27 junio 2007

Kafka y Villodres...

EN EL CENTRO DE UN MUNDO EXTRAÑO


Carlos BENÍTEZ VILLODRES
Escritor, poeta, periodista, crítico literario
Cónsul, en Málaga (España) de POETAS DEL MUNDO


Cuentan que Kafka, poco antes de morir, le dijo a su médico: “Máteme, si no es usted un asesino”, y que luego agregó: “No se vaya”. Cuando el pobre médico le respondió: “Yo no me voy”. Kafka entonces le dijo: “Pero yo me voy”. Quienes lo conocieron divulgaron muchas situaciones como ésta. Fueron sus biógrafos los que obligaron a asumir que la vida de Kafka se superpuso a la obra. También su Diario, su Carta al padre, la correspondencia con sus tristes novias, su clásica foto donde las orejas amenazan con adelantarse a su perplejidad. El destino de Kafka, afirmaba Borges, fue transmutar las circunstancias y las agonías en fábulas. Y tal vez ésta sea la situación más kafkiana de todas: ya no se puede olvidar de una hipótesis tan improbable como asfixiante. Y en el principio hay una encrucijada: Kafka nació el 3 de julio de 1883 en una Praga habitada por tres grupos incompatibles: judíos, checos y herederos de la aristocracia austriaca alemana. Hizo sus estudios en alemán pero decidió aprender a hablar en checo, dos lenguas opuestas que ni siquiera admitían traducción. ¿Era alemán, checoslovaco o judío? ¿Tenía que escribir sus libros en checo o en alemán? El mismo admitió: “Viví entre tres imposibilidades: la imposibilidad de no escribir, la de escribir en alemán, la de escribir en otro idioma, la de escribir. Era una literatura imposible por todos sus costados”.

Esta convicción de la imposibilidad es la que lo llevó a asumir cada escollo como parte de un legado y también de una narración. “Este ser de otra raza, de otra configuración psíquica y onírica, observador distante y de ojos de microscopio fue el judío checo que escribió en alemán y pensó en hebreo”, así lo define Ezequiel Martínez Estrada.

Kafka no era un hombre vencido; en todo caso, tenía la determinación de cumplir con todo, a la altura de la perfección. Tal vez esta es la razón por la cual nunca se consideró lo suficientemente apto para contraer matrimonio ni para editar los manuscritos que iba sumando por las noches. Publicó muy poco y en su testamento pidió el fuego para casi todo. Más que obedecer a un mandato paterno o burocrático, se había sometido a sus propias certezas. Por eso, sus diarios, sus cartas y sus famosas listas sobre temas íntimos son obras maestras de afligido circunloquio no sólo con respecto a los otros, sino sobre todo a él mismo.

El 18 de julio de 1906, por cumplir con él y con su padre, se doctoró en jurisprudencia. Abrazó el título junto con dos determinaciones: no ejercer jamás como abogado y no recibir, desde ese día, un peso más de su familia. Se concebía como escritor pero pensaba que vivir de la creación literaria era una forma de envilecerla. La ocupación y el arte debían permanecer completamente separados del resto. Después de dos años de penurias, consiguió el resto: un empleo en un instituto de seguros contra accidentes de trabajo. Fragmentos enteros de sus obras, así nos vemos obligados a pensar, deben su atmósfera a este instituto: no sólo el Gregorio Samsa de “La Metamorfosis”, sino el adolescente de “El fogonero”, los pacientes de “Un médico rural”, por nombrar algunos.

La obra y la sensibilidad de Kafka son a nuestra época, ha dicho W.H Auden, lo que Shakespeare y Dante a las suyas. Y a la distancia, en estos cuentos, se ve claramente el existencialismo de Sartre, la angustia del hombre moderno ante el poder omnipotente. Los jeroglíficos de Kafka han sido leídos también como premonición de la prepotencia racista y el horror nazi que llegó más de diez años después de su muerte. La radiografía de la burocracia autoritaria aparece denunciada en sus obras, así como la mágica elaboración de un lenguaje actual, es decir, un definitivo adiós a la lógica literaria del siglo XIX.
Kafka trae consigo el silencio como respuesta a los enigmas contemporáneos. No es “El Canto de las Sirenas”, afirma en su fábula, sino el estarse calladas, lo que lleva la verdadera carga de iluminación y amenaza. La única respuesta correcta no está en el habla sino en lo que no se dice. Y eso es lo que Kafka logra siempre: dejar al lector encerrado con sus personajes, sus situaciones y sobre todo con el silencio. Con la deliberada renuencia a develar… ¿qué le pasa exactamente a Samsa?, ¿qué Ley es la que esperamos?, ¿qué es lo que hace imposible vivir?, ¿por qué clase de cantores los pueblos se dejan masacrar? Su literatura, en suma, contiene la de los escritores que vinieron, y determina una lectura kafkiana del resto. Borges, uno de los principales introductores de este autor en la biblioteca argentina, consideraba a Kafka como el gran escritor clásico del siglo XX. Y tal vez así sea. Literalmente así. Y entonces Kafka no vivió tan atormentado como quisimos pensar, sino que fue el siglo que apareció en sus relatos y durante el cual lo leímos, lo que nos llevó a pensar de esta manera. En el centro de un mundo extraño, las parábolas de Kafka dejan fluir el recuerdo de una vieja esperanza de redención. A la distancia, alguien puede recordar en sus obras al dios ausente de la vida moderna, que de existir podría venir y salvar a los personajes de todos estos relatos, salvar a Kafka de los numerosos callejones sin salida que cruzaron su vida. Y dejar al lector solo en este mundo.

19 junio 2007

Tomando Té en Tetuán


EL MEJOR TÉ QUE TOMÉ NUNCA

Málaga: Antonio J. Quesada

Me gusta el té, no es ningún secreto. Tampoco es algo que se salga excesivamente de la normalidad, todo sea dicho: el Reino Unido se paraliza para tomar el té de las cinco de la tarde, según nos vende la tradición británica. Y para qué hablar de cómo hervían los samovares rusos a cualquier hora del día (que le pregunten a Tolstoi o a Dostoievski, por ejemplo), o de lo vital que resulta esta bebida en China, en la India, y en algunos sitios más. “El té es la bebida de las personas civilizadas” y no el café, nos confesaba el maravilloso protagonista de “Fresa y chocolate”. Viva el té, por tanto. Yo no me privo.
Ahora bien, el mejor té que tomé nunca lo disfruté en un cafetín de la Universidad Abbelmalek Essadi, de Tánger. Intuyo que en ningún sitio del mundo se puede disfrutar de un buen té como en Marruecos, aunque también varía mucho el modo de tomarlo, de norte a sur del país. Personalmente, jamás bebí un té que me supiera mejor que éste, lo repito. Claro está, que el ambiente donde lo disfruté era único: un té inmejorable, con sus hojas dentro y, sobre todo, una silla donde sentarse y una pared blanca donde apoyarse, con el sol de frente y el bullicio acogedor de Tánger a mi alrededor (recuerden: Tánger es la “Casablanca” de Bogart). Así de sencillo y así de difícil. Disfrutar de un té en Marruecos, apoyado contra la pared y con el sol brillando en el cielo es un auténtico lujo. Un lujo que Europa ya no puede permitirse, porque aquí siempre vamos corriendo, demasiado ocupados con mil pequeñeces que nos impiden disfrutar de nuestro tiempo. Auténticos filósofos estos hittistes de los que alguna vez hablara Paul Bowles, ese norteamericano nacido en el Nueva York de América y amante del Nueva York del norte de África, Tánger. “Los que sostienen las paredes”, hittistes, auténticos filósofos por encima del bien y del mal que saben apurar como nadie hasta la última gota de su té, pero también de la vida. Buen té, charla, y tiempo para pensar en lo que se quiera, ¿qué más se puede pedir a una tarde de sol?
Es una pena que en Tetuán no haya podido ejercer como “sostenedor de pared”, pues mi estancia en Tetuán fue sólo de unas horas (lo suficiente como para quedar enamorado de la ciudad, eso sí). Ejercí, por tanto, de europeo apresurado, que es lo que jamás se debe hacer para poder disfrutar de Marruecos: Marruecos hay que disfrutarlo como viajero, no como turista. La principal diferencia entre un turista y un viajero es que el turista lleva en el bolsillo el billete de vuelta a casa y en la mano la cámara de fotografiar. Malo: yo, que prefiero ser viajero, tuve que disfrazarme de turista en Tetuán. Tan veloz fue mi estancia en nuestra maravillosa ciudad (comienzo a considerar Tetuán mi ciudad, por el cariño que voy teniendo a sus gentes, a “Tamuda” y a mis amigos de Tetuán), que ni siquiera tuve tiempo de comprarme la camiseta de fútbol de la selección marroquí. Yo, que juego fútbol cada domingo, no pude sorprender a mi compañero de equipo Abdel, que es de Tetuán, apareciendo vestido con camiseta tan especial, como era mi intención. Hubiese sido precioso: él con la camiseta española, que suele traer, y yo con la camiseta marroquí, metáfora plástica de qué y cómo somos.
Decididamente, tengo que volver, dejé demasiadas cosas pendientes en Tetuán. Té, amigos, charlas literarias y alguna que otra pared por sostener.

Robador de Europa.


Presentación de la revista de la UMA

'Robador de Europa'

en Granada
Por: Julio César Jiménez


El pasado 13 de junio se presentó publicamente en la Casa Molino "Ángel Ganivet" de Granada (Exma. Diputación Provincial de Granada) los números aparecidos hasta el momento de la revista Robador de Europa, que dirige el poeta, profesor y vicedecano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UMA Francisco Ruiz Noguera. Al acto, que tuvo su desarrollo dentro un hermoso recinto, acudieron variadas personalidades de las letras de la ciudad, y resultó entretenido y ameno.
Las intervenciones, que estuvieron a cargo de Raúl Díaz Rosales, Juan Carlos Martínez Manzano, Julio César Jiménez y José Manuel Pozo, tuvieron como objeto desde la puesta en antecedentes de la tradición malagueña y universitaria en materia de revistas literarias, hasta el mismo espíritu de Robador, pasando por los contenidos de los números ya editados y los próximos.
En la fotografía, de izquierda a derecha, Juan Carlos Martínez, Raúl Díaz Rosales, Miguel Ángel Contreras (presentador del acto), Julio César Jiménez, y José Manuel Pozo.


El Hispanismo: Se va a gestionar la presentación de la revista perchelera en Tetuán para noviembre próximo.

13 junio 2007

Poesía

رَقْصَةُ الطَّائِرِ البَحْرِيّ
La Danza Del Ave Marina


Ave
Que reposa
Sobre una nube
O un costado de la mar

Recobra
Con la aurora
Su danza primera
En el reino de la claridad
E imágenes
Por una mano escondidas
En el fondo de las aguas

Siembra
En la boca del mar rosas

Cristaliza
En un momento
El habla del viento
Debajo de un ala

Y arenas
En vestido tejiéndolas
Para una mujer
En el poema

Prosigue
En la blancura
Y cuando desea
Persigue
El cortejo
De los recién llegados
Hasta
El paraíso

Tetuán-Martil/2005






جَسَد
Cuerpo

Tu cuerpo codiciado
Enciende con intelecto y retratos
Mares infinitos


Traducciόn : Marouan Duhri

11 junio 2007


Del portal ORTEGALOGIA
DE Nuestro amigo MOHAMED BILAL ACHMAL SOBRE EL HISPANISMO FILOSÓFICO,
ortegalogia@yahoo.es


Mashārif con Said Jedidi el día 13 de junio 2007 sobre literatura marroquí en lengua española

Qué sabemos -como lectores- acerca de nuestra literatura escrita en español? ¿Por qué encuentra esa literatura algunas dificultades en afirmar su legalidad en el panorama cultural nacional? ¿Cuales son las iniciativas de la Asociación de Escritores Marroquíes en Lengua Española para apoyar esa literatura en nuestro país? ¿Como reaccionan las instituciones culturales nacionales ante el hispanismo marroquí actual? ¿Para quien escriben los escritores marroquíes en lengua española? ¿Para el lector marroquí o para los lectores de la orilla norte del mediterráneo?
Esas preguntas serán formuladas por Yasin Adnan en su programa Mashārif a su nuevo invitado el escritor tetuaní en lengua española Said Jedidi, escritor entre otros de "Grito Primal" (2001) "Autodeterminación de Invernadero" (2003) y Yamna (2006). El programa será emitido el día 13 de junio a las 22.30 en la primera cadena de televisión marroquí.



INVITACIÓN A LA INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN
Reflexiones especulares,
Said Messari
Obra gráfica Instalación Pintura
Jueves, 21 de junio a las 20:30
CRUCE, Doctor Fourquet, 5. 28012 Madrid.
Tel: 91 528 77 83
Del 21 de junio a l 21 de julio 2007
De Martes a Sábado de 17:00 H a 21:00 H

Juan José Téllez en Tetuán.



La tarde noche del lunes 11 de junio de 2007 quedará en el recuerdo de más de un tetuaní, sea español o marroquí.
La presencia del escritor andaluz Juan José Téllez plasmó un infinito afecto del algecireño hacia lo marroquí, hacia lo norteño que tanta similitud posee con lo andaluz, con lo sureño.
Téllez hizo un alto en el camino de su vida profesional para estar entre nosotros y para darle un poco de peso a esta charanga del libro que desde la inmadurez se organiza aquí entre un sitio y otro con una desconexión tremenda y que no debe ser usual en una "feria del libro" propiamente dicha.
La presencia andaluza, de la Junta, de los escritores y de alguna que otra editorial dieron cierto sabor a "esparadrapo" a lo que se llamó "feria".
Es cierto que la ausencia de la literatura marroquí expresada en español puede considerarse como un golpe trágico. No se puede concebir una Feria del Libro en Tetuán sin los escritores marroquíes en español que están esparcidos por toda la geografía nacional. Tal vez sea este el momento idóneo para que los escritores marroquíes empiecen a moverse para crear una asociación que los agrupe a todos para ejercer una vida asociativo que daría más impulso y más presencia a ese género ultrajado a muchos niveles.
De todos modos, a mi humilde parecer, la presencia de Andalucía, toda junta, le ha dado un sabor muy especial a esa charanga llamada "feria".
Texto: Ahmed Mgara
Foto: Miguel Vega

08 junio 2007

Feria del Libro de tetuan


LA FERIA DEL LIBRO DE TETUAN.
Con una notoria ausencia de la literatura marroquí expresada en español comenzaron los actos de la décima feria del libro que se celebra en la plazoleta de Sok Zraa colindando con la histórica Plaza del Feddán.
El Ministro de Cultura, junto con el Wali de Tetuán y el Cónsul General del Reino de España en Tetuán dieron apertura a la ceremonia inaugural de estas interesantes jornadas que delatan la ausencia del escritor hispanista dentro de las actividades nacionales si exceptuamos la presentación de la obra Aixa de Bouissef Rekab, presentada por Quórum, editora gaditana.
Juan José Téllez, Pepa Parra, Rodolfo Gil, Juan José Sandoval y Juan Ignacio Palomares serán algunos de los españoles que darán vida a las jornadas.
Dar Sanaa de Bab Okla, el Instituto Cervantes, Dar Takafa, Feddán, Colegio Jacinto Benavente y el Colegio del Pilar serán los escenarios de los actos que durarán hasta el 13 de junio.
Ahmed Mgara

04 junio 2007

Rodolfo Gil vuelve a Tetuán

PRESENTACION DE LIBRO
El sábado 9 de junio A LAS 19H, se presentará el libro
CERVANTES Y EL ISLAM,
editado por Rodolfo Gil Benumeya Grimau y Nuria Martínez de Castilla,
Instituto Cervantes,
calle Mohamed Torres 3,
en el marco de la Feria del Libro.
La presentación la hará Rodolfo Gil Benumeya Grimau.
Esperemos una gran asistencia

03 junio 2007

FERIA DEL LIBRO DE TETUAN

El próximo día 11 de junio se presentará el libro “Señora Melancolía y otros relatos” del escritor y periodista andalúz Juan José Téllez, quien estará entre nosotros en "cuerpo presente" para varias actividades en la ciudad del Feddán desde el día 9 del mismo.
La obra “Veinticuatro retratos de mujer” de Paloma Fernández Gomá, será presentada en Tetuán al día siguiente habiendo sido presentada hace unos días en el Rincón, a 14 km de Tetuán.
Lo que no se sabe aún es el lugar de dichas presentaciones.
Abu Kais

02 junio 2007

HOMENAJE AL HISPANISTA MESSARI

EL HISPANISTA MARROQUI LARBI MESSARI, HOMENAJEADO.
La tarde- noche del viernes 1 de junio tuvo lugar en la Escuela de Artes y Tradicionales de Bab Okla un magno e interesante homenaje al diplomático y periodista hispanista Mohamed Larbi Messari.La organización corrió a cargo de la Dirección Regional Tánger- Tetuán de Cultura y la Casa de la Cultura de Tetuán, y la presentación del acto estuvo a cargo de la soprano Samira El Kadiri.Los ponentes fueron, por orden de intervención:
El poeta tetuaní Mohamed Tanjaoui, uno de los poetas marroquíes más carismáticos por su gran presencia en la poesía marroquí expresada en árabe durante los últimos cincuenta años. El poeta de Sania Ramel se extendió sobre la infancia que compartieron juntos en la capital del Dersa, así como la juventud que compartieron con intelectuales de la época de los años 50.
El sindicalista y periodista Ahmed Khomsi se refirió a la personalidad del homenajeado a la hora de defender a ultranza a la prensa y a los periodistas de toda procedencia durante su ocupación del Ministerio de Comunicación de Marruecos, entre otras facetas que él destacó de Messari.
Ahmed Mgara se refirió a la labor desempeñada por Messari en pro del hispanismo marroquí al crear un suplemento en español en L’Opinion de Rabat en los albores de los años 80 y que tantos escritores y poetas dio al hispanismo nacional, destacando la disponibilidad de Messari para cualquier proyecto cultural.
Posteriormente intervino Reduan Hdaddo, compañero en la lucha del partido político, para resaltar la prestabilidad del homenajeado en todo lo que es prensa con todo el mundo. También se refirió al paso del señor Messari por la Embajada de Marruecos en Brasilia.
Zin El Abidin Hosseini se extendió sobre su experiencia con el ministro de Comunicación, Larbi Messari. Destacó muchas facetas humanas y profesionales de ese hombre, Así como una serie de anécdotas de sus vivencias con ese hombre, siempre tan activo, que es Mohamed Larbi Messari.
El homenajeado se deleitó hablando a muchos de sus amigos, admiradores, hispanistas y periodistas. Contó anécdotas que marcaron su vida y habló del futuro como meta a tener por parte de todos.
El simpático acto fue acompañado de partituras de música clásica entonados por la Orquesta Camarata del Conservatorio de Música de Tetuán, dirigida por el profesor Mustafá Rahmani.
El señor Mehdi Zouak, Director de la Dirección Regional Tánger-Tetuán agradeció en los prolegómenos la aceptación del insigne tetuaní para estar entre los suyos en la calidez de esta noche tetuaní.
Ahmed Mgara