09 agosto 2009


La palabra se ha quedado sin su magia.
Hace muchos años, conocí profesionalmente a uno de los profesionales radiofónicos más lúcidos de cuantos conocí tanto en España como en Marruecos. Muchos profesionales con quienes tuve la suerte de colaborar en programas y en proyectos.
Redouan Hmaida acaba de jubilarse y sus programas e informaciones también.
Redouan, mi amigo y maestro, me vino a ver en mi trabajo para preguntarme “cosas” sobre la jubilación. Un monumento andante del periodismo nacional hablando de jubilación me resultó casi insultante… y sentí poseer una moral herida y trastornada. Redouan Hmaida, creador de uno de los programas de mayor éxito de la radio marroquí, “La magia de la palabra” Sihrol Kalam, dejó su emisora Radio Tetuán- antaño Radio Dersa- para jubilarse, descansar y rascarse lo que sus manos alcancen de su cansado cuerpo, pese a su juventud espiritual. Redouan se nos fue casi sin que lo sepa él mismo, en un silencio flagrante propio de los grandes que se autohumillan con su exceso de humildad.
Redouan Hmaida, maestro y compañero se mantuvo siempre firme, incluso cuando los intelectuales de Tetuán tuvimos el honor de “romper los lazos umbilicales” con nuestra emisora después de la ida del ex director Ssi Abdeslam Zian por los desbarajustes internos y la no dedicación a Tetuán la emisión que se merecía… Redouan nos pudo convencer siempre que quiso para que grabemos para él sus programas y sus intervenciones. Era de lo poco saludable que aún flotaba en una emisora que ni siquiera en Tetuán se escucha!!!!
Por la trayectoria de nuestro amigo y compañero Redouan Hmaida, y quiero dejar constancia que el móvil de este artículo- llamamiento no es ni mi admiración hacia Redouan ni mi amistad de décadas con él, sino mi reconocimiento por una gran labor desplegada en un terreno difícil y complicado.
Los intelectuales, y los periodistas de Tetuán, a quienes tanto sirvió y ayudó Redouan Hmaida, estamos llamados hoy a organizar a nuestro servicial periodista un gran homenaje, individualmente o a nivel colectivo, pero que sea un homenaje de reconocimiento y no un homenaje para rellenar huecos con chapuzas, lo que abunda los últimos años desgraciadamente. Un homenaje afectivo donde los aplausos deban brotar desde el alma y desde el reconocimiento a una gran labor y poco común en nuestro tiempo.
La Asociación Tetuán Asmir podría apadrinar éste proyecto para las Jornadas de las Siete Puertas de Tetuán. Ojalá consigamos abrazar a nuestro compañero Redouan Hmaida en honor de multitudes con un homenaje de quienes sabemos de la benevolencia y gran humanismo de nuestro amigo y maestro…. Aunque sé que al humilde de Redouan no le agradará este llamamiento que hago a las almas bondadosas de Tetuán.

No hay comentarios: