Cortar a lo sano


“CORTAR A LO SANO”

(Memoria)



Por H.Hantout Seidel



El Acta de Algeciras firmada el 7 de abril de 1906 entre representantes de España, Alemania, Francia y el Reino Unido. Según esta acta, España adquiere obligaciones, junto a Francia, para ejercer un protectorado en la zona de Marruecos que tendrá lugar tras la firma del Tratado de Fez del 30 de marzo de 1912 entre Francia y Marruecos y el 27 de septiembre de 1912, es España quien firma con Francia (y no con Marruecos) el tratado en el cual se fija los derechos y obligaciones de España en la zona de Protectorado.

Su finalidad, según consta, es establecer en Marruecos un régimen que permita la introducción de reformas y asegure el desarrollo económico del país, según lo juzgue útil el gobierno colonizador. Intervención de Francia y de España en Marruecos con el fin de instituir, cada uno por su lado, un nuevo régimen de reformas administrativas, judiciales, escolares, económicas, financieras y militares.

Esta repartición de Marruecos (1912-1956) fue injusta, geográficamente, políticamente y sobre todo inhumanamente, ya que rompe, corta y destruye por completo a toda una naturaleza, a todo un país y a toda una populación con su historia y su cultura, era casi preferible una sola colonización y no las dos al mismo tiempo y por separado.

“Cortaron a lo sano”, a un país separándola por unas fronteras ficticias entre las zonas, la administrada por España y la administrada por Francia a un país que tiene a su propia geografía y a su propia población bien definida, y que aunque los dos países colonizadores son europeos, entre ellos en aquel entonces, ni se apreciaban ni se parecían para nada en todos los sentidos, eran mas bien enemigos que van a colonizar el mismo país pero “cortado” y cada uno mandara a su manera y con su politica propia.

Francia era una Republica bien clara, mientras que la España de entonces, su politica no fue definida ni comprendida con tantos cambios y con tantos regimenes políticos habidos, sobre todo durante las “Dos España” antes de que se instalara la dictadura de Miguel Primo de Rivera y la de Francisco Franco Bahamonde, quedando España completamente aislada por la mayoría de las naciones y que no se olvide, repercutida en el Norte de Marruecos, quienes no tuvimos contacto alguna con ningún otro país, colonizados por España estábamos los dos condenados a un aislamiento con el resto del mundo.

También estaba la ciudad de Tánger, que tampoco se libro de su frontera ficticia, pero esta y su población por los menos, disfrutaron de su internacionalismo que le daba esa maravillosa ventaja de ser un lugar cosmopolita en todos los sentidos, todos los idiomas eran los bien venidos y hablada por todos, tanto por el extranjero como por el propio tangerino. El alumno marroquí tangerino inscrito en cualquiera de los colegios habidos en Tánger: francés, español, alemán, ingles, italiano o israelita, durante las horas del recreo se hablaba, además del idioma estudiado, el árabe y el español con toda naturalidad.

El marroquí de cualquier zona que sean y que deseaba o necesitaba viajar en su propio país de una zona a la otra, se le exigía un salvoconducto y el cambio de la moneda.

Durante el franquismo muy pocos son los marroquíes que viajaron de una zona a la otra por no decir casi nadie. Nosotros los marroquíes del norte con los marroquíes del sur vivíamos aislados completamente, ignoradnos mutuamente, no nos conoceríamos hasta en 1956, fecha de la independencia.

Uno de los mayores y penosos problemas dejados o encontrados con la independencia de Marruecos por estas dos distintas colonizaciones, fueron además del idioma indispensable a la hora de la integración, por el modo de llevar el derecho administrativo (el uno francés y el otro español), por el método de la escolaridad y la enseñanza, por el modo económico, financiero, la integración de la moneda, el cuerpo militar, y por ultimo la politica de cada uno de ellos repercutida en Marruecos.

También quedaba por resolver los problemas de mentalidad, de particularismos políticos y de instituciones.

El ministerio de instrucción pública sustituyó el francés al español en 1957, como primera lengua extranjera en los colegios del norte. España nada hizo por defender su idioma, por lo menos podía haberse manifestado en plan cultural y dar un espacio intelectual merecido después de medio siglo de colonización española a “sus marroquíes” hispanohablantes que los habían muy buenos, tenían derecho a una mejor consideración y a una mejor defensa, España tenia que sentirse responsable y a la vez orgullosa de “su buen producto español”, que se sigue descuidando hasta hoy en día.

Un idioma es lo más sagrado que hay en el universo en el que vivimos todos, es la mejor y mas bonita arma humana para la paz, no habia que descuidarla porque hace mucha falta y mas ahora.

Con la independencia en 1956 y después en el importante momento de la integración en 1958, se produjeron dificultades monumentales para el marroquí de una zona a la otra, cada cual quería o creía saber lo que habia aprendido los unos durante la ocupación francesa, los otros durante la ocupación española, es el resultado de “cortar a lo sano” a un país, naciendo de ella una competencia algo malsana.

El primer problema de integración de la zona norte era esencialmente económica, la diferencia en aquel entonces venia sobre todo de la desigualdad de la puesta en valor entre las dos partes de Marruecos, de la disparidad monetaria (la peseta en el norte y el franco en el sur) que envenenaba las relaciones interzonas, las diferencias en el nivel de vida, de los salarios y de la legislación y un gran etc.

Cuando el ministro de Trabajo, vino a Tetuán para alinear los salarios de la zona norte con los de la zona sur, se asusto tanto que tuvo que renunciar a ello, tan grande era el desequilibrio entre las dos practicas.

En estos años de independencia, los primeros funcionarios marroquíes del norte, los primeros en participar a un concurso-oposición (abril 1957) en lengua española, percibían una paga bien inferior y cuando digo inferior es tres a cuatro veces menos que la percibida por funcionarios con el mismo grado administrativo, de la “otra zona”.

Cuando un empleado obrero en Casablanca cobraba 400 francos el de Tetuán cobraba 20 pesetas, o sea 180 francos.

Cuando se quiso “igualar” los puestos o grados del “Cuerpo administrativo español” con los “grados de la administración” de la Función Publica de Rabat (la misma de antes francesa y ahora marroquí) la dificultad estaba mas bien en el sueldo y no en la categoría ni en la aptitud del funcionario, yo me atrevería a subrayar que los responsables tanto los de “aquí” como los de “allá” poco se preocuparon de la verdadera situación y del derecho de cada uno de los funcionarios, se les dieron el grado mas bien a partir del sueldo percibido por cada uno añadiéndoles “un mas” para desorientar y llevar a cabo la misión encomendada sobre todo cuando se trataba del funcionario de categoría inferior, porque los “grandes funcionarios” bien que supieron defender y encontrar “el equivalente”. Tampoco, en esta ocasión, España hizo nada por defender el caso de estos funcionarios descalificados que fueron anteriormente los “suyos”.

Los que salieron ganando en este proceso de integración fueron los funcionarios españoles quienes siguieron en sus puestos fijos, cobrando un sueldo especial, (bien superior que los mismos funcionarios en España), ya que hasta entonces, no se preocuparon de formar (antes de la Independencia), a los que iban a reemplazarlos. A este personal superior español, la administración marroquí todavía los necesitaba para una formación a los primeros o nuevos funcionarios marroquíes del norte.

Muchos son los problemas acaecidos durante este periodo de los dos protectorados que se “separo” o se “cortó” al país y a su población durante nada menos que medio siglo.

Lamentablemente, de aquí nacen muchos de los problemas que encontramos aun hoy en día, no cesamos de culparnos los unos a los otros, los del norte a los del sur y viceversa, algunos incluso defienden a todo lo que es francés y otros a todo lo que es español cuando los dos fueron los culpables de “cortar a la sano” a nuestro país.

Si he escrito este artículo es porque me creo bien situada para contarlo y juzgarlo si ustedes me lo permiten.

Personalmente he tenido una excelente experiencia y la suerte de trabajar, de colaborar, de vivir, de comunicarme tanto con “este” como con “aquel”, para mi los dos tienen la misma importancia y la misma personalidad cuando lo merece. Tanto los unos como los otros, habéis o hemos vivido el mismo problema visto cada uno desde su propio ángulo.

Unamos pues, nuestros valores y nuestros conocimientos para un mejor porvenir

Comentarios

Entradas populares de este blog

Chari Expresati será homenajeada en Tetuán.

Ahmed Mgara, gana el: XII Certamen de Poesía Encuentros por la Paz de San Pablo de Buceite.