Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013
Imagen
LA LUZ DEL FEDDÁN.

Por: Patricio González García. 

Para Ahmed Mohamed Mgara.




Ardió el sol en tu mano. Eres mi amigo y mi hermano.
Todas las ciudades tienen su corazón. Tetuán lo tiene, y lo tiene con razón. Lo tiene y lo has hecho con tesón.
Eres la luz del Feddán.
Ardió el sol en tu mano. Eres mi amigo y mi hermano.
Toda tu vida es un acto de amor. Y te envidian por ser persona de honor. Los que pasan por la vida sin poder ni calor.
Eres la luz de tu  Tetuán.
Ardió el sol en tu mano. Eres mi amigo y mi hermano.




Imagen
Zéjel,  para Ahmed Mgara.
       Por: María do Sameiro Barroso



Escoge tu casa, planta allí tu morada, elige en la savia pura la fiesta y el dolor de la palabra.
Invita tu canto al edén y al infierno, al dulce verano, al dolorido invierno, un gallo despierta en un libro amarillento, en violines para la sonrisa del viento.
Escoge tu casa, planta allí tu morada, elige en la savia pura la fiesta y el dolor de la palabra.
Invita a tu canto al silencio del alba, a los ramos largos, a los templos del alma, en los rayos de niebla, coge tu jardín de pájaros embriagados, noche y jazmín.
Escoge tu casa, planta allí tu morada, elige en la savia pura la fiesta y el dolor de la palabra.
En idilios blancos duerme tu sueño, en púrpura, flores y amuletos de antaño. En la memoria de la infancia alejada, busca tu vuelo, tu estrofa dorada.
Imagen
Zejelario recientemente presentado en Tetuán, Algeciras, San Roque y Lisboa, bajo el nombre de "Zéjeles de las dos orillas" con tres autores: María do Sameiro-Portugal- , Patricio González - España- y Ahmed Mgara - Marruecos.
Imagen
Arrebato. Por Ahmed Mgara
Por haber nacido cerca de las olas de la mar que te baña siento orgullo, por haber oído el rugir de las olas marinas de tu mar de Río Martín repicar tu nombre siento orgullo. Por ser de ti, Tetuán del alma, siento orgullo. Por respirar el aire de los pocos pinos que aún abrazan el sol en el Dersa siento orgullo. Por caminar sobre los adoquines seculares de la calle Metamar emulando a insignes caballeros andalusíes tengo orgullo. Por atravesar el Feddán y Al Wesea llenando mis pechos de su angelical aroma tengo orgullo…; ser de ti y quererte es un sinfín de orgullos, de todos los orgullos. Muchos no te son agradecidos. Hijos naturales e hijos adoptivos que amamantaste hasta el saciar y sin limitaciones. Les diste sin cesar…hasta que, tras un despertar, renegaron de ti y se olvidaron de tus dádivas caricias, del fresco poniente, del calor perenne de tu sol, de las sombras que hallaban en el Jardín de Cagigas ydel amor que allí hallaban. De los románticos paseos por …
Imagen
Mis libros...mi humilde aportación al hispanismo o literatura marroquí expresada en español. Ahmed Mohamed Mgara















C.V. de Ahmed Mgara

Imagen
Ahmed Mohamed Mgara, C. V.
Ahmed Mohamed Mgara nació en Río Martín –a 9 Km. de Tetuán y a 100 metros del Mediterráneo- el 19 de agosto de 1954. Siendo su padre uno de los archiveros de la ciudad, Mohamed Mgara (1913-1990), creció entre fotografías y publicaciones. Empapado de los usos y costumbres de los pueblos mediterráneos, es la vida social y la poesía comprometida su primordial interés. A los 14 años, en septiembre de 1968 publicó por primera vez en un periódico nacional marroquí. Fue un poema, no exento de polémicas, que daría lugar a situaciones que le harían encaminar su carrera dentro de la prensa nacional y extranjera con mucha perspectiva y cuidando su integridad. En España, fue en 1975 cuando colaboró en la creación de una revista con un sacerdote jesuita. En 1982 publica como reportero gráfico de prensa la primera de las más de tres mil fotografías que lleva publicadas, publicando más de de 6000 artículos de información, de opinión o literarios en más de setenta periódicos y re…
Imagen
Del libro "Zéjeles de las dos orillas"
           EN EL FEDDÁN
En el Feddán hubo un azahar que se perdió, sin nunca regresar.
Golondrinas de todas estelas en él paraban sus sombras bravas cubiertas de  versos y de capas.
Lecho de  luna en su pernoctar.
En el Feddán hubo un azahar que se perdió, sin nunca regresar.
Ensueño de magia plateada, tutea la brisa más dorada que, olvidada,  creció alada.
Un verso derramado sin mirar.
En el Feddán hubo un azahar que se perdió, sin nunca regresar.
Ahmed Mohamed Mgara


Imagen
Del libro "Zéjeles de las dos orillas"
    SE LEVANTÓ EL TELÓN.                         (Al alma de Mohamed Dahrouch)
El telón hemos dejado caer, se nos fue el gran maestro del ayer.
“Levanten el telón, yo os ruego”. Dahrouch dirá, ahora y luego, que su teatro no es un juego.
¿Murió Dahrouch? Vive en nuestro ayer.
El telón hemos dejado caer, se nos fue el gran maestro del ayer.
Apagado quedó el teatro, lo dejó huérfano, el maestro, que le dio a la escena, oro.
¡Jacinto Benavente… lo va a ver!
El telón hemos dejado caer Se nos fue el gran maestro del ayer.
Ahmed Mohamed Mgara


Imagen
Del libro "Zéjeles de las dos orillas"
           MI TESORO.
En el alma llevo un tesoro escondido como mi buen oro.
Es blanco, como la luz de la cal, con su túnica cubre cualquier mal. Es plata olvidada… ancestral.
Inunda de mares mi suspiro.
En el alma llevo un tesoro escondido como mi buen oro
De  mi gentil padre lo heredé, bajo mis pies, serio lo encontré. Bostezando, andalusí se fue.
En su riqueza yo colaboro.
En el alma llevo un tesoro escondido como mi buen oro.

Ahmed Mohamed Mgara
Imagen
Del libro "Zéjeles de las dos orillas"           MADRE
Con caricias  cantó una nana, de su mirada, mi  luz emana.
Su afecto dejó desparramado, mi lecho de cuna perfumado con tules y sedas adornado.
Es mi luz y sol, cada mañana.
Con caricias  cantó una nana de su mirada, mi  luz emana.
Se desveló por mí, siendo niño, tan solo me daba su cariño. La quiero, con ella nunca riño.
Es perla, diadema y corona.
Con caricias  cantó una nana, de su mirada, mi  luz emana.
Ahmed Mohamed Mgara

MIS OCURRENCIAS

MIS OCURRENCIAS Ahmed Mgara Tetuán
Imagen
Del libro "Zéjeles de las dos orillas"
SOY DE ALLÁ.
¿De Almería soy o de Tetuán? Mis tristes suspiros hacia allá van.
El sol abraza sus alcazabas cautivando su llanto de esclavas. Dos cumbres con borrascas altivas.
Almería y Tetuán…me llaman.
¿De Almería soy o de Tetuán? Mis tristes suspiros hacia allá van.
Las dos llevan sacros amuletos, de siglos vivos y de mis muertos; las dos me amargan los momentos.
Hieren mis entrañas y las queman.
¿De Almería soy o de Tetuán? Mis tristes suspiros hacia allá van.
Ahmed Mohamed Mgara