoctrinadora en lo hispánico: jóvenes escritores, investigadores, profesores y otros profesionales.
Era necesario un acto que hiciera vibrar en nuestros corazones el recuerdo de quienes, como profesores y enseñantes, fueron responsables de nuestra formación académica y científica, los mismos que con sus elocuentes lecciones y sabios consejos nos trazaron el norte para transitar con éxito los caminos de la Filología, donde nos hemos realizado, con capacidad, dignidad y honradez, valores que nos han acompañado en todas nuestras actuaciones profesionales y en el ejercicio de importantes y trascendentes funciones públicas, sociales y académicas.
Fue por ello qué asumimos esta hermosa y laudatoria iniciativa, de vivificar la memoria a una persona que simboliza ese selecto grupo de valiosos y doctos profesores que esculpieron en nosotros principios e iluminaron nuestra senda de conocimiento.
Independientemente de lo que pueda representar para nosotros Abdullah Djbilo, estamos viviendo un homenaje a alguien que merecedor por sí mismo tal distinción, ser un pionero del hispanismo, un experimentado catedrático y un ciudadano modelo, que nos ha dejado en herencia una obra que se ocupa desde la investigación hasta la traducción pasando por la creación literaria, una vida plena de meritos, imprimiendo para el futuro su impronta como académico competente, funcionario honrado, escritor de gran talento, comprometido y metódico; precursor docente, virtuoso de la lírica y creador; persona responsable y preocupado así como conciudadano preocupado por el bien de la sociedad yel progreso.
Estas y otras cualidades son aquellas que creo estamos llamados a exponer en aras de reivindicar un homenaje futuro en la universidad que no sea solamente consecuencia del afecto tan calido que guardamos en torno nuestro Maestro así como del sincero respeto que nos ha suscitado Abdul-lah Ybilo, sino también por reconocimiento de la institución que tanto le preocupó contribuyendo a su crecimiento con sus voluntad, entrega y dedicación de casi veinte años de trabajo intenso y fructífero.
Como alumno suyo que fui y fueron otros muchos en la Facultad de Letras y CC. HH. De Tetuán, somos testigos de su capacidad y conocimientos en la Cátedra de Literatura española, que regentó y, muy especialmente, de su peculiar manera de hacer llegar ese saber de manera precisa y constructiva contagiando a sus discípulos el conjuro de una expresión amena, inspiradora y creadora, casi un poema, haciendo de fácil comprensión los temas mas obtusos y enrevesados.
En otras palabras, el Profesor Abdullah Djbilo, no se limitó jamás, en el ejercicio de sus funciones de Maestro, en cumplir únicamente con trasvase de conocimientos científicos, sino que se ocupó también de presentarse como ejemplo desde su cometido, formando ciudadanos conscientes deontológicamente, aleccionados en servicialismo civil y con dignidad ciudadana. Consecuente con este modo de actuar y de ser, es su obra literaria.


No es mucho lo que puede agregarse al conjunto de impresiones derivadas de nuestra propia experiencia vivida con Abduláh Djbilo o la recogida desde otras textos y citas de aquellos que le conocieron bien y que nosotros no conocimos por experiencia propia ya que pueden sintetizarse en tres aspectos, cada uno en tres palabras. En la dimensión humana, reservado, modesto y creyente; en lo científico, facundo, erudito y pragmático; desde una perspectiva laboral, serio, orgulloso y entregado.
Espero haber alcanzado con estas palabras esbozar las virtudes de una personalidad que ha sido, sigue y actos como este deberían hacer que lo sea futuramente, un ejemplo moral, una musa literaria y un referente intelectual.
Al Profesor Abdullah Djbilo, a su familia, a sus colegas, el reconocimiento de un estudiante, en nombre de otros muchos, a una persona que dio ejemplo de cómo incidir desde lo académico en el porvenir de la sociedad y que nos dejó sin apenas despedirse ni darnos la oportunidad de expresarle nuestro agradecimiento por sus enseñanzas, pesada deuda intelectual con él.
Expreso a la viuda del Profesor Abdullah Djbilo, a sus hijos y familiares el renovado pésame.
Profesor Abdullah Djbilo, catedrático de Literatura, descanse en Paz yrecuerdo perpetuo a su memoria. (Rahima laho ustaduna)
Un discípulo del Profesor Abdullah Djbilo
27/12/2007

30 diciembre 2007

Djbilou, homenajeado.

La tarde noche del viernes 27 de diciembre 2007 tuvo lugar en el Salón de Actos de la Asociación Tetuán Asmir de la capital del norte de Marruecos un homenaje póstumo en recuerdo del alma del escritor recientemente fallecido Abdellah Djbilou.
El malogrado era uno de los más lúcido escritores marroquíes en español de todos los tiempos. Antólogo, traductor e investigador, dejó en las bibliotecas de varios países un gran tesoro bibliográfico.
En en acto tomaron parte eminencias como el dr. M'hammed Benaboud, escritor y profesor universitario; dr. Mohamed Bouiessef Rekab, profesor de la UNED de Ceuta y escritor hispanista; Paloma Fernández Gomá, poetisa española y directora de la revista transcultural "Tres Orillas"; dr. Chakib Chairi, gran intelectual tetuaní.
Asimismo, El Vice-Presidente de la Asociación Tetuán Asmir leyó una ponencia del dr. Fernando de Agreda Burillo, conocido arabista español, mientras que Ahmed Mgara leyó la que envió Mohamed Larbi Messari, diplomático e hispanista marroquí.
El entrañable acto fue presenciado por multitud de intelectuales de varias ciudades marroquíes y españolas.

Anales.

El tema Anales, de este día y que figura bajo esta agregación, fue extraído de Marruecosdigital.

Anales


Tercer número de la revista
Anales. Revista de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos”
La revista “Anales”, sobre estudios ibéricos e iberoamericanos, coordinada por Mohamed Abrighach y editado por el Departamento de lengua y Literatura Españolas de la Facultad de Letras y Ciencias de Agadir acaba de sacar su tercer número.
En esta ocasión, la revista, compuesta por más de 150 páginas, presenta artículos diversos de autores marroquíes y españoles, que muestra la intención de ser una publicación hispánica especializada en español que nace desde Marruecos, y la evidencia de que los hispanistas y el afán por crear una literatura marroquí en español están muy vivos hoy día.
Este número consta de siete artículos. De acuerdo con la línea editorial de la revista que se interesa primordialmente por la interculturalidad hispano-marroquí, el lector puede disfrutar de tres estudios que versan sobre temáticas diversas. En “La escritura marroquí en lengua española: de los fundadores a los creadores”, Abdellatif Limami (Universidad Mohamed V-Rabat) hace una presentación sinóptica de la trayectoria de la literatura marroquí escrita en castellano desde los años cincuenta hasta la actualidad cuando ya se consagra la labor de los escritores y su vocación escritural, mientras que, en “Didáctica del subjuntivo y de las preposiciones en la enseñanza secundaria de ELE en Marruecos”, Heliodoro Gutiérrez González hace un estudio lingüístico de los problemas que tiene el alumno marroquí en el aprendizaje del español, en especial, el empleo del subjuntivo y de las preposiciones. Su enfoque del problema se hace desde una perspectiva metodológica basada en la pragmática lingüística.
El artículo de José Luis Villanova (Universidad de Girona) titu-lado: “La ordenación territorial durante la época colonial española en Sidi Ifni (1934-1968)” trata, desde una óptica geográfica, el establecimiento y la dinámica que había seguido el sistema administrativo colonial español en Ifni, a afectos de los imperativos sociopolíticos y culturales de la zona desde la ocupación hasta fechas muy tardías. Los restantes artículos tratan la temática general de la filología española. Marco Kunz (Universidad de Bamberg -Alemania) hace en “Egocentrismo y escritura policéntrica: la inscripción del autor en Las Semanas del Jardín” una incursión perspicaz en la narrativa de Juan Goytisolo a base del análisis de la presencia textual del yo del autor. Por su parte, Khadija Chkirni (Universidad Ibn Zohr-Agadir) nos habla de la poesía colombiana en “Voces de la poesía colombiana”, mientras que Jamal Ouazourassen se empeña en su artículo, “El procedimiento distribucional en el análisis del discurso”, en demostrar la aplica-bilidad del modelo distribucionalista de Harris al discurso y, precisamente, al de la literatura.
La parte de recensiones es un breve intento de presentar las importantes publicaciones en español que se han editado en Marruecos estos tres últimos años en distintas universidades, todas ellas relacionadas con temas españoles y, en concreto, con las relaciones hispano-marroquíes y la visión del otro.
Como cierre, cabe decir que la revista “Anales. Revista de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos” agradece a la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Ibn Zohr de Agadir como a la Consejería de Cultura de la Embajada de España en Rabat “que se han honrado en subvencionar, igual que lo habían hecho en anteriores ocasiones, el presente número de la revista”.

Concurdo literario

PRIMER CERTAMEN INTERNACIONAL DE RELATOS CORTOS
“CUENTOS DEL ESTRECHO”

BASES:

1.-Podrán concurrir todas las personas que lo deseen , cualquiera que fuera su nacionalidad , siempre que sus obras sean escritas en castellano.

2.-Se establece un único premio de 2000 euros (Dos mil) y la publicación del relato en una edición de mil ejemplares que será presentado en Andalucía y Norte de Marruecos .
Igualmente , este premio conllevará la distribución del libro a través de diferentes librerías de España y Marruecos.

3.-Los trabajos deberán ser inéditos y no haber obtenido premio en ningún certamen literario. La temática deberá estar relacionada , de alguna forma , con las dos orillas del Estrecho y con una extensión no inferior a 25 folios ni superior a 30.

4.-Se presentarán tres originales mecanografiados a doble espacio y por una sola cara , firmados con nombre supuesto y acompañados de un sobre cerrado , dentro del cual figurará el nombre completo real del autor ó autora , así como su dirección y teléfono de contacto.

5.-Los originales serán remitidos al CENTRO DE COOPERACIÓN PERMANENTE CON EL MAGREB-EDIFICIO KURSAAL, AVENIDA VILLANUEVA Nº2, 11207 ALGECIRAS, indicando en el sobre PRIMER CERTAMEN INTERNACIONAL DE RELATOS CORTOS “CUENTOS DEL ESTRECHO”.

6.-El plazo de entrega de originales quedará cerrado el 28 de Marzo de 2008.

7.-El fallo del Jurado se hará público el día 23 de Abril, estando prevista su publicación para las ferias del Libro de Algeciras y Tetuán.

8.-El ganador ó ganadora , no podrá volver a presentarse , hasta pasados tres años.

PATROCINA:
OFICINA DE COOPERACIÓN DE LA JUNTA DE ANDALUCIA CON EL NORTE DE MARRUECOS.
DIPUTACIÓN DE CADIZ

Algeciras a 26 de Diciembre de 2007

Patricio González
Responsable de Cooperación con el Norte de Marruecos-Junta de Andalucía

28 diciembre 2007

Messari, en homenaje a Djbilou




تحية لروح عبد الله جبيلو

كما هو حال الموت دائما، كانت وفاة جبيلو مفاجئة. وكما هو الحال دائما، فإن وفاة رجل بمواصفاته، هي خسارة. وأيضا، وبسبب ذلك،أي أنها كانت مفاجئة، وأنها خسارة، فهي تحدث فراغا.

مفاجئة، لأننا كنا ننتظر منه أن يكمل المشوار. فقد كانت محطة مدريد في تصورنا لحظة، كنا نتوقع أن يعقبها استقرار، لمراجعة الأوراق، وتبييض المسودات، قصد إتمام جمل كثيرة فيها المبتدأ وينقصها الخبر.

علي أن الوفاة إلي جانب أنها كانت مفاجئة، لأنه " لا تدري نفس بأي أرض تموت "، فإنها كانت خسارة لهذه العائلة من المشتغلين بالشأن الإسباني، تليده وراهنه، حيث كنا نعول عليه أن يتابع تغطية الموضوعات التي انشغل بها، ليضيف إلي ما ينجزه زملاؤه في الجامعة، ما يغني به معارفنا.

بهذا المعنى فإن وفاته المفاجئة والتي هي في حد ذاتها خسارة، تأتي لتنبه إلي فراغ لن يملأه إلا هو، لأنه ملأ موقعا في عالم الدراسات الإسبانية، هو وحده الذي أحدثه ورسم معالمه.

دعوني أتوقف علي جانب من أعماله، هو الأنطولوجيات. وقد كتب أستاذه، وصديقنا جميعا، بيدرو مارتينيث مونطافيث، وهو يقدم كتابه عن " طنجة باب إفريقيا " : إن له ( أي جبيلو) تجربة راسخة، وكفاءة ملحوظة، في إعداد الأنطولوجيات، وهو حقل يتحرك فيه جبيلو بطلاقة، وبذوق متميز. وأنا أعرفه منذ مدة – يقول مونطافيث - منذ أن بدا يصقل تكوينه الأكاديمي في الجامعة الإسبانية، ليصبح مختصا في الدراسات الإسبانية. منذ ذلك الوقت تابعت مسيرته الأكاديمية باهتمام كبير، وذلك عن كثب. وأظن بتواضع أني ساهمت في حثه علي بعض الانشغالات المهنية والفكرية. وكما هو الحال لدى زملائه الآخرين جيلا وتخصصا، فإنه يقدر الثقافة الإسبانية ويذيعها. وهو جهد يتم تناسيه مع الأسف في إسبانيا، أو قل إن ذلك الجهد لا يلقى إلا اعترافا ضعيفا.

وحينما أثير أنا الانتباه إلي العمل الذي قام به في إعداد الأنطولوجيات، تحضرني هذه الأنطولوجيا عن طنجة، واذكر أيضا أنطولوجيته المشفوعة بنبذة تعريفية مفيدة، بعنوان ديوان الحداثة.
Diwan Modernista. Una Visión de Oriente .
وأذكر أيضا " الموضوع العربي في الآداب الإسبانية " وهو مؤلف وسع فيه النظر ليشمل كتاب العالم الجديد. Temática Arabe en las Letras Hispánicas

لقد عمل جبيلو علي إقامة الجسور بين المغرب والعالم الإسباني برمته، وكما هو الحال بالنسبة لهذه العائلة المولعة بالشأن الإسباني في المغرب، كان عبد الله جبيلو يعتبر أنه ملزم بدفتر تحملات إزاء العدوتين وما جاورهما، فكرا وروحا، ، وانتمى بعمق لكلا العدوتين وللعالم المرتبط بهما.

محمد العربي المساري
الرباط في 26 ديسمبر 2007

Homenaje a Abdellah Djbilou



Homenaje a Abdellah Djbilou*
(Tetuán, 27 de Diciembre 2007)



Abdellah Djbilou, el hombre


Ruego un minuto de silencio en respeto a la persona de nuestro llorado amigo Abdellah Djbilou (Que en Paz descanse).
Mi agradecimiento más firme y serio va a nuestro querido Ahmed Mohamed Mgara, alma de este encuentro para recordar a uno de los hispanistas más ilustres de Marruecos.
Agradezco a Tetuán Asmir su apoyo para que podamos reunirnos en sus dependencias y a todos los que se hallan presentes para conmemorar la vida de uno de nuestros conciudadanos que ha sido llamado por Dios Todopoderoso.
Generalmente, los fines de año nos sirven para resumir nuestros trabajos, para recordar a los amigos con felicitaciones, con los deseos de mejorar nuestros rendimientos… Y sin quererlo, también estamos abocados a recordar a nuestros amigos y familiares idos. A aquellos que de una manera u otra han participado de lo mismo que nosotros a lo largo de años, y que por los destinos de cada uno, se han tenido que ir al más allá antes que nosotros… A todos ellos nuestro respeto y nuestro recuerdo más profundo. Por nuestra parte, estamos aquí reunidos para rendir nuestro humilde homenaje a un hombre ilustre que ha ofrecido su esfuerzo y su vida a la docencia, a la creación y a hacer el bien entre sus semejantes.
En esta jornada, que deseo literaria, de creación de mundos y ficciones, estoy seguro que nuestro querido y llorado Abdellah Djbilou estaría muy contento de participar… A él, dedico, personalmente, mi participación y mi recuerdo; a sus familiares mi deseo de que Dios Omnipotente les colme de paciencia y que puedan superar este difícil momento con esperanza en el futuro; porque nuestro llorado Abdellah ha dejado tras sí lo que toda su vida deseó tener: un hijo. En él, en este futuro cierto, podremos ver la continuación de la insigne labor de Abdellah.
Para que tengan una dimensión mental de la gran personalidad de Abdellah Djbilou, les recuerdo que ha sido profesor del Departamento de Lengua y Literatura Hispánicas y Jefe del mismo, de la Facultad de Letras de Tetuán, ha sido Vicedecano de esta Facultad, después fue nombrado Encargado de las relaciones Exteriores del Rectorado de la Universidad Abdelmalek Essaadi, profesor en Arabia Saudita, Universidad del Rey Saud, en RIAD; Vicedirector de la Escuela de Traductores Fahd, de Tánger y últimamente con cargo de traductor en una Embajada árabe (Emiratos Árabes Unidos) en Madrid. Por lo tanto estamos hablando de una grandísima personalidad que ha demostrado a lo largo de su vida profesional una formación sólida y densa, reconocida por todos los que lo han conocido.
Abdellah Djbilou ha sido Miembro de la Unión de Escritores de Marruecos y de la Asociación Internacional de Hispanistas; en ambas ha ofrecido su labor de investigador en su más alto grado…
La historia de las personas permite que haya encuentros y desencuentros, que trabajemos juntos y que nos tengamos que separar… Personalmente, he tenido una formación paralela con Abdellah Djbilou: la primera vez que me senté en un pupitre en una universidad, fue junto a él, en la Universidad de Rabat… Después nos fuimos, también juntos, a Madrid para la formación postgrado y trabajamos juntos a lo largo de muchos años, en la Facultad de Letras de Tetuán.
En cuanto a la producción de Abdellah Djbilou, que Dios tenga en su Santo Seno, quiero recordar que fue el primero de los nuevos hispanistas en publicar en España un libro; él tuvo la valentía de presentar su Diwan modernista, en 1989, en Madrid en la Editorial Taurus, y se lo aceptaron porque era un excelente trabajo de investigación…
Subrayo aquí la importancia que tiene que Djbilou también ha publicado trabajos en árabe, lengua que conocía a las mil maravillas…
Más tarde, se dedica a la antología, en mundo en el que Pedro Martínez Montávez dice que:

“El profesor Djbilou, asimismo, cuenta con una probada experiencia y competencia en la preparación de antologías. Es un campo en el que se mueve con una soltura y un gusto especiales, manifiestos”. (Prólogo del libro Tánger, puerta de África, 1989).

En un trabajo que he publicado en el Anuario del Instituto Cervantes que se publica en Madrid, escribí en el 2005, sobre nuestro llorado amigo lo siguiente:

“Lo importante es que a los tres años, Djbilou vuelve a publicar otro libro y también esta vez en España. Esta segunda intentona (con la publicación de Tánger, puerta de África, Madrid, 1989), que también se corona con éxito, anima a los hispanistas marroquíes a plantearse la posibilidad de lanzarse a la publicación de sus trabajos. El excelente antólogo marroquí “vuelve a las andadas” y, para hacer verdad el dicho de “no hay dos sin tres”, publica en España su Miradas desde la otra orilla. Una visión de España (Madrid, 1992). Es el espaldarazo final para que los que están al acecho se atrevan de una vez por todas (…). La cultura marroquí encuentra en Djbilou a un excelente transmisor de sus valores más significativos”.

Seguramente otros ponentes les hablarán de la densa producción literaria de Abdellah Djbilou, mi misión es dejar constancia del hombre que fue y de la gran labor desarrollada en la sociedad.
Por eso quiero recordar que este hombre, oriundo de un pueblecito cercano a Asilah, Had El Gharbía, ha conseguido abrirse camino en el espinoso mundo de la creación literaria utilizando sus conocimientos y su abnegación; su profunda convicción de alcanzar sus objetivos basándose en el trabajo, la investigación y la responsabilidad de dejar para la posteridad un rico caudal sobre las relaciones de Marruecos con sus vecinos más próximos, sirviéndose de los contactos del pasado y del presente, de las personas.
En un artículo que ha publicado uno de sus amigos españoles más cercanos, Fernando de Ágreda Burillo, con ocasión de la triste despedida de nuestro querido Abdellah, nos cuenta que uno de sus amigos madrileños ha dicho que:

“Era muy cariñoso con sus amigos y su risa siempre flotará en el aire de Madrid”.

Estoy seguro que esa perenne sonrisa de Abdellah, su fuerte risa de hombre alegre, nos acompañará a lo largo de nuestra vida, porque para los que lo hemos tratado de cerca, él sigue aquí, contando sus dulces anécdotas y poniendo atención a las que le narramos a él…
La creación de un libro es el pasaporte indiscutible, indestructible para ser eterno en la tierra… Abdellah Djbilou ha escrito un buen número, por lo que, de modo imperecedero, su espíritu estará con nosotros siempre, perpetuamente…
¡Hasta siempre, mi querido amigo!
¡Nuestras vivencias compartidas siempre estarán presentes en mi alma!
Que toda su familia encuentre en estas palabras nuestro aliento y nuestro deseo de bienestar.
A todos los que han hecho algo para recordar a este gran hombre, en esta triste ocasión, mi profundo agradecimiento.
Descanse en Paz nuestro querido e inolvidable amigo.


Trabajo elaborado por Mohamed Bouissef Rekab
* Este texto fue pronunciado por el dr. Mohamed Bouissef Rekab, profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia de Ceuta, la tarde del 27 de diciembre en la sede de la Asociación Tetuán Asmir con motivo del homenaje póstumo al malogrado Abdellah Djbilou.

09 diciembre 2007

TRES ORILLAS


Organizada por la Asociación Tetuán- Asmir

y Cooperación Internacional de la Junta de Andalucía,

tendrá lugar el próximo viernes 14 de diciembre 2007

a partir de las 18 horas, la presentación del último número

de la revista transcultural "Tres Orillas".

El acto destacará por la presencia de la poetisa

Paloma Fernández Gomá, Directora de la revista,

y tendrá lugar en la sede de la Asociación Tetuán- Asmir,

Plaza 9 de abril - frente al Colegio Español Jacinto Benavente de Tetuán.

Esperamos vuestra presencia y aportación cultural.

Abu Kais

05 diciembre 2007

DJBILOU...LA ELEGANCIA.





RECUERDOS DE UN TIEMPO INOLVIDABLE:
ABDALLAH DJBILOU,
EN LA TRISTE DESPEDIDA

Llega la noticia como un rayo: Abdallah Djbilou ha fallecido en Madrid a causa de un cáncer de pulmón del que se estaba tratando en estos meses. La noticia de la muerte de un amigo nunca nos deja indiferentes. Especialmente cuando es tan repentina e inesperada.
Me dicen que le diagnosticaron la enfermedad el pasado mes de diciembre, al regreso del viaje de peregrinación a La Meca. No deseaba comentarlo con nadie (recuerdo ahora que nos cruzamos cerca del Café Comercial y me extrañó que no se parase a saludarme) que no fuera el pequeño grupo de amigos más próximo, ¡qué tristeza debió de sentir al comprobar que era tan grave el mal que le aquejaba! Su esposa, quizá vivan sus padres, su hijo ,Aymán, pequeño todavía, estarán pasando los días más penosos.
La noticia llega poco a poco: leo en Internet el eco de la mala nueva , las condolencias, el pesar de sus colegas: “era muy cariñoso con sus amigos y su risa siempre flotará en el aire de Madrid”, me decía uno de ellos.
Mis recuerdos de Abdallah Djbilou («el pequeño montañés», sería el significado de su apellido) empiezan a brotar: recién llegado al Centro Cultural Español de Fez, en 1974, allí estaba él, como profesor de la Facultad de Letras de Dhar El Mahréz, en aquella ciudad. Tiempos inolvidables de colaboración y de primeros encuentros: asistí a su charla en el Departamento de Español, por su invitación, sobre La busca, la novela de Pío Baroja en la que estaba interesado. Nos animaba la idea de establecer una buena relación entre el Centro Cultural Cultural, el actual Instituto Cervantes, y la Facultad de Letras, y en concreto, con el Departamento de Español.
Eran tiempos diferentes: los profesores del departamento eran en muchos casos cooperantes franceses (Jean Pierre Paute, Marie Antoinette Nadeaud, Pierre-Luc Abramson y otros cuyo nombre iré recordando, Mohamed Melehi y, poco después. Fanny Rubio y Bernabé López García; y lo mismo ocurría en Rabat, donde trabajaban José Antonio Anguiano, Emilio Náñez, Rodolfo Gil y Ramón Lourido, junto a varios profesores franceses, Bernard Loupias por ejemplo, cuyo interés se centraba especialmente en los temas de América Latina, como a ellos les gustaba nombrar. Entre los marroquíes estaban Aziza Bennani y Simón Levy.
Djbilou, que había terminado su licenciatura en la Universidad Mohamed V de Rabat, en 1973, ya tenía la idea de trasladarse a Madrid, para preparar su tesis doctoral en la Universidad Autónoma, como así ocurrió. Allí encontraría a buenos profesores y compañeros con los que trabaría una estrecha amistad: Bernabé López García, Alberto Gómez Font, etc.

Mohamed Bouissef Rekab, amigo común y colega de Djbilou en la Universidad de Tetuán, publicó en 1997 la antología dedicada a Escritores marroquíes de expresión española: el grupo de los 90, patrocinada por la Asociación Tetuán Asmir , la Consejería Cultural de la Embajada de España y el Instituto Cervantes de Tetuán. En ese grupo de doce escritores figuran varios nombres que hemos conocido en ocasión de encuentros y coloquios: de Abdallah Djbilou ofrece los datos biográficos oportunos: nacido en Suk el Had el Garbía, a unos kilómetros de Arcila, cerca de Tánger, en 1953, doctor por la Universidad Autónoma de Madrid en 1981; catedrático de Literatura Española en la Facultad de Letras de Tetuán y jefe del Departamento de hispánicas de la misma; vicedecano de dicha Facultad; encargado de las Relaciones Exteriores del Rectorado de la Universidad Abdelmalek Essaadi. Director adjunto y profesor de la Escuela de Traducción de Tánger.
Se puede añadir su condición de miembro de la Unión de Escritores de Marruecos y de la Asociación Internacional de Hispanistas. En estos años últimos fue profesor en la universidad Rey Saud, de Riad, en Arabia Saudí. Luego se jubiló de la docencia y residía en Madrid donde trabajaba como traductor en la embajada de los Emiratos Árabes.
También podemos encontrar noticias de Djbilou en las obras de Mohamed Chakor y Sergio Macías: Literatura marroquí en lengua castellana. Prólogo de Alfonso de la Serna. Madrid, Magalia, 1996; y del mismo Chakor: Encuentros literarios:Marruecos-España-Iberoamérica. Madrid, CantArabia, 1987.

Entre sus publicaciones hay que destacar su labor como autor de varias antologías, «campo en el que se mueve con una soltura y un gusto especiales, manifiestos», como bien ha destacado el profesor Pedro Martínez Montávez en el prólogo de uno de sus libros: Tánger, puerta de África. Madrid, 1989.
En esta hora de la despedida no puedo dejar de destacar sus muchas cualidades, su simpatía manifiesta, su generosidad (conservo casi todos sus libros con cariñosas dedicatorias), que nunca olvidaremos. En la pérdida de un amigo tan joven siempre se piensa en sus virtudes, en la obra realizada, y añoramos el tiempo que compartimos y los proyectos que deja pendientes: ojalá que su antorcha no se apague y se puedan continuar, que necesitamos amigos y profesores como él, “en las dos orillas».
Seguimos repasando las páginas citadas del libro de Bouissef y, en concreto, las que se refieren a la obra de Abdallah Djbilou: «“la cultura hispánica encuentra en él a un notable valedor y trasmisor»”. según nos dice.
El primer libro de Djbilou fue el Diwán modernista. Una visión de Oriente, publicado en Madrid, en la editorial Taurus, colección “Temas de España”,dirigida por José M.ª Díez Borque, en 1989. Pudo ser, quizá, el tema de su tesis doctoral.

De 1988, no obstante, data su antología: Al-Andalus wa-l-asiratan fi-l-ibda´al-magribi al-hadit. Mujtarat shi´riyya, se publicó en Tetuán, en 1988, con prólogo de Muhammad Al-Kittani.
Otros títulos que merecen destacarse son:
Tánger, puerta de África. Antología de textos literarios hispánicos 1860-1960. Madrid, Quinto Centenario, AL-ANDALUS-92, ICMA (AECI) y CantArabia, 1989. Prólogo de Pedro Martínez Montávez.
Miradas desde la otra orilla. Una visión de España. (Antología de textos lite- rarios marroquíes actuales), Madrid, Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe, AECI, 1992.
Temática árabe en las letras hispánicas. Tetuán, Facultad de Letras, 1996.
Crónicas del Norte. Viajeros españoles en Marruecos, Tetuán-Asmir, 1998.
Como traductor, otra faceta de nuestro autor, destacaremos:
El pan desnudo, la famosa novela autobiográfica de Mohamed Chukri. Ma-
drid, Debate, 1996.
Cuentos de Arabia. Colección Algarabía Narrativa. Edición en colaboración con Abdulaziz Al Sebail. Cádiz, Quórum editores, 2005.
Diwan marroquí: en torno a Granada y a García Lorca. Revista Posdata, de Artes, Letras y Pensamiento. Murcia. Prólogos de Rodolfo Gil Grimau y Sorén Peñalver.
Florilegio poético sobre Al-Motamid. Tetuán, Asociación Marroquí para los Estudios Andalusíes, 2005.
He encontrado una referencia a un estudio de Djbilou que no he podido localizar. Su título es: Las coplas del peregrino de Puey Monzón. Un viaje a La Meca en el siglo XVI, publicado por el Centro Rey Faysal, en 2004.

Participó en congresos y obras colectivas relacionadas con temas marroquíes, así como sobre el hispanismo especialmente, por ejemplo:
Literatura y pensamiento marroquíes contemporáneos. Madrid, Instituto Hispano-Árabe de Cultura, serie “Antologías nacionales”, nº 3, 1981.
Percepciones y representaciones del Otro: España-Magreb-Asia en los siglos XIX y XX. Universidad de Tokio, editado por Grupo de Materiales Impresos/Hirotaka Tateishi, 2006 (incluye dos artículos de Djbilou: « Oriente, Marruecos en la visión del Modernismo y de la Generación del 98», y «España vista desde Marruecos».
La traducción y la crítica literaria. Actas de las Jornadas de Hispanismo
Árabe. Madrid, Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe, AECI, 1990.
De Cervantes y el Islam. Edición de Nuria Martínez de Castilla y Rodolfo Gil Benumeya Grimau, Madrid, Sociedad Estatal, 2006
Van llegando más recuerdos en estos días de emoción, algunos personales, otros relacionados con los temas que compartíamos: a veces surgía el desacuerdo como es de esperar en una estrecha amistad; otras vencía el mutuo interés por difundir los puntos de contacto entre nuestros mundos, para destacar lo mejor de la proximidad en tantos aspectos que no podemos ignorar.
¡Hasta siempre compañero del alma, mi entrañable amigo Abdallah Djbilou, cuántos buenos momentos hemos compartido que quedaron reflejados en las fotografías que nos hicimos en Fez, especialmente!

Fernando de Ágreda
Madrid, a primeros de Noviembre del 2007

28 noviembre 2007

COOPERACION.



“LA ACCION EXTERIOR DE ANDALUCIA Y EL DESARROLLO LOCAL”




Noviembre 2007
PATRICIO GONZALEZ

El artículo 245 del Estatuto de Autonomía de Andalucía , de acuerdo con nuestra propia Constitución , nos habla de los principios de solidaridad y dice textualmente que :EL PUEBLO ANDALUZ PARTICIPA DE LA SOLIDARIDAD INTERNACIONAL CON LOS PAISES MENOS DESARROLLADOS PROMOVIENDO UN ORDEN INTERNACIONAL BASADO EN UNA MAS JUSTA RESDISTRIBUCION DE LA RIQUEZA. LA COMUNIDAD AUTONOMA DE ANDALUCIA DESPLEGARÁ ACTIVIDADES DE COOPERACION AL DESARROLLO EN DICHOS PAISES , DIRIGIDAS A LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA , LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS Y LA PROMOCION DE LA PAZ Y LOS VALORES DEMOCRÁTICOS , PARTICULARMENTE EN IBEROAMERICA , EL MAGREB Y EL CONJUNTO DE AFRICA.
Y SERAN DE OBJETO PREFERENTE LAS POLITICAS DE COOPERACION AL DESARROLLO CON PAISES VECINOS Ó CULTURALMENTE PRÓXIMOS, Ó QUE SE CONCIERTEN CON ESTADOS RECEPTORES DE EMIGRANTES ANDALUCES Y ANDALUZAS Ó DE PROCEDENCIA DE INMIGRANTES HACIA ANDALUCIA.


Había un agricultor, cuyo maíz siempre había obtenido el primer premio en la Feria del Estado. Y tenía la costumbre de compartir sus mejores semillas con todos los demás agricultores de los contornos.

Cuando le preguntaron por qué lo hacía, dijo:”En realidad , es por puro interés. El viento tiene la virtud de trasladar el polen de unos campos a otros. Por eso , si mis vecinos cultivasen un maíz de clase inferior , rebajaría la calidad de mi propio maíz . Esta es la razón por lo que me interesa enormemente que sólo planten el mejor maíz”.
Esta parábola refleja perfectamente el sentido de lo que quiero expresar.

Las dos orillas del mar que durante siglos sirvió para el intercambio y la alianza de civilizaciones, viven uno de los momentos más difíciles y , a la vez , más ilusionantes de su historia .
Uno de los momentos más difíciles, por la compleja situación que provoca la diferencia en niveles de renta , que en la cuenca mediterránea es la más significativa de todas las existentes en las fronteras exteriores de la Unión Europea.
Esta diferencia genera injusticias, desigualdad en el acceso a determinados niveles de bienestar, así como expectativas para alcanzar mejores condiciones de vida en la otra orilla dentro de las poblaciones más desfavorecidas , a veces con trágicas consecuencias.
Una situación que , entre civilizaciones que han estado conviviendo durante siglos y que se han impregnado mutuamente de valores y sabidurías comunes , puede conducir a un distanciamiento cultural forzado por condicionantes socioeconómicos. Sin la movilidad de mujeres y hombres y la reciprocidad de intercambios, no es posible edificar una verdadera sociedad civil mediterránea sobre el modelo de Europa.
Un momento ilusionante, desde la profunda convicción de que la cordura y la sensatez forman parte del patrimonio de las culturas y la ciudadanía de ambas orillas y que , por tanto , es posible e indispensable , encontrar las claves para la convivencia en paz , combatiendo la pobreza , propiciando la justicia y mostrando al mundo por qué el mediterráneo ha dado tanta historia a la Humanidad.

A esa esperanza contribuye la novedosa presencia de agentes sociales y políticos que, más allá de los Estados , han incorporado en sus respectivas agendas la prioridad del encuentro entre los pueblos , con la cooperación sincera y abierta y el desarrollo sostenible como claves para dicho encuentro.

La experiencia de los últimos años ha demostrado la gran capacidad y vitalidad que las colectividades y gobiernos locales , como instituciones más próximas a las ciudadanas y ciudadanos , tienen para generar iniciativas concretas , que faciliten el intercambio de experiencias e instrumentos dirigidos a alcanzar un adecuado nivel de desarrollo local , humano y sostenible.
Esa capacidad va de la mano, además , de los representantes de la sociedad civil de ambas orillas , de otros niveles de la Administración Pública de los Estados y de la propia Unión Europa , así como con los programas de Naciones Unidas de apoyo a las redes territoriales de cooperación descentralizada.

Dicha experiencia ha mostrado , igualmente , que la acción coordinada de diferentes agentes para la cooperación , complementando con su apoyo la labor de las instancias públicas y privadas del territorio , ha demostrado generar programas de apoyo al desarrollo local y gobernabilidad más coherentes , eficaces y eficientes. Los programas que adoptan un enfoque territorial y local permiten una mejor complementariedad entre sus actuaciones, incrementando el impacto de los mismos en la realidad y entorno concreto de las personas.

La cooperación descentralizada debe ser, por tanto , un complemento de planificación estratégica del territorio y , con ello , articularse en torno a las necesidades concretas y perentorias de las personas , evitando la generación de proyectos de cooperación bienintencionados pero alejados de las demandas más acuciantes y , a menudo , estratégicas para un desarrollo equilibrado y sostenible.

Por otra parte, los últimos años también han demostrado la importancia que el desarrollo local sostenible tiene en la lucha para la erradicación de la pobreza y en la generación de empleo, riqueza y bienestar personal y colectivo, así como en impulsar el respeto al medio ambiente y la mejora de las condiciones sociales , desde una participación en igualdad de condiciones de mujeres y hombres . El desarrollo local está vinculado al fortalecimiento del papel de las administraciones más próximas a la población, a la articulación de tareas públicas y privadas y al creciente papel que las empresas y el ámbito asociativo comúnmente denominado tercer sector, deben asumir en tareas de corresponsabilidad social.

El desarrollo local, en los planos urbano y rural , humano y sostenible , económico y social, ha demostrado ser una herramienta poderosa , eficaz y eficiente para potenciar la inclusión social , la lucha contra la desigualdad y para afianzar a los pueblos en su territorio , generando condiciones de vida que eviten la triste y dolorosa diáspora de las personas en busca de mayores y mejores oportunidades de vida.

A todo lo anterior cabe sumar la aparición de nuevos escenarios institucionales, políticos y sociales que llevan a la consolidación de este momento ilusionante para convertirlo en un estadio permanente. Aquellos de mayor trascendencia para el impulso de la cooperación descentralizada sostenible son:

1.La definición de una nueva política de proximidad y vecindad de la Unión Europea , que representa un nuevo paso , más firme , para el acercamiento a los países vecinos de la ribera sur del Mediterráneo. Esta nueva política de vecindad constituye una oportunidad que no podemos perder para construir un puente que colabore a generar un clima de paz y de bienestar en la cuenca mediterránea. Las colectividades y los gobiernos locales, en sus diferentes niveles , son una pieza indispensable para llevar a cabo las iniciativas impulsadas desde la Unión Europea y sus órganos de gobierno.

2.-Los ocho objetivos de las Metas del Milenio aprobadas por todos los Estados del mundo promueven una “alianza para el desarrollo que enfrente el hambre, la pobreza , el analfabetismo , el SIDA , las desigualdades entre mujeres y hombres , y la eliminación de reglas comerciales penalizantes para los países en desarrollo”.
Desde mi opinión , entiendo que es necesario trasladar la convicción de que los pueblos del Mediterráneo quieren vivir en armonía y que , por tanto , estamos obligados a realizar el máximo esfuerzo para conseguirlo , sin escatimar recursos y con la tolerancia como bandera , a través de la cultura de la paz y del diálogo.
Igualmente, quiero trasladarles la convicción de que la cooperación descentralizada, la protagonizada por e impulsada por los gobiernos y colectividades locales , tiene una gran vitalidad y sobrada capacidad para llevar a buen fin , programas concretos de desarrollo sostenible , de intercambio y de gestión eficaz y eficiente de los recursos públicos y privados.
Desde las colectividades y gobiernos locales tenemos que reafirmar el compromiso de colaboración y aportación financiera en el ámbito de la cooperación descentralizada, a través de nuestros propios recursos y siguiendo las recomendaciones realizadas por Naciones Unidas al respecto.

El trabajo sobre un “proyecto territorial participativo” es un instrumento que, apoyado desde la cooperación internacional, posibilita la generación de competencias que permitan animar y gerenciar adecuadamente el desarrollo sostenible.
El desarrollo local basado en este “proyecto territorial participativo y sostenible”, puede ser un medio de lucha preventiva contra las migraciones forzadas, así como un mecanismo de impulso a la participación de la sociedad civil , con especial atención al colectivo femenino , como agente de cambio significativo e indispensable.

Por último, es necesario hacer un llamamiento a toda la comunidad mediterránea, destinado a encontrar la solución a los conflictos que empañan de dolor ambas orillas y reivindicar la capacidad para tender lazos y puentes desde las ciudades, las provincias y los departamentos , que ayude a generar el diálogo de paz , al encuentro de culturas , a la erradicación de la intolerancia , allí donde todavía no ha sido posible.

27 noviembre 2007

Traduccioes.

A TRAYECTOTRIA BLOG DE LOS HISPANISTAS DE TANGER
viene de publicar un interesante artículo que les ofrecemos.
"La Verdad es Revolucionaria y La Mentira es Reaccionaria" (A.Gramsci)"Nada es más necesario que la ...
hassan-elhabti.blogspot.com/
Ayudas a la traducción al árabe concedidas a las editoriales marroquíes en 2007

A continuación, se presenta un listado de las obras literarias o científicas de autores españoles con subvenciones públicas para fomentar la traducción al árabe, correspondientes al año 2007.

Según la Orden Cul/3231/2007, del pasado 29 de octubre, se conceden subvenciones públicas en régimen de concurrencia competitiva para el fomento de la traducción y edición, en cualquier lengua extranjera, de obras literarias o científicas de autores españoles, correspondientes al año 2007.-
El libro Marruecos Político, de Bernabé López García, ha sido traducido por Badia El Kharrazi, dentro de la editorial Az-Zaman, (Rabat), y se ha concedido 3.500 euros por parte de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas de España.
-Historia secreta de Annualm de Juan Pando, ha sido traducido por Sanae Chairi, también para la editorial Az-Zaman, con una ayuda de 4.000 euros.
-El libro de la directora de Casa Árabe, Gema Martín Muñoz, titulado Marroquíes en España, estudio y su integración, ha sido traducido por Kenza El Ghali, con una subvención de 2.000 euros.
-También El Ghali ha traducido la obra En el barranco del Lobo. Las guerras de Marruecos de Maria Rosa de Madariaga, para las ediciones Al Ghani, con una ayuda económica de 5.000 euros.
-Los Reinos de Taifas y las Invasiones Magrebíes (Al-Andalus del XI al XIII), de María Jesús Viguera Molins ha sido traducido para la editorial Editions&Impresiones Bouregreg (Rabat), por Mostafa Ammadi, con 4.000 euros de subvención.
[i]Hoy es niebla de José Ramón Ripoll ha recibido 2.000 euros para la traducción en la editorial Litograf (Tanger) por Khalid Raissouni.
-Driss Jebrouni ha traducido para la misma editorial tangerina los clásicos La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca, y Platero y Yo de Juan Ramón Jiménez, con 2.500 y 2.000 euros de ayuda económica respectivamente.
-Así mismo han sido traducidos en Litograf por Mohamed El Messari los libros La Estrella de Sevila y la obra de Leandro Fernández de Moratín El Sí de las niñas mediante una subvención de 2.500 y 2.000 euros respectivamente.
-Finalmente, se ha destinado 2..000 Y 6.500 euros a las obras El libro tras la duna de Andrés Sánchez Robayna, y Obras escogidas de Federico García Lorca, para la traducción de Khalid Raissouni para la editorial tangerina Litograf.(24/11/07)

21 noviembre 2007

Soledad Gibert y Abdellah Djibilou


UN HOMENAJE Y UN RECUERDO PARA DOS

INTELECTUALES UNIVERSITARIOS DE CALIDAD:

Soledad Gibert y Abdellah Djbilou.



Por: Rodolfo Gil Benumeya Grimau

Pretendo con este escrito ofrecer un pequeño homenaje, fuera del ámbito de las universidades, a dos universitarios de excepción, española y marroquí, ambos pertenecientes al amplio, curioso y eficaz campo del arabismo y del hispanismo interunidos que ha ido afianzándose en estas últimas décadas. Ambos se nos han ido, y ambos nos han dejado cariño, respeto, huella interna como personas, como maestros y compañeros.
Soledad, en palabras de la catedrática María Jesús Rubiera, “fue la última discípula directa en literatura andalusí de Emilio García Gómez y al menos en la Complutense, enseñó algo más que el árabe de primero (Posiblemente también en Barcelona). Ella nos enseñó- a muchas generaciones- con Elías Terés, Literatura Árabe, y también paleografía y lo que puede resultar más sorprendente para algunos, árabe andalusí. Fue una excelente profesora e investigadora, además de una extraordinaria persona. Me honro ser una de sus discípulas” . “…Agradecida por todo lo que me dio y contenta de haberla conocido –dice Mª. Victoria Aguilar- Me enseñó a leer árabe, con el cuento de la babucha de la mala suerte[1]. ¡Eran unos tiempos aquéllos! Aunque no recibió ningún doctorado honoris causa, dejó una huella imborrable en muchos de nosotros. Su generosidad, su sonrisa, su dulzura, su profesionalidad y sencillez a la vez seguirán vivos”.

He traído estas dos opiniones como una muestra. Creo con toda sinceridad y convicción que esto es lo que pensamos, de ella, de su personalidad y magisterio, todos los que fuimos sus alumnos y sus discípulos; que, en definitiva, todos –españoles, árabes y de otras procedencias- somos discípulos de su buen hacer, de su buen estar y bello talante.
Tradujo e introdujo el Diwan de Ibn Jatima de Almería: (poesía arábigoandaluza del siglo XIV), junto con otros estudios sobre la poesía andalusí siguiendo el camino de García Gómez, Fue una colaboradora asidua y minuciosa de la revista Al Andalus y compartió su vida con el historiador, también arabista y académico Joaquín Vallvé, ligado por su parte a la labor de intercambio cultural e hispanista en el mundo árabe. La labor docente de Soledad Gibert Fenech, su ejemplo vital, sus conocimientos, su trabajo de investigación son una herencia de buena intelectualidad y del mejor diálogo con el mundo árabe y musulmán, que conviene conocer.
Es en este mejor de los diálogos y en el buen hacer intelectual donde está Abdellah Djbilou, que también nos ha dejado con incredulidad y pena, con un recuerdo agridulce e igualmente con el ejemplo de su tesón, su sencillez y su bondad. Su inteligencia siempre atenta. Su conducta. Djbilou ha sido un catedrático marroquí, originario de los alrededores de Tánger, al que tuve la fortuna de conocer y enseñar en su etapa de alumno en la Universidad de Rabat, y de tratar de modo asiduo en sus fases de doctorando en la Universidad Autónoma de Madrid –durante la cual colaboró conmigo en una obra- de Profesor en la Universidad de Marrakech, de catedrático y Vicerrector en la Universidad de Tetuán, y por último en Tánger. Estuvo unos años enseñando en las universidades saudíes. Ha sido un excelente hispanista que ha prodigado su maestría un poco por todas partes.
Como ensayista marroquí dentro del hispanismo árabe está en la primera fila de los autores magrebíes de expresión española, realidad literaria y cultural que ha tomado entidad en los últimos veintitantos años, con un excelente idioma y un análisis intenso de los temas; una buena traducción de los textos si los hay. Ha trabajado en la temática. árabe en las letras hispánicas, las ‘miradas desde la otra orilla’, los aspectos del mundo musulmán en el Quijote de Cervantes, incluso en la literatura saudí…
Pero ha sido mucho más. Ha sido, como lo fue Soledad en su campo, una persona de diálogo, de comprensión y de atención; un intelectual “hispanoárabe” de rigor, que crea referencia no sólo por sus escritos sino por su sola presencia activa en esta sociedad nuestra, mixta, familiar e intercambiable al sur y al norte del Mediterráneo.
Esperemos que, a tenor de sus ejemplos, sigan surgiendo y trabajando otros muchos más -aunque no es fácil- que los necesitamos y no solamente en el terreno de las letras sino en el de las ideas, la visión clara de las sociedades humanas y la buena adaptación al orbe global en el que hemos entrado.
[1] Un cuento de Ğehá, de las Crestomatías de árabe que durante tantos años se usaron en la Universidad Complutense para el primer aprendizaje del idioma.

18 noviembre 2007

بسم الله الرحمن الرحيم يَا أَيَّتُهَا النَّفْسُ الْمُطْمَئِنَّةُ ارْجِعِي إِلَى رَبِّكِ رَاضِيَةً مَّرْضِيَّة

فَادْخُلِي فِي عِبَادِي وَادْخُلِي جَنَّتِي صدق الله العظيم


انتقل الى عفو ربه السيد محمد لمنور القنشيدي والد الزميل الصحفي لطيف كاسيدي
الاحد 8 دو القعدة 1428 الموافق 18 نونبر 2007
تغمد الله الفقيد بواسع رحمته والهم اهله وذويه جميل الصبر والسلوان وأسكنه فسيح جناته
وإنا لله وإنا إليه راجعون
Con triste pesar, recibimos a través de nuestro amigo Sid Ahmed El Khoumsi la triste noticia del fallecimiento hoy en Tetuán del señor Mohamed Mnouar Kanchidi, padre de nuestro compañero y amigo Latifo Kassidi.
Con este triste motivo queremos transmitir nuestro más cierto pésame a nuestro querido Latifo así como al resto de la familia.
Dios es Magnánime.

10 noviembre 2007

Literatura marroquí en español


Según hemos hablado y comentado varias veces,el hispanismo literario marroquí posee detractores cuyo número va en aumento.
No somos españoles, sino marroquíes que confiamos en poder unir vínculos a través de este idioma cervantino que es universal y no elitista como confirmó últimamente una fascista renegada tras el 75. Los marroquíes que escribimos en español poseemos nuestra dignidad y es la honradez con los demás lo que más nos distingue. Allí están nuestras intervenciones en Jornadas; Coloquios, Congresos y conferencias en la Península testificando que no somos producto de artificios y que no hemos salido de ninguna chistera.
Allí están, también, las antologías dedicadas a los marroquíes o a temáticas diversas con inclusiones de marroquíes; allí está el interés de los medios de difusión peninsulares por nuestra producción y por nuestra opinión respecto a temas de actualidad; allí está el interés de muchas universidades españolas por nuestra aportación el hispanismo universal.
Por todo lo anterior y por otros motivos convincentes nada ni nadie podrá movernos del altar de nuestros ideales humanos e intelectuales. debemos seguir fieles a nuestros principios y no tener en cuenta las insignificantes provocaciones que se están difundiendo los últimos meses hacia todo lo expresado en español por parte marroquí. Quienes intentan boicotear nuestra participación en las actividades no deben conseguir sus propósitos pese a haberlo conseguido, en parte, hasta ahora.
Es cierto que nosotros, los escritores marroquíes, no poseemos los niveles de un Cela o Márquez, por ejemplo, pero alguno resaltará y nos dignará a todos-tarde o temprano- con logros de altos vuelos. Confiemos en "nuestro gremio" y no dejemos de creer en la amistad hispanomarroquí en la que, me consta, todos nosotros creemos desde nuestros albores por vocación natural y desinteresada.
Que los enemigos del hispanismo marroquí nos dejen en paz! Este debe ser nuestro objetivo aunque se trate de "portales" financiados por la Administración española dedicados a foristas intelectualmente adolescentes y sin perspectivas de crecer.
No quiero terminar éstas líneas sin recordar la gran labor desplegado por Paloma Fernández Gomá desde que nos permitió a muchas construir un puente sobre esa calle del agua que es el Estrecho y "arribar a la Bahía" en un melodioso y exitoso encuentro.
Tampoco me puedo olvidar de mi amigo Pepe Sarria, amigo a quién conocí en Jimena donde compartí con él mesa para volverlo a hacer en Fez y en Tetuán. Hombre de grandes y altivos valores que nos ha ofrecido a muchos marroquíes la posibilidad de participar en ese "paraíso del Andalus" en Entreríos. Creo que pocos sabrán más que yo lo que sufrió y padeció José Sarria para sacar a la luz esa joya.
Ni de Carmelo Pérez Beltrán que se esforzó para confirmar la presencia de la literatura marroquí en español en el escenario de la expresión en español.
Por último y con tristeza, les debo decir que siento tristeza y melancolía por no poder enviar ésta carta al amigo de muchos que nos acaba de sorprender con su fallecimiento allá por los madriles. Abdellah Djbilou merece nuestra oración por su alma.
Saludos cordiales.
ahmed mgara

16 octubre 2007

Cervantes a lo moruno


"Juan Dominguez Lasierra" jdominguez@heraldo.es


EN SACO ROTO
"Aventura cervantina"
por Juan Domínguez Lasierra
13/10/2007


Entre las personas que me saludan en el Zentrun de Ibercaja está un coronel que me habla de Melilla y de nuestro amigo Marqués, al que últimamente no he citado mucho. Y no porque Marqués no me tenga permanentemente informado de sus cosas y sus investigaciones... Estos pasados días, con motivo de acercarse las fiestas pilaristas, ha surgido a la palestra el Instituto de Nuestra Señora del Pilar, de Tetuán. Como muestro interés por ese Instituto que lleva el nombre de nuestra patrona, Marqués se pone enseguida en acción y conecta con Ahmed Mgara, un erudito tetuaní que se interesa por la herencia española en su ciudad. Ahmed le cuenta a Marqués que el Instituto fue fundado por los Marianistas en 1915 y sigue abriendo sus puertas cada mañana a su alumnado. Actualmente está regido por Asuntos Exteriores, la Embajada y la Consejería de Educación de la misma. Ha gozado siempre de gran prestigio en la ciudad. También en Tetuán se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, inaugurada en 1926 y que sigue dando culto diariamente.
Por cierto, Mgara tiene razones para estar quejoso del Instituto Cervantes tetuaní. Resulta que en 2004 publicó, en español, un libro sobre el cine español y Marruecos. El Instituto Cervantes de Tetuán se interesó por el libro de Mgara y él, tan contento, fue a ver lo qué querían, se gastó 10 dirhams en un taxi para llegar al Cervantes, y lo que quería el Instituto -según el secretario que le recibió- fue que les regalase un ejemplar de su libro, editado por él mismo, y que vendía a 15 dirhams.
--Lógicamente, mandé a la mierda al director, al funcionario y al Cervantes. En palabras textuales les dije: "Viene un moro y publica en vuestro idioma tras costearse la edición y no sois capaces de gastar 15 dh. en un libro que os interesa".
Bien por Ahmed, que añade filosóficamente:
-- Lo queramos o no, las cosas son así.
Espero que la señora Cafarell sea enterada de esta aventura cervantina, y mora.

12 octubre 2007


EDICIONES ALFAR


Editor: Antonio Reyes Ruiz.
Título: Antología de la poesía femenina marroquí.
Colección : Alfar-Ixbilia, 9.
Páginas: 148 páginas. Formato: 15,5 x 22 cms. Encuadernación: Rústica.
I.S.B.N.: 978-84-7898-261-5. Dep. Leg.: BA-366-07.
Fecha de publicación: septiembre 2007.
P.V.P. : 10 euros

PALABRAS-CLAVE: poesía, antología, mujeres, Marruecos

CONTENIDO: Este libro ha sido resultado del esfuerzo conjunto de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, de donde ha recibido su financiación, con el Centro Cultural “Al Andalus”, la asociación “Desarrollo y Solidaridad”, el Grupo de Investigación Ixbilia, la editorial Alfar y la Unión de escritores de Marruecos. Todos ellos han hecho posible una antología que pese al riesgo que lleva aparejada, en tanto que selección y elección particular de lo que podría ser considerada la mejor poesía femenina de Marruecos; resulta, sin embrago, una aventura atractiva y ambiciosa que pretende mostrar el nuevo papel que ocupa la mujer en la sociedad marroquí en todos sus ámbitos (cultura, sociedad, literatura...). Una original edición bilingüe árabe-español que se transforma en puente de unión de los dos extremos del Estrecho.

EDITOR : Antonio Reyes Ruiz
AUTORES COLABORADORES: Ikram Abdi, Ibtisam Acharui, Amal Al Ajdar, Malika Asimi, Fátima Barudi, Aïcha Bassry, Widad Ben Musa, Fátima Zahra Bennis, Imán Jattabi, Wafa Lamrani, Turía Majdulín, Zohra Mansuri, Latifa Meskini, Fatiha Morchid, Amina Mrini, Nuhad El Mudden, Turía Sakkat, Najat Zbair.
TRADUCTORES: Abdellatif Zennan.

11 octubre 2007

Ramón.

RAMÓN
(Historia tetuaní)
Rafael de Cózar
Dpto Literatura EspañolaFacultad de Filología
SEVILLA (España)

La imagen es siempre la misma: los pantalones cortos arrugados, los tirantes desiguales abrochados en los botones de la cintura por cuyos laterales rebosaba su blusa a cuadros, los calcetines “comidos” -como solía decirse entonces- por los talones, las botas "Gorila" y las habituales mataduras en las rodillas, en los codos, en las espinillas y en la cabeza, aquellas honrosas cicatrices que solía lucir como testimonio de los cantazos recibidos en sus frecuentes e ilustres batallas...
No era nada fácil -todo hay que decirlo- hacerse un sitio y lograr un respeto en una sociedad adolescente acostumbrada a la calle desde una infancia que en ningún caso puede definirse como tierna y en una época como aquella, en la que a la problemática del país de origen de la familia se unía la propia de su lugar de residencia, al Norte de Marruecos.
Ramón tenía el flequillo aéreo, de tanto soplarlo hacia atrás. No era corpulento sino más bien todo lo contrario, pero resultaba fibroso, elástico, un puro manojo de nervios.
Mostraba andares adquiridos en las películas del oeste que solían echar en el cine Misión y había logrado emular a Kid Carson, su ídolo, en lo de sacar y disparar la piedra con exacta puntería, como si se tratara de un colt desde la cartuchera, o cuando hacía uso del armamento de largo alcance, su “güínchester”, según le llamaba, un tirachinas de caucho negro, habitual en las expediciones de cacería mayor.
De Driss aprendió el arte de agarrar las víboras y culebras vivas con la horquilla de una rama. El negrito Hassán le enseñó el manejo del palo en la lucha. Aquella era una forma habitual de combate entre los adolescentes, pero exclusiva de los duelos de honra, ya que el golpe, al modo de medieval espada, sujeta con las dos manos, se daba sobre el mismo palo del enemigo, lo que le hacía vibrar las manos de uno hasta el punto de tener que soltarlo si te daban bien. Ese tipo de lucha no sería inteligente con enemigos verdaderos, dispuestos tal vez a acudir, llegado el caso, al golpe en el cuerpo, o en la cabeza.
Lo cierto es que tanto contacto con la morería le alejó un poco de los camaradas -por parte paterna- de colonización o, como se llamaba entonces, de protectorado.
Vivía en la misma calle Luneta y solía llegar a los pabellones Varela con esa condición de integrado en la morería que a muchos provocaba cierta envidia y no exento temor. Incluso a los grandullones, en proporción con Ramón -cosa que no era difícil-, se les notaba el respeto que le profesaban, porque era evidente que la agilidad y la formación bélica le daban ventaja previa y, en más de una ocasión, esas ventaja se hacía evidente con aquellos niños de corbatita y flequillo engominado que se metían con él, calculando mal su reducida presencia corporal. Alguno, camino del colegio, hubo de retornar a casa descamisado y con la nasal mosqueta, a causa de un error de cálculo en la valoración de las habilidades del contrincante.
Sin duda sabía entenderse con los golfillos, porque Driss, Mohamed, incluso Hassán, tenían con él un trato preferencial y venían a buscarlo a los pabellones para perderse con ellos en las callejuelas de la Medina.
Pero lo que Ramón abiertamente envidiaba de sus amigos moros era la condición laboral habitual en estos, sobre todo en los sectores del comercio familiar, y que pudieran compartirla de algún modo con los estudios, esa madurez adquirida en los negocios por quien, siendo un auténtico microbio, podía ser capaz de expresarse con todas las nacionalidades turísticas lo suficiente como para meterles por legítima bereber una alfombra hecha en casa, y hacerlo al triple del precio del producto casero, o la amplitud de sucursales que dominaban a la hora de hacer de guías turísticos, con sus respectivas comisiones monetarias.
Había en realidad tres tipos de residentes en la ciudad: los aborígenes (con su respectiva distinción entre andalusíes o bereberes), los extranjeros ya perfectamente integrados por una residencia estable, y los temporales. forzados por el destino institucional, sobre todo militares y funcionarios, el tercer grupo con cierta convicción psicológica de residir en el exilio.
Ramón no solía tener muchas relaciones con los últimos y los consideraba como infieles invasores. Con los segundos tenía relaciones más o menos estables, muchas veces obligadas por las de los padres, y según los temperamentos o caracteres, pero lo cierto es que admiraba abiertamente a los primeros, sobre todo aquellos que consideraba herederos de las épocas heroicas y más literarias del Islam.
La tradición cuentística oriental, El Jabato, El Capitán Trueno, algún que otro héroe del Oeste, como el citado Kid Carson, las aventuras de Guillermo, algo de Verne y aquellas apaisadas Hazañas Bélicas de entonces constituían su bibliografía preferida, así como todas aquellas materias educativas más alejadas del mundo de la contabilidad y de los números. Su odio visceral a la numerología contrastaba con la importancia que han tenido lan matemátican en esa cultura de adopción. Por esa razón prefería la historia y, de hecho, le gustaba vestir al modo de los guerreros sarracenos que figuraban dibujados en los libros de texto del colegio, ilustrando los capítulos de la reconquista.
Su mejor tesoro, por ejemplo, era un alfanje de alpaca que, por su condición de objeto turístico, no hubiera resistido el más leve mandoble, pero que al menos, daba la apariencia y ofrecía un brillo metálico suficiente. Con un casco de armadura romana de plástico, regalo de reyes, al que quitó la visera y recortó en forma de media naranja, añadiéndole en el centro perforado una punta de flecha, se hizo su casco sarraceno, que colocaba sobre un improvisado turbante.
En todo caso, también la contradicción surgía a menudo en Ramón, como es lógico en un contexto multicultural como aquel. Cuando luchaba a veces con sus amigos musulmanes, -¡Voto a brios!-, solía llamarles "aliados de satanás", "hordas sarracenas", a imitación del Capitán Trueno, pero es cierto que estos combates tenían más de ejercicio bélico y de deporte, mientras que con los infieles cristianos solía tomar el papel de Almanzor o de cualquier otro guerrero dispuesto a morir en Guerra Santa.
Tenía entonces Ramón un exceso de imaginación que le hacía creerse a rajatabla los papeles que interpretaba, siéndole difícil incluso discernir entre la realidad y el sueño. Porque es evidente que era un soñador, y no en el sentido figurado. Sus sueños, auténticas pesadillas, se repetían cada noche con argumentos extraños. Durante años recordaría aquellas losetas blancas y negras de la casa que se levantaban por las noches formando un mantel volador sobre los muros y las esquinas, llevándole hacia un suelo formado por piezas metálicas con aristas cortantes sobre las que se veía obligado a moverse, como si uno tuviera que andar descalzo por las rocas cortantes de un acantilado de afiladas cuchillas de hierro. O aquella vez que vino descalabrado, y hubo que darle varios puntos, diciendo que el viento lo había levantado en vilo y arrastrado por el aire a lo largo de la cuesta que baja desde La Milagrosa hasta los Maristas.
El "dursito" o "leche de burra" (la arropía) era su principal inversión en intendencia, además de los gastos por la indumentaria, o el aparejo bélico, sobre todo cuando echaba piernas arriba hacia las montañas cercanas, durante las excursiones del colegio, o bien en las incursiones que él mismo se asignaba, "de rabona", durante algunos horarios lectivos de escasa vigilancia profesoral.
Los maestros dijeron siempre que era muy sensible, creativo, con aquella tan cacareada imaginación, y de buen corazón, pero un auténtico rabo de lagartija, siempre revolviendo y arrastrando a la gente a sus travesuras; buena gente, en definitiva, pero alborotador como pocos.
En cuanto a las damas, con aquellas que conocía a través de la piara familiar, mayoritariamente femenina, se puede decir que mantenía similar distancia a la del trovador con respecto a la que vive encerrada en la almena. Las chicas eran objetos de atracción pero de muy escasa cercanía. Y con aquellas con las que a menudo se relacionaban los chicos en los Pabellones Valera, y que solían participar en los juegos, como el pañuelito o "el contra", sin hacer alarde de su condición femenina, con esas no solía hacer distinciones por delicadeza, la cual, por otra parte, tampoco era muy frecuente en ellas. Mantenía la acertada teoría de que si ellas no mostraban esa debilidad a la hora de los enfrentamientos, cabía hacer lo mismo a la inversa. Pero más de una vez -¡Bruto! ¿Que eres un bruto y un salvaje!, ¡Te odio, y no te puedo ni soportar! Y además, ¡un impresentable!- terminaban apareciendo los síntomas de que la resistencia al dolor no era la misma en ellas, siendo igual la capacidad de producirlo. De todos modos, aunque no era partidario de la mezcla de sexos para esos juegos y actividades sociales, a este tipo de niñas las valoraba positivamente, mucho más que a las delicadas y físicamente más débiles.
Pero con el tiempo Ramón llegaría a ser mucho menos selectivo en esta cuestión, sobre todo porque cuando vino el fin de la "protección española", que es lo mismo que decir que se produjo la independencia, en el 56, si mal no recuerdo. Poco a poco fueron regresando a España muchos de los "protectores" residentes, y con ellos sus hijas y camaradas de juegos, lo que redujo considerablemente la variedad y volumen del colectivo femenino cercano en edad a la suya. La familia de Ramón, que no pertenecía al ámbito uniformado, predominante hasta entonces, se quedó en Marruecos.
Los pabellones dejaron de ser hábitat exclusivo de la Hispanidad y los barrios, instituciones, clubs se fueron integrando progresivamente. Él recordaría mucho más tarde aquellas épocas comparándolas con el Toledo alfonsino de la armonía entre cristianos, árabes y judíos. Pero ya entonces empezó a diversificarse el ámbito de amistades del círculo familiar y el europeísmo fue sustituyendo lo más granado de ese ámbito.
Debió coincidir aquello con la evolución lógica que el tiempo provoca en el adolescente para ir dejando de serlo, porque aquellas enemigas dignas de tal condición, por su agresividad o demostrada compatibilidad para la lucha de igual a igual, empezaron a tener en Ramón a un perdedor de motu propio. El modo de agarrar en el juego del pañuelito, o el mismo hecho de no hacer amagos de retirarlo para provocar pisar la línea de la oponente, dejando así que fuera ella siempre la que escapaba, y perseguirla, daba a entender un cambio.
Aquel aguerrido combatiente empezaba a tener, a pesar de su opiniones, una actitud distinta con el enemigo sexo. Y cabe decir que esa actitud era proporcionalmente inversa a la demostrada por ellas, pues la nueva posición, según se iba haciendo más evidente, provocaba un descenso de la popularidad de Ramón ya que su nerviosismo ante la aparición, por ejemplo de Margarita, la hija del agregado cultural inglés, era captado por todos.
-Si lo que pasa es que te pirras por ella, Ramón, Que se te nota.-
Y lo cierto es que algunas de esas aceptables saltadoras "al piola", buenas corredoras con el pañuelito, o jinetes difíciles en la lucha dentro de la piscina de arena, habiendo llegado el domingo, preferían casi siempre chicos mayores a la hora de sentarse en el cine Misión.
Pronto, algunos de esos chicos de gomina, chaqueta y corbatita, antiguamente humillados en la batalla, empezaban a ganarla en las relaciones con las chicas. El amor, que es el primer y más seguro sendero hacia la estupidez y, a un tiempo, el mejor vehículo para la vida, empezó a apoderarse del corazón de Ramón.
Seguía siendo un desastre en la indumentaria. Tampoco el físico, intranscendente en otros tiempos, colaboraba ahora a mejorar su imagen. Y ya se sabe: las afinidades físicas en esas edades suelen ser complementarias. El menos agraciado en cada sexo busca por amigo la “pantalla” que le abra camino entre los miembros del sexo de la competencia, por lo que no es extraño que la chica inteligente y menos agraciada busque el complemento con la atractiva más o menos tontita. El simpático feillo suele asociarse así con el guapetón menos abierto y entre ambos completan la pareja para trabajarse las relaciones con el enemigo, lo que explica su amistad de entonces con Tomás, alto y buen deportista, pero inseguro y un tanto superficial.
Sin embargo, en su caso, siendo efectivamente extrovertido y abierto, terminaba sin embargo casi siempre de amigo y confidente de la que a él le gustaba, mientras esta le confidenciaba sus amores por el amigo. No resultó extraño que pronto el mismo Ramón hubiera hecho de celestino involuntario para relacionar a Margarita con Tomás, quedándose sin amor y sin camarada. Y una vez sustituido este por alguien como Joaquín, cuya estética no era tan descaradamente opuesta, volvió a sucederle lo mismo, en su relación con Inma:
-Que lo siento Ramón, que yo te quiero a ti como amigo, como un hermano, el mejor amigo del mundo, pero no en el otro plano. Compréndelo. Y es que yo me pirro por Joaquín, con esos ojos que tiene y lo alto que es...
Así con uno y con otro amigo, manteniendo idéntico papel con ellas y perdiendo al final la relación con ambos. Llegó incluso el caso en que un interés inesperado de varias chicas por relacionarse con él pronto evidenció que no era sino interés por estar cerca de Rafael, su hermano mayor, quien reunía positivamente los aspectos físicos menos atractivos de Ramón, siendo además elegante en el vestir, sin exagerar, y de varios cursos superiores.
De este modo comprendió Ramón que a esa edad juvenil no hay valor más importante que el físico y, como este no tiene fácil arreglo natural, optó por alejarse de la batalla, esperando que, con el tiempo, los valores del espíritu compensaran a los que estaban vigentes en aquella edad.
Sus servicios como intermediario -"secretarius"- en las artes del amor llegaron a ser muy reconocidos y valorados por la juvenil comunidad, ya que no había enredo de amores en el que él no hubiera intervenido, al menos en calidad de consejero. El no entrar en lides, ni implicarse con la clientela, cosa que tenía bien asumida, le daba ante los demás la garantía del arbitraje perfecto, aunque cabe decir que algún que otro achuchón se cobró en los trabajos de consolar a la chica decepcionada, pero siempre sin sobrepasar los límites de la amistad y la decencia.
Y a mayor éxito, mayor autoridad, lo que suponía que, como esa es una época en que los cambios, recaídas, enamoramientos y decepciones son rápidos y frecuentes, los que acudían a su consulta se convertían en consultores habituales, en clientes fijos. Pero la profesionalidad no le llevó nunca al cobro en metálico. Todo lo más aceptaba ser invitado al té moruno y las pastas durante el ejercicio del consejo, las fiestas y actos sociales en los que debía desarrollar su labor.
De todos modos, es evidente que en algunos casos se enamoraba y entonces su trabajo iba a veces más por alejar que por unir a los amantes, aunque terminaba siempre por ceder y colaborar, si la relación era insistente.
Han pasado ya muchos años. Ramón no logró tampoco con la edad salir del ámbito de los físicamente menos agraciados y la calificación más frecuente que solía recibir era la de feo interesante, pero cabe decir que su inicial intuición fue acertada y, ya de adulto, incluso maduro, pudo vivir, como Machado -y yo diría que más holgadamente- “las flechas que le asignó Cupido, y todo aquello que ellas pueden tener de hospitalario”. Su experiencia en los fracasos del amor, propios y de los demás, le convirtió en un auténtico experto, incluso en las dimensiones menos místicas de esa actividad. Pareciera que se hubiera decidido, en esa época en que ya el físico no es lo esencial, a cobrarse precisamente en físico todo lo que antes no llegó a catar, porque no cabe duda de que tuvo, ya maduro, auténticas bellezas entre sus manos.
Pero para mí queda sobre todo, desde la actual distancia, el recuerdo de aquel adolescente desaliñado y guerrero, de tirantes desiguales y camisa desbordada, que fue abandonando las artes infantiles de la guerra por las de la conquista femenina, para terminar haciéndose pacifista hasta la madurez, en que ejerció a tope sus conocimientos, aquel niño -y perdón por la inmodestia- que fui hace ya demasiado tiempo.

06 octubre 2007

Entreríos

El viernes 5 de octubre se presentó en Córdoba (en el marco incomparable de la Casa de Sefarad) la revista EntreRíos sobre "al-Andalus, el Paraíso". Además de una excelente acogida en instituciones y medios de comunicación, el acto contó con una numerosa presencia de público de diferentes nacionalidades y credos.
La velada fue amenizada con una muestra de música andalusí, a cargo del grupo de Amín Chaachoo, hijo del señor Abdeslam Chaachoo (Presidente de Tetuán-Asmir).
En estos momentos la revista ya se ha presentado en Granada, Fez, Tetuán, Larache y Córdoba. Existen fechas comprometidas para su presentación en Málaga y Sevilla, estando pendiente de cerrar fechas en Tánger y Madrid, con lo que finalizará el recorrido de presentaciones donde se han dado a conocer vuestras obras, los nombres de todos los participantes y leído parte de su obra.

25 septiembre 2007

López Rienda

Rafael López Rienda... el testigo.

La primera fotografía de Rafael López Rienda la encontré en la revista malagueña " La Unión Ilustrada ". Es un retrato tomado en Tetuán por el fotógrafo Alberto.
Luego encontré un Cuento Semanal titulado "La noche de los recuerdos" y fechado en Tetuán.Tras la lectura del cuento, encontré la conexión entre Granada y Marruecos. López Rienda comentaba: "Yo era sargento, y cogí un permiso para Granada".Habla de su época de militar en Regulares de Larache.
En el mes de Octubre de 1921, López Rienda regresa a su ciudad natal y en "El Defensor de Granada" podemos leer: "Nuestro paisano López Rienda, delegado del diario "El Sol" en Marruecos y sargento en Regulares de Larache, se encuentra en Granada".
Unos días antes, en el mismo periódico, encontramos una crónica de López Rienda, titulada "De Tánger a Algeciras ". En ella, López Rienda narra un viaje en barco entre ambas poblaciones. Al desembarcar en el puerto de Algeciras, López Rienda y el diputado bilbaíno Indalecio Prieto tomaron, sentados en la terraza de un bar del puerto, un fino manzanilla y unos langostinos.
Luego encontré sus crónicas periodísticas en el "Telegrama del Rif ". López Rienda era, entonces, corresponsal en Larache.Y unos años después, sus crónicas en el diario "El Sol" y en "El Defensor de Granada ".
Leyendo sus crónicas en el "El Sol ", encontramos a López Rienda como sobresaliente cronista de la "Guerra del Rif".
Rastreando en "El Defensor de Granada" (1919-1928), podemos encontrar reseñas sobre sus libros "Raisuni", "Del Uarga a Alhucemas", "El Carmen de los Claveles", entre otras.
Luego entramos en su centenario ( Rafael López Rienda había nacido el 9 de Mayo de 1897, y fue bautizado en la Parroquia de San José, Albaicín, Granada).
El centenario de López Rienda tiene eco en "Ideal de Granada"y en "Pueblo de Ceuta ".Tras el centenario, mantengo contacto telefónico con su hijo, Juan de Dios López Pascual.
El cronista José Luis Gómez Barceló y el crítico literario José R. Saíz Viadero festejaron en la prensa el centenario de López Rienda.
También, el periodista aragonés Juan Domínguez Lasierra y el profesor Moulay Driss Jaïdi, escriben sobre nuestro personaje:el primero en un artículo de gran extensión en la revista "Turia", que yo también firmo, donde se hace una semblanza general de su vida y obra, estudio del que se editan 100 separatas;y el segundo, dedicándole dos páginas en su libro "Le cinéma coloniál".
El añorado cronista Juan Bustos Rodríguez le dedicó unas emotivas cuartillas en "Ideal de Granada", en unos cuadernillos titulados " Granada un caudal de emociones ".Y no podemos olvidar la tesis doctoral del profesor y periodista del diario " El Mundo" Antonio Rubio sobre los corresponsales de la guerra de Marruecos, gracias a la cual López Rienda es tema de estudio en la Universidad Juan Carlos I.
Una foto-retrato de López Rienda impresionada en Tetuán, y un cuento fechado en esta misma ciudad y publicado en la revista " La Unión Ilustrada" , eran los únicos documentos con los que contamos al inicio de nuestro conocimiento de López Rienda.
¡Quién iba a decir que una foto de Alberto y la lectura de un breve cuento darían para tanto!

José Marqués López

En la vida, todo tiene sentido

EN LA VIDA, TODO TIENE SENTIDO


Carlos BENÍTEZ VILLODRES
Escritor, poeta, periodista, crítico literario
Cónsul del Movimiento POETAS DEL MUNDO en Málaga (España)



A pesar de las irracionalidades que suceden sobre nuestro planeta, existe un lenguaje, que vuela más alto que las palabras, asequible al ser humano honrado, generoso y benefactor de sus semejantes. Es el lenguaje de la naturaleza, del universo. Gracias a sus signos clave sabemos que aquel que no está satisfecho consigo mismo, que el amargor lo consume, que está hastiado de la vida que tristemente palpita en él, si se hace sol, tierra feraz y lluvia calmosa para las flores que sobre el mundo se elevan, podrá comprobar él mismo cómo la vulgaridad, la desesperanza y el tedio, que hoy lo machacan, se transformarán en alegría y en entusiasmo, en coraje y en ansia por vivir para dar vida dichosa. Sólo así sabrá siempre lo que desea, lo que sueña, lo que espera... con el único fin de hacerlo realidad para bien de él y de aquellos que con él caminan por el tiempo.

A veces la naturaleza actúa con ira desbordante, incontrolable, llevando sus terribles y trágicos efectos indeseables a los pueblos que más sufren sobre el mundo ¿Por qué la mayoría de las acciones sumamente destructivas de la naturaleza se ceba con los seres humanos más desgraciados, más desamparados, más olvidados...? Hermanos nuestros que luchan día a día por sobrevivir en medio de un sinfín de adversidades malignas, causadas por los poderes internos o externos al país en cuestión; crucificados por unas condiciones sociopolíticas, económicas, judiciales… corruptas al máximo; masacrados por situaciones medioambientales pésimas; encadenados a su hambre y a su sed de libertades; apartados de la voz revolucionaria y liberadora de la cultura...

Pero, ¡qué despiadado e inhumano e ininteligible es, en ciertas ocasiones, el lenguaje de la naturaleza! En esas circunstancias, confunde y agobia, trastorna y entristece... a cualquier individuo que nunca conoció la indignidad, ni el resentimiento, ni la mediocridad... ¿Será verdad que todo cuanto acontece en este planeta, tanto sobre su piel como en las entrañas de la naturaleza..., tiene sentido? “Quien contempla una flor, dice el poeta, o, simplemente, una gota de agua de la mar, está viendo en ella toda la belleza y la luz y la esplendidez de la vida y de los lugares en donde ésta palpita”.

¡Cuántos y cuántos hombres buscan y encuentran cosas nuevas, sorprendentes, mágicas, pero continúan siendo las mismas personas! Esos hallazgos no han producido ningún cambio en ellos, porque para ser el hombre que siempre, con vehemencia, desearon ser, la causa de tal cambio, aunque les llegue del exterior, ha de originar, en su orbe interno, una revolución para que desde su cerebro y corazón, posteriormente, actúe.

Recuerdo que un escritor estaba en su casa de la playa escribiendo una novela. Sólo le faltaba el final…, pero no sabía cómo acabar la historia. Una enorme playa virgen donde pasaba temporadas escribiendo y buscando inspiración para su libro. Era un hombre inteligente y culto y con sensibilidad acerca de las cosas importantes de la vida.

Todas las mañanas mi amigo, para inspirarse, salía a pasear por la orilla antes de empezar su trabajo. Un día vio a lo lejos algo que se movía en la playa. Conforme de iba acercando, le pareció que era un joven bailando… Corría hacia el mar, levantaba los brazos, daba la vuelta y volvía a repetir el movimiento una y otra vez. El escritor, intrigado, se preguntó: “¿Qué estará haciendo ese muchacho? Iré a ver…”.

El literato caminó hacia el joven y vio que estaba recogiendo algo de la arena y luego lo echaba al agua. Parecían estrellas de mar.

Ya más cerca, observó que el joven tomaba estrellas de mar, que se encontraban sobre la arena, y corría hasta el agua para arrojarlas tan lejos como pudiera.

“Buen día, muchacho. ¿Qué estás haciendo?”, le preguntó el escritor al hallarse junto al joven.

“Salvo estrellas de mar”, le contestó, mirándole a los ojos.

“¡Qué dices!”, exclamó mi amigo sonriendo. Tras su asombro, le cuestionó: “¿Cómo que salvas estrellas?”

“Sí, dijo el muchacho. La marea de la noche las deja aquí en la arena. Cuando amanece, yo las devuelvo al mar, antes que el sol las achicharre y se mueran”.

“Pero eso no tiene sentido, muchacho”, respondió el narrador, y prosiguió: “En estos momentos debe haber miles, millones de estrellas que quedaran fuera del agua”.

“¿Y?”, dijo el joven al escritor para que éste prosiguiera.

“¡Jamás podrás salvarlas a todas!... No tiene sentido”. Es su destino. Morirán y serán alimento para otros animales”, contestó mi amigo.

El joven se detuvo sólo un instante, miró la estrella que llevaba en la mano, giró, y con un movimiento parecido a un baile, la devolvió al océano. Luego, le dedicó al escritor su mejor sonrisa…

“Para esa estrella… sí tuvo sentido”, afirmó el muchacho, mientras miraba al mar, precisamente al lugar donde se hundió la estrella lanzada por él.

El joven, entusiasmado, continuó la tarea. El escritor movió su cabeza varias veces. Dio media vuelta un tanto desconcertado y regresó a su casa para continuar su novela. Sin embargo, algo lo inquietaba, lo distraía… No podía explicarse una conducta así. Esa tarde no tuvo inspiración para escribir. “Para esa estrella… sí tuvo sentido”, se decía una y otra vez el escritor, rompiendo el silencio que reinaba en su casa. Durante la noche no durmió bien, soñaba con el joven y las estrellas de mar por encima de las olas.

A la mañana siguiente, muy temprano, unos pescadores vieron con asombro a dos personas, una mayor y otra más joven, que parecían bailar junto a la playa... Corrían hacia el mar, levantaban sus brazos, daban la vuelta, y volvían a repetir el movimiento una y otra vez...

Lo extraordinario no está en lo grandioso, como grita la masa, el vulgo, sino en lo sencillo, en lo único. Por ello, sólo aquel que no se confunde, en medio de la muchedumbre, está capacitado para distinguir lo extraordinario de lo ordinario y para saber apreciar lo que, por naturaleza, está fuera de lo común.