02 agosto 2008

Rodolfo, el tetuaní universal.





Homenaje al Dr Rodolfo Gil


Mhamamd Benabud
Asociación Tetuán Asmir

El arabista español Rodolfo Gil Benumeya Grimau de renombre internacional falleció en Madrid el pasado 30 de julio. El homenaje que le brindó en Tetuán la Asociación Tetuán Asmir en febrero del 2008, es el último que recibio en vida. Recordaré siempre mi largo testimonio de cinco páginas, pero sobre todo las palabras emotivas del homenajeado. Este homenaje fue en realidad el de toda la ciudad. Gil era además, miembro activo de esta asociación. Su libro, La frontera sur de Al-Andalus, sobre las relaciones hispano-marroquíes, figura entre las publicaciones de la asociación. Muchos universitarios españoles y marroquies recibieron la noticia de su muerte como un jarro de agua fría. La noticia fue ampliamente transmitida por los correos electrónicos de sus numerosos amigos españoles y marroquíes. La pena que sentimos todos fue profunda. Para los profesores españoles, Rodolfo Gil era uno de los mejores y más activos arabistas españoles. Para los profesores marroquíes, Gil era uno de los mejores especialistas en temas moriscos y en la historia de Marruecos y de al-Andalus. Como pocos, Gil tenía una capacidad especial para trabajar con los miembros de los dos bandos como si formaran un solo grupo. Y es que para el, así era la realidad. Ademas, Gil llevaba haciendo esto durante más de medio siglo.
Hijo de un arabista conocido, Rodolfo Gil crecíó en un ambiente cultural abierto y tolerante. Ten¬ía una pasión por temas moriscos, la lengua árabe, el Islam, Al-Andalus, Marruecos y el mundo árabe, ademas del castellano y la historia de España, Gil estudió en la Escuela Diplomática de Madrid y era diplomático de profesión. Sin embargo optó por puestos culturales. Fue nombrado director de los Centros Culturales y de los Institutos Cervantes de Rabat, Tetuán y Lisboa. Era uno de los fundadores de los Institutos Cervantes. Sin embargo Rodolfo Gil era sobre todo un gran arabista. Entre sus numerosas publicaciones yo me quedaría con su monumental trabajo bibliográfico que recoge obras en español sobre Marruecos y Al-Andalus. Siendo un investigador muy activo, participó en congresos y encuentros culturales hasta sus últimos días. Inmediatamente después del homenaje que le brindó la Asociación Tetuán Asmir, cogío un ferry desde Ceuta hacía Algeciras donde le llevaron por coche hasta Sevilla para participar en un congreso. Entre febrero y junio de este año, escribió un capítulo sobre las Mazmorras de Tetuán para un libro colectivo que que yo dirigo y que saldrá en Marruecos en diciembre. Sus actividades culturales no se limitaron a España y Marruecos, sino también a países árabes como Tunéz donde era muy apreciado sobre todo en la Fundación Temimi, y países europeos como Francia y Portugal. Se trata sin duda de uno de los mejores especialistas españoles de su especialidad reconocidos a nivel internacional. Su fama se debe en parte al hecho de haber formado muchos españoles y marroquíes en las universidades donde enseñó y participó en encuentros culturales, como la Universidad Mohamed V de Rabat, la Universidad Sidi Mohammed Ben Abdellah de Fes y la Universidad Abdelmalek Essaadi de Tetuán, además de universidades espaõlas prestigiosas como la Complutense de Madrid. Sus alumnos y amigos se encuentran en todas las universidades marroquíes donde hay un departamento de español y también en la mayoría de las universidades españolas donde hay un departamento de árabe y el Islam. Será recordado por todos ellos por sus numerosas publicaciones.

Para concluir, además de Gil el diplomático, el universitario y el investigador siempre recordaremos Gil el ser humano. No solía hablar mucho, pero cuando lo hacía, pesaba sus palabras. Sereno, tolerante, servible, honesto, discreto, franco, amable, fiel Gil era además comprometido con sus ideas, sus ideales y sus creencias. Era sobre todo un gran intelectual que inspiraba la gente a trabajar porque amaba su profesión de investigador. Dejará sus huellas en el arabismo español y sobre todo en el hispanismo marroquí, pero también sera recordado en aquellas tierras donde pasó importantes etapas de su vida, en Madrid, Granada, Fes, Rabat,Tetuán y Lisboa.

No hay comentarios: