23 enero 2010

GRITO Y REALIDAD, de Matías Escalera Cordero.




Matías Escalera leyendo un poema de su "Grito y Realidad" en el Museo Arqueológico de Tetuán la mañana del 3 de octuble 2009.
Grito y realidad ((Poemas bárbaros)-Ediciones Baile del Sol, Tenerife.


Grito y Realidad(poemas bárbaros) es un poemario de Matías Escalera Cordero, gran poeta madrileño y tuve el honor de conocerlo en "El 1er Encuentro Hispanomarroquí de poesía" en el que se homenajeó a Jacinto López Gorgé.

Tres Orillas, presentación aplazada.


En la foto vemos a Hamido dialogando con Pepita, viuda de Jacinto López Gorgé, en la Residencia Consular de Tetuán con motivo del homenaje que poetas de varios países brindamos a Jacinto en el marco del "1er. Encuentro Hispanomarroquí de Poesía" celebrado en Tetuán y Chauen entre el 2 y 4 de octubre 2009.

A quienes pensaban asistir a la presentación de la revista multicultural "Tres Orillas" en el Salón de Conferencias de la Asociación Tetuán Asmir de la ciudad de Tetuán, anunciamos que el acto ha sido aplazado, según nos notificó el señor Abdeslam Chaachoo, Presidente de la Asociación, hasta fecha por anunciar, por enfermedad súbita de nuestro amigo y compañero Hamido, hombre clave en las actividades de la Fundación Dos Orillas de la Diputación de Cádiz. Esperamos que el simpático y querido Hamido se reestablezca pronto.
"Tres Orillas" se edita en Algeciras bajo la dirección de Paloma Fernández Gomá, y en el número actual hay colaboraciones de diferentes nacionalidades que superan las sesenta rúbricas. La revista se edita por la Asociación Victoria Kent para Mujeres Progresistas con aportación de la Fundación Dos Orillas que tan bien dirige Patricio González.
Cunado se tenga fecha para la presentación se la haremos llegar.
El Hispanismo.

20 enero 2010

Lejos del Albaizín

LEJOS DEL ALBAIZIN.

Por : ahmed mgara



Aún recuerdo el rocío del amanecer reposando sobre los húmedos adoquines que cubrían la mágica alfombra del Albaizín de aquellos mágicos años setenta. Aún florece en mi alrededor el olor a jazmines y a damas de noche envolviéndome de sueños que nunca llegué a vislumbrar.

El invierno invitaba a disfrutar de esas olas de viento que galopaban a grupas de nieblas venidas de la Sierra ; daba la impresión de que el sol se resistía a coronar el día con la ira de sus luces.

Un naranjo, escarbado y semi podado, descansaba cerca de una farola oxidada por la edad. Estaba cansado de tantos años vividos… yo diría que rehusaba despertar.

La cal que vestía los exteriores de las casas estaba triste y apagada, cansada de tantos siglos de elegancia, sin poder abrazar la Alhambra que le guiñaba un ojo cada alborada. De tanta cal, las calles se iban estrachando cada vez más…

Una gitana me quiso leer la mano y predecir el futuro. Su faz era agreste y llena de surcos propinados por las décadas de vivencias. Me dijo que, en su Albaizín, aún ruge el clamor de un ser de mis antecesores y que, buscando entre el musgo de las eras, hallaría la estrofa perdida de los versos nunca terminados que escribiera.

16 enero 2010

A tí, amigo Ricardo



Desde mi Feddán.
Por: ahmed Mgara
A Ricardo J Barceló, poeta tetuaní.

Sobre las ocho palmeras del Feddán se extendía un policromo abanico de anaranjadas sinfonías que anunciaban la llegada de un nuevo ocaso. Las golondrinas sobrevolaban la inmensidad del espacio atravesando la plaza de norte a sur en sincronizados vuelos que dibujaban angelicales versos llenos de alma y de paz.
En los cafetines que circundaban el diámetro opaco de la antesala del cielo se dispersaban las sillas carcomidas alrededor de unas mesas con cobertura de mármol blanco tatuado de difusiones negras propias sólo de los mármoles de Macael.
Entre chilabas arraigadas y gorros de variopintos colores rojos y albinegros se vislumbraban rostros cansados de tantos años de ires y venires por los avatares de la existencia. Muchas arrugas y muchas oquedades en los bolsillos disecados de tanta necesidad y aprietos. Gente muy mayor que hablaba de sus hazañas en Teruel y en el cerco de Madrid, de Sevilla y de la toma del Alcázar de Toledo con nombres de militares que ganaron una guerra en la que tomaron partido a cuenta de no se sabía quién.
Atravesando las andalusíes rejas de los cafetines, se escapaban notas de fastuosas canciones que emitían los gramófonos con voces de Om Koltum y Abdel Wahab desintegrando la sensibilidad de quienes se deleitaban con sus genialidades.
El Feddán, lleno de orgullo, se levantaba sobre su pedestal para oír mejor a los muecines de los santuarios, que protegían sus encantos de las manos de las eras, llamar a la devoción de la oración de cada ocaso. Se pararon los gramófonos haciendo parar las fichas de dominó y dejando descansar las hojas de las desfasadas y gastadas barajas de cartón. Se podía ver como las abejas dejaban de reposar sus vuelos sobre la menta ahogada en los vasos de té más azucarados.
Algunos gatos circundaban los lugares más recónditos procurando apartarse de los muchachos traviesos por temor a patadas que los enviaba a vuelos tempranos que muchas veces acababan con algún miembro de los felinos roto. Mientras, algún can desvalido y sin amo que cuide de él va descarriado buscando algún resto de bocata que algún cafre pudiera haber tirado al suelo.
Las luces de la calle, las que no tenían fundidas las lámparas empezaban a chispear poco a poco alrededor de la plaza y, algunas parejitas empezaban a dejarse ver dando su paseo de cada atardecer para llenas los pechos de olor a naranjo y romance. Mientras que otros empezaban a ocupar las sillas que aún estaban libres y se preparaban para llenar la pipa de su sebsi con la hierba blanda del kifi.
Las palmeras del Monte, como cada tarde, empezaban a codearse intentando elevarse más que las otras compañeras moviendo sus verdes melenas que desprendían rocío en el rugir de sus bailes. Recuerdo que, incluso la alfombra mágica que cubría el suelo del Feddán empezaba a dar la impresión de que se movía por efecto del vientecillo que empezaba a soplar para refrescar la calidez del día. Una vez, nos decía una sabia mujer del lugar, incluso la luna se bajó de su balcón de plata para peinar la alfombre y, luego, regarla con agua de azahar y perfumes extraídos de Bagdad por una hada que halló en Tetuán la morada perfecta para su bondad.
El Feddán volvía a resurgir cada tarde igual que resurgía en el alba. Es más nunca se resquebrajaba. Era todo alegría y jolgorio. Alma y poesía engalanada con la flor más perfumada y la rusa más deseada. No tenía, el Feddán sensualidades que no fueran sublimes sensaciones de elegancia y de mágicas composturas.
Fue nido de nuestra niñez y atalaya para nuestros sueños. L recorríamos o andábamos con tanto cuidado para no estropear su alfombre que sentíamos nuestro cuerpo volando de alegría y de ilusión. Eramos niños felices atravesando los coros de viejecitos que no tenían más futuro que sus recuerdos de la guerra de Franco que ganaron pagando caramente la medalla de latón que les pincharon en el pecho y las dos perras gordas que recibían por ser antiguos combatientes del ejército español, ganador y no perdedor.
Así son los recuerdos de mi niñez en la adorable plaza del Feddán. Edénica plaza del pueblo donde siempre se sintió la fusión de lo espiritual con el alma de cada ciudadano. Plaza que obligaba a la poesía a brotar de lo más recóndito del alma para deleite de quién la podía necesitar. De aquel viejo Feddán solo que dan las ocho palmeras que llevan, cada una de ellas, el nombre de una ciudad andalusí y los recuerdos en la alforja de cada vividor y de cada ave que aún sobrevuela el lugar.

El día que perdí aquello...


Julio, Ahmed, Annabel y Lharraz en el ensueño de Chauen.


EL DÍA QUE PERDÍ AQUELLO...
Para que lo lea mi amigo Julio Pavanetti... y que mejore su salud.
Por: Ahmed Mgara

Llegué a mi Málaga del alma a media tarde. Todo me resultó confuso mientras mis ojos me iban llenando de incredulidades fastuosas. Me costaba creer que estaba envuelto de recuerdos lejanos cuyos escenarios no podía visualizar.
Las calles que el autocar iba cruzando me resultaban nuevas desde que nos acercamos a la entrada de la ciudad. Llegar a San Julián y ver el cruce del aeropuerto fue mi primera referencia. Sería una de las últimas a la hora de localizar, en vano, los lugares pretendidos.
Y llegué a la antigua estación de la RENFE. Allí, muy cerca de la misma, estaba la nueva estación de autobuses. Calle Córdoba y aquella parada terminal del Portillo quedaban algo lejos aunque la del Alsina se quedaba un poco más lejos.
Carretería, Mariblanca, Mártires, Nosquera, Gigantes, La Alameda, Nueva, Compañía... nombres de calles que se vieron apagados en la pupila de mis ojos cada vez que procuraba hallar en sus aledaños los lugares que yo recordaba y las gentes que, en sus comercios, me atendían.
Me sentía apagado y callado en mi interior. ¿Dónde estaba mi Málaga? Me preguntaba, en vano. ¿Dónde estaba yo? Me volvía a preguntar, derrotado en la humillación de los años. Tres de las casas donde viví en alguna época, ya no estaban, ni tiendas, ni cafés donde solía comprar y consumir.
¿Dónde está aquel bar de la esquina, o aquel kiosco donde me compraba el periódico matutino? ¿Dónde estará aquel viejo ciego que vendía lotería prometiendo ganancias que nunca llegaban? ¿Dónde están la panadería que, en Carretería, abría los domingos en esa calle desvestida y la pastelería de la esquina de donde me compraba leche en tetra break piramidal?

13 enero 2010

La Avellaneda...y sus premios

Edith Checa, recibiendo el 3escudo de Tetuán"
457 POETAS DE 29 PAÍSES PARTICIPAN EN EL I PREMIO DE POESÍA "GERTRUDIS GÓMEZ DE AVELLANEDA" convocado en España por La Asociación Cultural y Literaria "La Avellaneda"
La Asociación "La Avellaneda" hace público el fallo del I Premio de Poesía "Gertrudis Gómez de Avellaneda".
Al premio se han presentado 457 poetas de 29 países: Alemania, Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, USA, El Salvador, España, Francia, Guatemala, Holanda, Honduras, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Reino Unido, Rumanía, Uruguay y Venezuela.
El jurado ha estado compuesto por los poetas: Ana Alvea, Isabel Martín Salinas, Rosa María García Barja, Miguel Hermoso y Edith Checa, miembros de la Junta Directiva de la Asociación Cultural y Literaria "La Avellaneda".
El jurado ha otorgado el Primer Premio al poeta Luis Lexandel Pita García (Matanzas, Cuba).
Así mismo, el jurado ha otorgado un accesit (gracias a la donación del poeta Paco Checa) a la poeta Esther Peñas Domingo (Madrid.España)
También designa como finalistas a los poetas: Francisco Martínez Hoyos (Barcelona. España), José Pozo Madrid (Tomelloso. Ciudad Real. España), Daykel Agudo Aguilera (Holguín. Cuba) y María Aguiar Fons (Bolivia)
Los poemas de los ganadores y finalistas serán publicados en el blog http://gertrudisgdeavellaneda.blogspot.com/
La entrega del premio se realizará en el Homenaje a Gertrudis Gómez de Avellaneda el sábado 30 de enero a las 12h en el Centro Cívico El Tejar del Mellizo, Calle Santa Fe (Parque de los Príncipes) Sevilla, España.
En el acto de entrega se proyectará un documental de 10 minutos sobre la vida y obra de Gertrudis Gómez de Avellaneda producido por la UNED, emitido en La 2 de TVE y guionizado y locutado por Edith Checa
El jurado realizó una primera selección de 24 poemas de entre los 457 poemas aceptados por cumplir las normas de las bases del premio.
De los 24 poemas seleccionados para la final, el fallo es el siguiente:
PRIMER PREMIO: "Poema en el que el tonto habla para sí de la niebla" de Luis Lexandel Pita García (Matanzas, Cuba).
ACCESIT:"Hay noches" de Esther Peñas Domingo (Madrid.España)
FINALISTA: "Hasta aquí" Francisco Martínez Hoyos (Barcelona. España)
FINALISTA:"Tautada" José Pozo Madrid (Tomelloso. Ciudad Real. España)
FINALISTA: "Lobos" de Daykel Angulo Aguilera (Holguín. Cuba)
FINALISTA: "Desde dónde" de María Aguilar fons (Bolivia)
Seleccionados para la final:
Abelardo Leal Hernández (Colombia)
Agustín Ramón Serrano Santiesteban (Holguín. Cuba)
Annabel Villar Suárez (Benidorm. Alicante. España)
Antonio H.A. Fiorentino (Argentina)
Begoña Leonardo Fernández (Zamora. España)
Elena Marqués Núñez (Sevilla. España)
Huáscar Moisés Cabanillas Anaya (USA)
José Eduardo Vargas Higueras (Chile)
Josean Villalabeitia Vitoria (Madrid. España)
Lucrecia Romero Herrera (A. de Guadaira, Sevilla. España)
María Lucía Plaza Díaz (Albacete)
María Luisa Villasante Díez (Oviedo. Asturias. España)
Mónica Viviana Flores (Argentina)
Pedro Arguedas Ibáñez (Zaragoza. España)
Pilar Merino Martínez (Madrid. España)
Rafaela Lillo Moreno (Alicante. España)
Rubén Failde Braña (Camagüey. Cuba)
Yosé Álvarez-Mesa (Arnao. Asturias. España)
CURRÍCULO Luis Lexandel Pita García (Matanzas, Cuba) Primer Premio
Premios:
BustarViejo, 2000 España.
Nosside Caribe, 2003.
América Bobia, Matanzas,
2002. Arcolta, 2004,
Pinar del Río Fidelia, Granma 2007.
Regino Pedroso 2008.
Libros Publicados:
Oficios para el olvido, Ediciones Vigía, 2000.
Delirios del escriba, Ediciones Matanzas, 2003.
Dialogo en soledad, Ediciones Cause, 2004.
Ritos de la primavera, Ediciones Orto, 2005.
Hijos del Tiempo, Ediciones Bayamo, 2007.
Mapas del Polvo, Ediciones Matanzas, 2009
CURRÍCULO de Esther Peñas Domingo. Accesit
Nace en Madrid (1975). Licenciada por la Universidad Complutense, en la Facultad de Periodismo, centro el que cursó el Doctorado en el Departamento de Literatura. Realizó un Máster de teología en la Universidad San Pablo CEU, durante el curso 2007-2008.
Libros publicados:
Poesía: “De este ungido modo”, en la editorial Devenir, con prólogo de José Jiménez Lozano, Premio Cervantes 2002.
Novela: ‘Los silencios de Babel’ (Odisea editorial).
Autora de un libro de entrevistas, ‘Entrevistos’ (Cinca editorial)
Incluida en una recopilación de jóvenes poetas, “Los jueves poéticos”, publicada en la editorial Hiparión
Colabora con un texto en una compilación de textos solidarios, “Desde otro punto de vista”, publicado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
Ha trabajado en numerosos medios de comunicación (prensa y radio, como Interviú, Teleindiscreta, Cibeles FM y ONDA Cero) y, hoy en día, es responsable del Departamento Digital de la Agencia de Noticias SERVIMEDIA.

Edith Checa.