26 julio 2013

Del libro "Zéjeles de las dos orillas"

           EN EL FEDDÁN

En el Feddán hubo un azahar
que se perdió, sin nunca regresar.

Golondrinas de todas estelas
en él paraban sus sombras bravas
cubiertas de  versos y de capas.

Lecho de  luna en su pernoctar.

En el Feddán hubo un azahar
que se perdió, sin nunca regresar.

Ensueño de magia plateada,
tutea la brisa más dorada
que, olvidada,  creció alada.

Un verso derramado sin mirar.

En el Feddán hubo un azahar
que se perdió, sin nunca regresar.

                      Ahmed Mohamed Mgara



 

1 comentario:

A. Hantout dijo...

Maravillosa expresion de inolvidables sentimientos de los que hemos sentido y vivido el Fedan y de los que tambien hemos sonado con el dulce vuelo de las golondrinas y del divino sendero que ellas siguen.