26 abril 2008

La Fundación Al Idrissi Hispanomarroquí, en colaboración con la Cámara Municipal de Vila Real de Santo Antonio, Portugal, organiza unas jornadas del 2 al 4 de mayo 2008 en la mencionada localidad ibérica con ponencias y conferencias de especialistas en diferentes temas relacionados con el geógrafo Al Idrissi y el historiador Mahmoud Ismail, venidos de España, Egipto, Marruecos, Siria, Irak, Arabia Saudita, Argeli, Francia y el propio Portugal.
La soprano Samira Kadiri y su grupo Arabesque pondrán fin a las jornadas.

23 abril 2008



El malagueño José Sarria, ganador del certamen literario

Cuentos del Estrecho de la Fundación Dos Orillas.


José Sarria Cuevas (Málaga 1960) con el relato “Los heraldos negros” ha sido el ganador del Primer Certamen Internacional de Relatos Breves “Cuentos del Estrecho” que ha organizado la Fundación Dos Orillas de la Diputación Provincial, cuya vicepresidenta es la diputada Paola Moreno. El fallo ha sido por unanimidad.

El jurado del certamen ha estado compuesto por la escritora Paloma Fernández Goma, el escritor Juan Emilio Ríos Vera y Director del área de Relaciones con el Norte de Marruecos, Patricio González, que ha actuado con voz pero sin voto.
Según el jurado, Los heraldos negros aborda la temática de la inmigración, que aunque tratando con asiduidad tiene en este caso una gran riqueza literaria. Sarria logra sumergir al lector en la realidad de la inmigración. Es un relato espléndido tanto en su desarrollo como en el tratamiento del tema. Se trata de una obra muy bien considerada y de gran hondura moral.
El certamen tiene un único premio que consiste en 2.000 euros y la publicación del relato que se llevará a cabo coincidiendo con la Feria del Libro de Tetuán, aunque previamente, será presentado en Algeciras en la sede de la Fundación Dos Orillas, ubicada en el edificio Kursaal.
Al certamen se han presentado veintisiete relatos, llegados desde Mohammadía, Málaga, Tarifa, Túnez, Larache, Melilla, Elche, Cádiz , Alagón, Aguadulce, Alcalá la Real, Toledo, Bruselas, Orleans, Algeciras, Mollina, Madrid, Ceuta, San Pablo y Los Barrios.
El jurado estimado que una vez examinados los 27 trabajos presentados para este certamen, ha percibido que se ha suscitado un gran interés por el tema, con un abundante número de trabajos presentados y de una excelente calidad en la composición literaria, así como una gran originalidad dada la diversidad de los enfoques que los escritores han presentado en sus relatos.
“Este premio abre una andadura llena de satisfacciones para el mundo de la literatura, en general, y en particular para nuestra zona”, ha manifestado el jurado.


Biografía de José Sarria Cuevas.

Málaga, 1960. Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales.
Sus poemas han sido publicados en revistas especializadas como Málaga & Poesía (Málaga), Ficciones (Granada), Ánfora Nova (Rute), Tierra de Nadie (Jerez de la Frontera), Turia (Teruel), Empireuma (Orihuela), Almoraima (Algeciras), Extramuros (Granada), Batarro (Almería), Arboleda (Palma de Mallorca), Almedia (Almería), Tras Orillas (Algeciras) o Entrelíneas (Tel Aviv).
En poseía ha publicado, además de diversoso cuadernos y plaquettes, los libros: Prisioneros de Babel (Málaga, 1996), La voz del desierto (Málaga, 1997), Canciones sefardíes (Málaga 1998), Separad, Málaga 2000), Tratado de amores imposibles (Madrid, 2002), Inventario delle Sconfitte (Foggia, Italia, 2004), Desde que llegaste –doce poemas de amor- (Málaga, 2004) e Inventario de derrotas (Málaga, 2005). Su poesía ha sido traducida al italiano por Emilio Coco.
Es co-autor de la antología Poesía Andaluza en libertad (una aproximación antológica a los poetas andaluces del último cuarto de siglo) (málaga, 2001) y del Diccionario de autores y obras “Corona del Sur” (Málaga 2001).
Su obra se encuentra recogida en diversas antologías:: y el Sur (Málaga, 1997), Antología del Grupo de Málaga (Málaga, 1999), Arribar a la bahía (Cádiz, 2001), 21 de Últimos (Huelva, 2001), Cari poeti, …affettuosamente (Foggia, Itañia, 2002), Diccionario de escritores de Málaga y su provincia (Madrid, 2002), De punta a cabo, Antología poética malagueña contemporánea (Almería, 2003), 30 poetas andaluces actuales (Málaga, 2005) o Poesía viva de Andalucía (Guadalajara, México, 2006).
Columnista fijo de Diario Málaga y Diario La Torre publicando artículos de opinión. También ha publicado artículos en La Mañana (Rabat, Marruecos), Entrelíneas (Tel Aviv, Israel) y Tamuda (Tetuán, Marruecos). Ejerce la crítica literaria en diversos suplementos literarios, caso del Sur de Málaga.
Es miembro de los consejos de redacción de las revistas Entreoíos y Tres Orillas, así como del consejo de redacción del suplemento Papel Literario, del Diario Málaga. Es igualmente miembro y responsable de Medios de Comunicación de la Asociación Andaluza de Escritores y secretario de la Asociación Colegial de Escritores, sección de Andalucía.
Pertenece al Circuito Andaluz de las Letras (Junta de Andalucía), al Circuito Compañeros de viaje (Centro Cultural Generación del 27) y al Circuito Poesía en los barrios (Ayuntamiento de Málaga). También ha dado conferencias y lecturas de poesías en diversas localidacdes, caso de Málaga, Sevilla, Sevilla, Córdoba, Almería, Túnez o Cádiz,
Algeciras 23 de abril de 2008.

21 abril 2008

Tazi, publica en España


LITERATURA HISPANO-MAGREBÍ

ÚLTIMO AVISO
de Aziz Tazi
Colección Ancha del Camen
Excmo. Ayuntamiento de Málaga, 2007

José Sarria


Las distancias geográficas o los accidentes naturales suelen ser franqueables por el hombre. La osadía del explorador y el talento de las invenciones han servido para descubrir nuevas rutas, para acortar espacios, para -en definitiva- hacer cotidiano lo inexpugnable. Sin embargo, no ocurre lo mismo con el alma o la razón, donde las distancias posicionales, las fronteras culturales, políticas o religiosas, pueden levantar muros -a través de los siglos- consolidados sobre la ignorancia acerca del “otro” que supone un abismo más difícil de salvar que el meramente físico o tangible.

Es éste el caso de la brecha histórica que ha supuesto el distanciamiento entre Oriente y Occidente, entre la cristiandad y el mundo musulmán. Hay que señalar que en el caso español, nuestra más reciente historia nos ha llevado por el derrotero de un pensamiento imperante decaído y postrado, caracterizado por la búsqueda de la ortodoxia nacional y religiosa, la autarquía cultural y autosuficiente, que significaba rechazo de lo exterior, de lo extraño, con un repliegue hacia los valores nacionales o nacionalistas que devenía en un “miedo obsesivo a la contaminación del vecino” (en palabras de Juan Goytisolo). Por ello no es de extrañar el gran desconocimiento que poseemos de los acontecimientos que están ocurriendo (en materia de literatura) detrás de esa Calle del Agua que es el Estrecho y que separa a vecinos de uno y otro lado.

En el Magreb, desde hace varias décadas, un destacado grupo de hispanistas (primero) y creadores literarios (después), han comenzado a desarrollar una importante obra literaria, vertida directamente en castellano (sin traducción de por medio), y que en estos momentos acumula casi un centenar de textos editados. Su amor por nuestra cultura y lengua les ha hecho convertirse en un grupo de héroes que, desde el casi abandono de las instituciones españolas, han mantenido con firmeza su convicción y su decidida vocación por desarrollar una nueva literatura que conjuga la tradición magrebí vehiculada en la lengua de Cervantes. Nombres como los de Mohamed Chakor, Moufid Atimou, Mohamed Bouissef Rekab, Abderrahman El Fathi, Mohamed Sibari, Mezouar El Idrissi, Mohamed Lahchiri, Mohamed Doggi, Mohamed Akalay, Said Jedidi, Mo Toufali o Ahmed Mgara, entre otros muchos autores, con una sólida obra desarrollada en español, mantienen una limitada presencia peninsular en suplementos literarios u otros espacios dedicados a la crítica poética, narrativa o literaria en general. Frente a este posicionamiento inmovilista estamos convencidos de que, sin duda, el mutuo conocimiento será la base para el futuro acercamiento.

Es el caso de Aziz Tazi (Fez, 1963), Doctor en Filosofía y Letras (Filología Hispánica) por la Universidad de Valladolid y Traductor Superior por la Universidad Complutense de Madrid, Profesor titular de Lengua y Literatura españolas de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas Dhar El Mahraz de la Universidad Sidi Mohamed Ben Abdellah de Fez, quien acaba de publicar su poemario Último aviso (Colección Ancha del Carmen, Málaga, 2007).

El texto, dividido en dos partes Destino incierto y Trayecto desviado, ha sido escrito con la tonalidad de un discurso connotativo que invita una y otra vez a la reflexión en una reformulación metafórica de la realidad. En el poemario de Tazi, el lector descubrirá una de las características más destacadas del autor magrebí: INTIMISMO. Pero no es este un intimismo primario o neorromántico que se ha postrado en los brazos del tópico simplista. Por el contrario, su poética transita, de forma reflexiva, por un claro proceso de interiorización emocional indagando, a través de los símbolos, en las circunstancias y acontecimientos vitales. El flujo de la memoria se transmuta en toda una mitología del viaje (muy bien estructurado en la prmera parte del poemario), a través de los elementos del transitar por estaciones, en trenes, en paisajes, que convierten al libro en un camino de ida y vuelta, en la que el idealismo metafísico articula el proceso de la exploración, de la búsqueda vital.

Con verso blanco, y métricamente libre, portador de cierta raigambre machadiana y juanramoniana, por lo que se refiere a su expresión doliente y nostálgica, el poeta fesí es capaz de crear imágenes cautivadoras, símbolos rotundos, bajo la emoción evocadora del pasado y los recuerdos.

Por otro lado precisión y claridad se dan la mano en nuestro poeta. Haciendo alarde de un tono asequible, incluso casi coloquial, es capaz de establecer un discurso poético de gran calado y profundidad, sobre el basamento de una poesía confesional, dotada de un cercano realismo. Sin embargo su verso conforma toda una singular cosmogonía, pues no se detiene en los objetos, experiencias o recuerdos de su vida, como meros elementos descriptivos, sino que los erige en discurso connotativo que invita, una y otra vez, a la reflexión en una reformulación metafórica de la realidad. Trasciende, con ello, el poeta las propias experiencias, que pudieran ser las de cualquier ser humano, las utiliza y las reelabora desde el crisol de la palabra para hacer con ellas testimonio trasmutado en categoría de símbolo mediante una poesía singularmente precisa. Decía Rainer María Rilke, en Los apuntes de Malte Laurids Brigge, que es preciso vivir toda una vida para poder escribir diez líneas que serían buenas. Y sin embargo, a pesar de su juventud, encontramos en el poemario de Tazi uno de esos versos rotundos, definitivos, que por sí mismos justifican todo un libro: “El ferrocarril siempre impone respeto”. Este verso conforma toda una metáfora elevada a trascendencia lírica.

Acercarse a la poesía de Aziz Tazi, al encanto de sus versos, a la cuidada expresión verbal de sus imágenes o a su doliente lirismo, supone un ejercicio que compensará al lector con una gratificante carga de emotividad y una singular sensualidad. Leer versos como: “¿Por qué a los niños les gusta el Tren?” o “Aunque sin querer, a veces el Tren mata” o leer poemas como Ilusión, Retorno o Largo recorrido, nos confirman que estamos ante un poeta lleno de futuras y significadas posibilidades. Según Pound el poeta no puede escribir algo que no sea capaz de decir en una conversación. Este es el caso de Tazi, en quien precisión y claridad se dan la mano; una poesía confesional, dotada de un realismo autobiográfico en muchos casos (como el poema Luz Mary, con el que se abre la segunda parte del poemario), donde el centro del mensaje lo componen aspectos y elementos de la más cruda cotidianidad que son convertidos en un singular discurso simbólico. De la mano del también poeta y gran crítico granadino Antonio Enrique concluimos que “el poeta es quien, más que mira, ve y, más que ver, elabora lo que mira”. Así ocurre con Tazi quien no se detiene en los objetos, experiencias o recuerdos de su vida, como meros elementos descriptivos, sino que eleva al tren, sus viajes, al recuerdo del camino o a los asientos de madera color verde (de la primera parte) o a Lisboa, en metáfora redivida; trasciende el poeta las propias experiencias, que pudieran ser las de cualquier ser humano, las utiliza y las reelabora desde el crisol de la palabra para hacer con ellas testimonio elevado a categoría de símbolo mediante una poesía singularmente precisa.

Decía Oscar Wilde que: "El hombre no ve las cosas hasta que ve su belleza ... La realidad no debe ser más que un telón de fondo". En esta recopilación Aziz Tazi ha eludido ser un mero notario de lo cotidiano, un simple registrador de lo inmediato, logrando afortunadamente, trascender de la realidad, siendo capaz de descubrir la belleza, para comenzar a hablarnos de ella. Con esta entrega de Último aviso Tazi se nos descubre lleno de posibilidades, como una de las voces líricas de mayor proyección y futuro dentro del actual panorama de las letras magrebíes de expresión en castellano.



ÚNICA PRESENCIA, Presencias de Ahmed Mohamed Mgara
Edita: Asociación de Ingenieros para el Medio Ambiente y el Desarrollo.
Por Paloma Fernández Gomá
“Presencia” es el subtítulo de una serie de actividades de la Dirección Regional de Cultura Tánger Tetuán, de la Casa de Cultura de la misma para destacar el paso de varios personajes de diferentes expresiones socio-artísticas de Tetuán.
Estas palabras constituyen la presentación del libro. Ahmed Mohamed Mgara ha sido el escritor elegido hispanista elegido para iniciar la colección que alberga homenajear a destacados personajes de la vida socio-cultural tetuaní.
Son muchas las personas que se suman a este sentido homenaje reflejado en el libro Presencias.
Ahmed Mohamed Mgara es un hombre auténtico de los que ya no quedan, comprometido con la tierra que le vio nacer, heredero de la más rancia humanidad. Algunos de sus muchos valores están expuestos en los artículos de escritores y amigos del homenajeado, otros valores permanecen silenciados, son aquéllos que duermen en el alma de este hombre honrado poeta, periodista y escritor, y que se van desgranando de su magnánima conciencia, a medida que el tiempo vaya transcurriendo; pues los hombres como Mgara son de la estirpe que siempre deslumbra y que va desarrollando, en cada momento, una nueva magnitud.
Mehdí Zouak, arqueólogo y director regional de Cultura Tánger – Tetuán. Samira Kadiri, directora de la Casa de la Cultura de Tetuán son los que abren el turno de intervenciones en el libro.
José Sarria Cuevas le dedica un hermoso poema de amistad entre vecinos, titulado: La otra orilla.
Abdelatif Limami lo refiere como ave cantora de las bellezas de Tetuán, a través de diversos artículos donde se fueron manifestando las evocaciones de Mgara.
Tetuán... embrujo andalusí, con prólogo de Mohamed Larbi Messari. Rabat 1996.
Las palabras del escritor tetuaní Moufid Atimou marcan la identidad del hispanista Ahmed Mohamed Mgara como ese hombre luchador y romántico que se expresa con un estilo caudaloso, propio y fértil en hermosas descripciones, bello hacia y con todos los sentidos.
Paloma Fernández Goma dedica a Mgara y Asmae Nouri el poema Plaza Sok El Foki.
Mohamed Chakor brinda a Mgara el poema Chefchaouen. Caminos de nostalgia es el artículo firmado por Paloma Fernández Goma acerca del libro Desde Tetuán...con amor .
Mohamed Sosse Aloui se une al homenaje con un artículo sobre Divagaciones.
Paloma Fernández Gomá versa sobre el libro El cine español y Marruecos (1903 – 2003 ).
La segunda parte del libro Presencias se titula Mgara...Escribió y cuenta con diversos artículos firmados por el mismo Mgara.
A modo de introducción el autor dedica unas breves palabras a los amigos, a la soprano Samira Kadiri, a Mohamed Chakor, al alma del poeta Momata, a su querida ciudad de Tetuán, al olivo seco, a Málaga, a Farida El Hadri, a Mahacine Al Ahrach y a El Haddad entre otros.

16 abril 2008

En recuerdo de Mostafá Aicha Rahmani.

LE FRONDEUR ET LE MÉTÉORE

A Mustafa Aïcha, en hommage
Par : José Zugarrondo
Córdoba - Argentina

Petit pluie devint rosée. Dorénavant point de partage auprès des fontaines pas plus que de chemin en aval. Seul le cris millénaire sur les pas des portes. Puis la nuit, l’assoiffée, et les vantardises de l’écriture, ce souffle sec mais combien plus échancré que la lumière apathique.

Tenancier de l’espace, Mustafa Aïcha sculpta le son et partit habiter un maison immunisée contre l’haleine fétide des hommes, aux portes et fenêtres grands ouverts sur la sel de mille mers, mais enracinée dans le rythme inhospitalier de la terre et ses mille visages.

¿Comment dire la vérité crue de ceux qui creusent des Abymes et puis se démènent et oublient? Leur générosité sait bafouer la terreur de l’histoire : ils vivent, et ils le sachent, en princes d’un jour, l’unique. Point donc parmi eux de savoir de prévoyance. Être est d'exister pour eux. Leur succès tient à l’affirmation du corps vif, du corps céleste et plein dont ils ont reçu le baptême de feu. Il leur suffit, en un artisanat dont ils ont seuls le secret, de tenir au métier au jour le jour, la front en l’air, de remplir la tâche journalière assignée, car il sont somme toute ce qu’est leur action, leur chimère à eux étant de refaire les murs sans se soucier nullement de planifier des toits toujours précaires. Hommes paradoxalement de labyrinthe, car ils avoisinent les forces originaires, la poulpe de la vie et de sa charnelle présence. Solaires et lunaires à la fois, ils annoncent des métamorphoses innominées qui auront à envoûter de leur mouvance assouplissante l’univers fatalement lourd des êtres.

Mustafa Aïcha, architecte du silence, au geste frais, à l’allure sans traîne, effrita la pierre solaire et rentra fugace dans la combustion dégagée par le champs de son propre image

Et à nous de ne pas nous nous douter qu’il aura fasciné la mort basse!

08 abril 2008

Desde Granada...Messari escribió.


Espacio común, memorias distintas

El primer dato que determina las relaciones entre Marruecos y España es la vecindad. En la Edad Media formábamos El Occidente Musulmán, Algharb Al Islami, que se manifestaba como una entidad cultural, distinguida con su arquitectura, gastronomía, música, caligrafía y vestimenta. A veces hemos formado una misma entidad política. Sin embargo, ocupando el mismo espacio, hemos ido adquiriendo, cada uno su propia memoria.
Tuvimos contactos de toda índole, comercio, guerras y otras formas de intercambio de influencias y costumbres. Incluso se puede hablar de interrelaciones demográficas. A causa de todo esto, existe cierta ambigüedad, en nuestro relacionamiento, que es el producto de experiencias vividas en la modernidad, bajo el Protectorado, pasando por 1860.
El primer aspecto de esta ambigüedad se manifiesta en el hecho de que, Marruecos en España, no es meramente un tema de política exterior. En Marruecos, al contrario, si lo es. Empezaré a exponer la parte más simple de esta reflexión.
España para Marruecos, tanto como estado, o como sociedad, es un vecino con el cual hay que contar. Especialmente por que el cincuenta por ciento de los problemas externos que hay que resolver, son relacionados con el vecino del norte. Esto esta claro en lo que respecta a litigios territoriales, sobre todo hasta 1975. También esta muy claro en lo que respecta los problemas económicos, en diversos niveles, o lo que respecta a temas de seguridad, de diversa índole. Se trata de un socio, con el cual se prefiere estar en buenos términos. Más aun, se inclina a preconizar que haya una cierta complementariedad e incluso complicidad.
En una histórica entrevista, en abril de 1958, en Cintra, (Portugal), Ahmed Balafrej, entonces ministro de asuntos exteriores marroquí, expuso el siguiente raciocinio, a su homologo español, Fernando Castiella; el Marruecos independizado, seguirá teniendo imperativamente, unas relaciones muy especiales con las dos potencias que le colonizaron. Esta en la consciencia de todos sus mandatarios, el convencimiento de que, no le convenía estar en un “tete a tete” con Francia. Por eso Marruecos reivindicaba una marcada presencia de España, cultural y económicamente. Sabemos que esta exhortación no fue atendida.
A pesar de las turbulencias de la política de los anos sesenta y setenta, los marroquíes continuaron fieles a ese raciocinio. En efecto, por voluntad marroquí, España, del decimosegundo lugar de la lista de los socios económicos, en 1976, llego a ser hoy el segundo socio comercial y económico de Marruecos. Y por voluntad propia del gobierno de Marruecos, existen hoy en DIA, unos cincuenta mil alumnos, que estudian el castellano en la escuela pública marroquí, con manuales preparados por Marruecos, y un profesorado marroquí formado, por propios medios, para enseñar el castellano. Y esto no ocurre apenas en la zona del norte, sino en Benimellal, Agadir, u Oujda donde nunca llegaron las boinas de Millán Astray.
Ahora paso a la otra arte de este planteamiento. El tema de Marruecos es evocado en España, cargado de ambigüedades, de modo que raramente es tratado como un tema de política exterior.
La ex ministra Ana Palacio, hizo una declaración expresiva, en su primera comparecencia delante una sesión conjunta, de las comisiones de defensa y asuntos exteriores del parlamento español, en la mañana del 17 de julio de 2002, en plena crisis del Perejil. La ministro/a, había dicho que salvo el episodio de Covadonga, ella siempre, concebía positivamente un relacionamiento fluido con Marruecos. La fecha de 711 fue la única cita histórica que se le ocurrió mencionar, a la eminente jurista, en aquel momento, asociando así, a Don Pelayo y Lala Rahma de las siete cabras.
Para la elite y para el vulgo, Marruecos no es un tema normal de la política exterior. Desde hace mucho tiempo, existen en el imaginario español dos Marruecos, forjados desde dos Españas. Marruecos de Joaquín Costa, y el de Canovas del Castillo (quien consideraba que España acaba en el Atlas). El Marruecos de O’donell que recuerdan las calles Tetuán que abundan en toda la geografía española, y el Marruecos que evoca J. M. Zaldo, “averroísta” y jefe del lado español de la comisión de empresarios españoles y marroquíes, quien escribió meses después de la crisis de Perejil, que los empresarios españoles no se dieron cuenta, durante aquel episodio, de que había una crisis entre los gobiernos de los dos países.

En función de esta dualidad que se manifiesta paralelamente en dos Marruecos y dos Españas, existe en el fondo de la personalidad del español, un dilema de identidad, que supone que no se ha resuelto decisivamente el problema del Otro que esta en el interior. Es lo típico en países limítrofes. Los andalucistas han estudiado bastante, el problema de las situaciones fronterizas en la España anterior a 1492, donde se ve que los límites separan y unen a la vez.
Posteriormente, España avanzó hacia el sur, tal como hicieron otras naciones europeas, con la particularidad de que para España se trataba de concluir la Reconquista allende el mar.
En las acciones de España en las costas marroquíes en el Mediterráneo y el Atlántico, se buscaba, no apenas cumplir con una “misión histórica”, sino evitar que sean otros, los que se acaparen de la influencia, en el espacio marroquí.
Luego, con lo que supuso 1898, España se conforma en Algeciras (1906) de una presencia simbólica, en Marruecos, conservando durante todo un siglo, un resentimiento amargo, por la no equiparación de su propio status con el de Francia. Desde 1912, hasta la visita se Sarkozy (Noviembre 2007) se ha quejado a menudo de la prioridad adquirida por el país galo.
En la actualidad, los parámetros político estratégicos han transformado el concierto internacional y regional. Las fronteras han adquirido nuevas dimensiones. Con la globalización, la formación de grandes grupos de países y la interdependencia de los intereses y las preocupaciones económicas y políticas, el mundo entero esta atravesando un periodo transitorio. Tenemos que adaptar nuestras relaciones a las realidades del momento. La vecindad adquiere nuevas dimensiones.
El relacionamiento entre España y Marruecos esta obedeciendo a esta nueva dinámica. Las transformaciones acaecidas en los últimos tiempos, han ayudado a cambiar la lógica de las cosas. Cada vez las relaciones bilaterales han ido cobrando más dosis de racionalidad, al compás del proceso de la integración europea.
En los anos ochenta, cuando Miguel Aldasoro, entonces, secretario de estado de pesca, había aclarado a las cofradías de pesca andaluzas y gallegas, que las aguas territoriales marroquíes eran propiedad de un estado soberano, pareció como si tratase de un nuevo Lebrija, estableciendo bases de una gramática, que había que aprender.
El problema de la pesca, ahora, ha cambiado de parámetros, ha pasado de un carácter arcaico, de pretendidos “derechos históricos” en las aguas marroquíes, a un expediente que obedece a cálculos precisos, llevados a cabo a través de negociaciones entre Rabat y Bruselas.
Atravesamos de veras nuevos tiempos. Precisamente en lo que conciernen las relaciones entre Rabat y Bruselas, España esta obrando en las instituciones de la UE, en el sentido de defender el dossier de Marruecos, que pretende acceder a un estatus de socio avanzado.
De otro lado, sigue en vigor, una literatura exótica que habla de “país alauita” de “poder jerifiano” y también sigue en vigor una animosidad que no perdona a SM el Rey Juan Carlos sus palabras amables durante el entierro de SM Hasan II. Sin embargo se tiende a configurar unas relaciones impregnadas de modernidad, entre dos países que pertenecen al mundo de hoy.
Junto con el déficit de modernidad que ha sufrido nuestro relacionamiento hasta mediados de los anos ochenta, existe también el hecho de que ciertas fuerzas políticas españolas emplean el tema marroquí, como medio de intrigas partidistas, en el sentido de crear recíprocos embarazos políticos.
Sin embargo, actualmente, se puede decir que la tradicional carga de animosidad con respecto a Marruecos esta perdiendo agudeza. En los recientes programas electorales de los dos partidos mayoritarios, se observa que tanto el PSOE como el PP, se expresaban en términos tendientes a tratar el tema marroquí con objetividad y realismo. CiU se distinguió con semejante postura, en el ámbito autonómico
A nivel de las masas, muchas cosas se han corregido, prueba de ello, el comportamiento magnánimo de los españoles en general, a raíz del 11 M de 2004. La opinión publica y publicada en España, concibió aquella tragedia en su justo significado, como producto de un criminal terrorismo y no culpo a los miles de marroquíes que viven en el país.
En los cuatro anos pasados, la política exterior española, se ha percibido en Marruecos como una línea nueva trazada en el sentido de previligiar la concertación y el realismo, antípoda de la línea de los nuevocons, generadora de la desastrosa situación creada en el Irak, y en el OM en general.
Tras la retirada de las tropas españolas de Irak, escribí que aquello podía ser considerado como un paso, en el sentido de investir en una Europa más europea, que haga contrapeso al unilateralismo, y, como un presagio de la vuelta al multilateralismo, como método.
Puedo confirmar, ahora, que la línea política trazada y seguida en España durante los cuatro anos pasados adquirió mucho respeto por las fuerzas democráticas en Marruecos. Las actuales condiciones internacionales, llevaran a las principales fuerzas políticas en España, a concluir acuerdos de estado sobre la política exterior, cosa que sin duda, tendrá sus sanas consecuencias sobre la situación en nuestra región; y por supuesto sobre la relaciones hispano marroquíes.

Mohamd Larbi Messari
Granada 2 de Abril de 2008