Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

GRITO Y REALIDAD, de Matías Escalera Cordero.

Imagen
Matías Escalera leyendo un poema de su "Grito y Realidad" en el Museo Arqueológico de Tetuán la mañana del 3 de octuble 2009.
Grito y realidad ((Poemas bárbaros)-Ediciones Baile del Sol, Tenerife.


Grito y Realidad(poemas bárbaros) es un poemario de Matías Escalera Cordero, gran poeta madrileño y tuve el honor de conocerlo en "El 1er Encuentro Hispanomarroquí de poesía" en el que se homenajeó a Jacinto López Gorgé.

Tres Orillas, presentación aplazada.

Imagen
En la foto vemos a Hamido dialogando con Pepita, viuda de Jacinto López Gorgé, en la Residencia Consular de Tetuán con motivo del homenaje que poetas de varios países brindamos a Jacinto en el marco del "1er. Encuentro Hispanomarroquí de Poesía" celebrado en Tetuán y Chauen entre el 2 y 4 de octubre 2009.

A quienes pensaban asistir a la presentación de la revista multicultural "Tres Orillas" en el Salón de Conferencias de la Asociación Tetuán Asmir de la ciudad de Tetuán, anunciamos que el acto ha sido aplazado, según nos notificó el señor Abdeslam Chaachoo, Presidente de la Asociación, hasta fecha por anunciar, por enfermedad súbita de nuestro amigo y compañero Hamido, hombre clave en las actividades de la Fundación Dos Orillas de la Diputación de Cádiz. Esperamos que el simpático y querido Hamido se reestablezca pronto.
"Tres Orillas" se edita en Algeciras bajo la dirección de Paloma Fernández Gomá, y en el número actual hay colaboraciones de diferentes n…

Lejos del Albaizín

LEJOS DEL ALBAIZIN.

Por : ahmed mgara



Aún recuerdo el rocío del amanecer reposando sobre los húmedos adoquines que cubrían la mágica alfombra del Albaizín de aquellos mágicos años setenta. Aún florece en mi alrededor el olor a jazmines y a damas de noche envolviéndome de sueños que nunca llegué a vislumbrar.

El invierno invitaba a disfrutar de esas olas de viento que galopaban a grupas de nieblas venidas de la Sierra ; daba la impresión de que el sol se resistía a coronar el día con la ira de sus luces.

Un naranjo, escarbado y semi podado, descansaba cerca de una farola oxidada por la edad. Estaba cansado de tantos años vividos… yo diría que rehusaba despertar.

La cal que vestía los exteriores de las casas estaba triste y apagada, cansada de tantos siglos de elegancia, sin poder abrazar la Alhambra que le guiñaba un ojo cada alborada. De tanta cal, las calles se iban estrachando cada vez más…

Una gitana me quiso leer la mano y predecir el futuro. Su faz era agreste y llena de surcos propina…

A tí, amigo Ricardo

Imagen
Desde mi Feddán.
Por: ahmed Mgara
A Ricardo J Barceló, poeta tetuaní.

Sobre las ocho palmeras del Feddán se extendía un policromo abanico de anaranjadas sinfonías que anunciaban la llegada de un nuevo ocaso. Las golondrinas sobrevolaban la inmensidad del espacio atravesando la plaza de norte a sur en sincronizados vuelos que dibujaban angelicales versos llenos de alma y de paz.
En los cafetines que circundaban el diámetro opaco de la antesala del cielo se dispersaban las sillas carcomidas alrededor de unas mesas con cobertura de mármol blanco tatuado de difusiones negras propias sólo de los mármoles de Macael.
Entre chilabas arraigadas y gorros de variopintos colores rojos y albinegros se vislumbraban rostros cansados de tantos años de ires y venires por los avatares de la existencia. Muchas arrugas y muchas oquedades en los bolsillos disecados de tanta necesidad y aprietos. Gente muy mayor que hablaba de sus hazañas en Teruel y en el cerco de Madrid, de Sevilla y de la toma del Alcázar …

El día que perdí aquello...

Imagen
Julio, Ahmed, Annabel y Lharraz en el ensueño de Chauen.


EL DÍA QUE PERDÍ AQUELLO...
Para que lo lea mi amigo Julio Pavanetti... y que mejore su salud.
Por: Ahmed Mgara

Llegué a mi Málaga del alma a media tarde. Todo me resultó confuso mientras mis ojos me iban llenando de incredulidades fastuosas. Me costaba creer que estaba envuelto de recuerdos lejanos cuyos escenarios no podía visualizar.
Las calles que el autocar iba cruzando me resultaban nuevas desde que nos acercamos a la entrada de la ciudad. Llegar a San Julián y ver el cruce del aeropuerto fue mi primera referencia. Sería una de las últimas a la hora de localizar, en vano, los lugares pretendidos.
Y llegué a la antigua estación de la RENFE. Allí, muy cerca de la misma, estaba la nueva estación de autobuses. Calle Córdoba y aquella parada terminal del Portillo quedaban algo lejos aunque la del Alsina se quedaba un poco más lejos.
Carretería, Mariblanca, Mártires, Nosquera, Gigantes, La Alameda, Nueva, Compañía... nombres de calles …

La Avellaneda...y sus premios

Imagen