Mohamed Chakor en su homenaje



ORGANIZADO POR LA ASOCIACIÓN TETUÁN ASMIR
(Tetuán, lunes 11 de diciembre de 2006)

CHAKOR, MI AMIGO

Por Mohamed Bouissef Rekab


El día 5 de diciembre del 2006, un correo electrónico atrajo mi atención sobremanera: se trataba de Ahmed Mohamed Mgara que me decía algo.
Al abrirlo vi que se trataba de un homenaje a Sidi Mohamed Chakor; lo realizarían los habitantes de Tetuán y lo organizaba la Asociación Tetuán Asmir bajo los auspicios de nuestro respetado amigo Ahmed Mohamed Mgara.
¿Cómo decir no a una actividad cultural de tan enorme alcance?
Y en el programa veo que mi aportación versaría de mi larga amistad con Si Mohamed Chakor.
No titubeé ni un segundo y me puse manos a la obra.
¿Cómo me va a ser difícil hablar de mi amistad con Si Mohamed, si es un hecho que hemos ido respetando a lo largo de muchos años?
Recuerdo que cuando estaba en Madrid estudiando, nos veíamos para hablar de miles de temas relacionados con nuestras inquietudes culturales… Y cuando regresé al país, Si Mohamed y yo mantuvimos nuestra amistad como algo que nunca debía extinguirse… y lo hemos conseguido.
Entre 1976 y 1977, en Rabat, entré en contacto con el director de un maravilloso semanario que llevaba el nombre de nuestro país: MARRUECOS. Esa persona era Si Mohamed Chakor. Mi enlace para aportar mi granito de arena en este medio de información en forma de correcciones de los textos que se recibían, fue Said Yedidi, compañero en las labores informativas de la Radio Televisión Marroquí por esas fechas. Un tiempo después, nuestro amigo Chakor tuvo que trasladarse a Madrid para dirigir la MAP en Madrid, ciudad en la que aún vive.
A partir de esos años setenta, nuestra amistad no ha hecho sino crecer.
En mi libro Escritores marroquíes de expresión española. El Grupo de los noventa (obra que se ha publicado por la Asociación Tetuán Asmir en 1997), digo en la página 11, cuando hablo de Chakor.
“Mohamed Chakor es, sin dudas, el maestro que abre el camino para que otros sigan su ejemplo. Es uno de los primeros que se atreve a dirigirse a los lectores en español. Gracias a él, muchos abandonan su temor y se lanzan al mundo de la escritura. Mohamed Chakor nos sigue deleitando con libros llenos de erudición; esperamos que siga escribiendo muchos años más”.
Y a Dios gracias, nuestro querido Chakor sigue ofreciendo maravillosas y amenas obras que nos encantan por su contenido cultural y por su intención de ofrecer siempre los caminos más viables para la amistad y el amor entre las personas de diferentes razas y credos.
Cuando mi querido amigo Si Mohamed Chakor escribió conjuntamente con Sergio Macías su obra Literatura marroquí en lengua castellana (abril, 1996), dio una vuelta más (de derecha a izquierda) a la tuerca que nos atenazaba a los hispanistas y, en cierta medida, permitió que los escritores que apenas se atrevían a publicar en algunos medios de comunicación (algunas páginas semanales de L’Opinión y más tarde La Mañana, así como en Tánger un par de semanarios que ofrecían algunas columnas a la escritura en lengua española) empezaran a pensar en sacar algunos cuentos o poemas…
Y como por arte de magia, los nombres de algunas personas que apenas habían empezado sus primeros pasos en el hispanismo, comenzaron a formar parte de la lista de los que ahora conforman unos treinta más o menos.
Según los antólogos de la obra titulada La puerta de los vientos. Narradores marroquíes contemporáneos; edición de Marta Cerezales, Miguel Ángel Moreta y Lorenzo Silva (Destino, 2004), dicen que “… entre todos apenas alcanzamos la cifra de unos treinta escritores marroquíes en lengua española, que después deja en veintiséis; ya que algunos «aparecen como narradores y ensayistas» y alguno «como narrador y poeta»” (sic). (p.171).
Pienso sinceramente, que esa antología de Si Mohamed y de Sergio Macías, permitió que muchos se decidieran por la escritura en lengua española porque el libro representaba un espaldarazo a los que estaban indecisos. Y permitió también que empezaran a salir otras antologías sobre este grupo de gente que, quieran o no algunos detractores, está dando nacimiento a un fenómeno social nuevo en la literatura marroquí escrita en lengua española.
Para que tengan una idea, les diré que se están preparando tres o cuatro importantísimas antologías en las que los escritores marroquíes en lengua española son los centros neurálgicos: una en EE.UU. a manos del profesor de la Universidad de California Cristián Ricci, otra en la Universidad de Granada a manos del profesor Carmelo López Beltrán; otra en Málaga a manos del profesor Sergio Barce… Se están organizando importantísimas reuniones en las que la escritura marroquí en lengua española desempeña el papel de personaje principal… En Granada por la Fundación Euroárabe y la Cátedra Emilio García Gómez de la Universidad de Granada: Escritores Marroquíes en Lengua Española (los días 4, 18 y 25 de abril del 2006); la Escuela de Traductores de Toledo: Marruecos y España: 50 años después. Relaciones culturales (23-24 de Noviembre 2006).
Quiero decirles que estas actividades culturales que tienen como objetivo hablar de esta escritura, hallan su fundamento en primer lugar en el libro que escribieron Si Mohamed Chakor y Sergio Macías y que más tarde permite que otros sigan esta senda y se interesen por la escritura marroquí de expresión castellana. Los que piensan de manera contraria se están tirando de los pelos… porque los éxitos son cada vez más sonados.
En un largo estudio que he publicado en el Anuario del Instituto Cervantes de 2005, escribo en un pasaje lo siguiente:
“Creemos que Mohamed Chakor, conferenciante en tres idiomas (árabe, español y francés) a lo largo y ancho del mundo, periodista (de la RTM durante largo tiempo y, actualmente, de la 2 de TVE), ex jefe de la Oficina de la MAP (Agencia Maghreb Árabe) en Madrid, asiduo colaborador en diversos medios de comunicación del mundo árabe y occidental, es la persona más idónea para escribir antologías que traten de escritores marroquíes de expresión española”.
Y si escribo esto es porque considero que Si Mohamed es una de las referencias del hispanismo marroquí, y muchos de nosotros debemos acudir a su profundo saber para informarnos y salir de algunas dudas que nos inquietan. Si algunos no lo quieren ver así, es porque algo les roe por dentro y no quieren reconocer la realidad de las cosas.
Posiblemente Si Mohamed no se acuerde, pero yo se lo voy a recordar… En uno de mis viajes a Madrid, y que fuimos a comer juntos, recibí de sus manos uno de los regalos más singulares de mi vida: unas zapatillas caseras para cuando tuviera que viajar… representan una joya que guardo como reliquia y, siempre que tengo que salir de viaje las llevo conmigo, aunque raras veces me las pongo, porque temo que se me rompan… y pierda algo que mi querido amigo ha tocado con sus manos.
A lo largo de años, he ido recibiendo de manos de Si Mohamed los libros que publica… ¡son tantos!, y me llenan de alegría porque noto de primera mano que su ímpetu creador no ha dejado de ser fresco y alegre, fecundo y didáctico.
Mi amistad con Si Mohamed Chakor es un bien que me llena de alegría porque ser amigo de este insigne pensador, es sinónimo de una ganancia cultural que lo llena todo.
Los títulos que me ha mandado son innumerables, les voy a enumerar a algunos:
-Rebeldía poética
-Diván sufí y otros poemas
-Diálogo euro-islámico
-Para la reflexión
-¡No a la guerra!
-Relatos ecológicos
-Nuestra diáspora; y un largo etcétera.
Cuando viajo a Madrid, sé que voy a encontrar al amigo fiel que me va a acompañar para ofrecerme las novedades más recientes, para darme los libros aún calientes que se han publicado y para permitirme una charla amena y amistosa que si no fuera por él, no podría conseguir.
En el epílogo de Rebeldía poética, Sergio Macías dice de mi querido amigo, con toda razón:
“Mohamed Chakor encarna pues al poeta hispano-árabe que se mantiene fiel al pasado y que logra penetrar con su luz lírica en la morada del espíritu, combate la materialidad y se compenetra de los problemas que agobian al mundo, para entregarnos su mensaje sufí y su esperanza en la solidaridad y la paz”.
Me uno a estas bonitas palabras porque nuestro augusto homenajeado así lo merece.
Voy a cerrar mi intervención declarando que Si Mohamed no es únicamente amigo mío; Si Mohamed es amigo de todos los que se acercan a él, es el guía espiritual de numerosos hispanistas de los que me considero uno de sus seguidores.
A él debemos nuestro agradecimiento por su imparable ímpetu y por dejar el nombre de Marruecos y de los marroquíes muy arriba, en la orilla norte del Mediterráneo. Hasta siempre querido hermano y que la luz permanezca encendida muchos años…

Comentarios

Entradas populares de este blog

VI Encuentro Hispano Marroquí de Poesía.

Tetuaníes en Madrid, Madridistas por el mundo.

Ahmed Mgara, gana el: XII Certamen de Poesía Encuentros por la Paz de San Pablo de Buceite.